Viernes. 24.11.2017 |
Opinión
Redacción Cultura
18:54
23/05/17

Aforismos seleccionados de Nicolás Gómez Dávila

Aforismos seleccionados de Nicolás Gómez Dávila

La originalidad de una obra depende a veces de lo que su autor no sabe hacer. Hay una impotencia creativa.

La inteligencia no aspira a liberarse, sino a someterse. La verdad es el resplandor de la necesidad.

Burguesía es todo conjunto de individuos inconformes con lo que tienen y satisfechos de lo que son.

La idea inteligente produce placer sensual.

La sabiduría consiste en resignarse a lo único posible sin proclamarlo lo único necesario.

Ser joven es temer que nos crean estúpidos; madurar es temer serlo.

Cuando cobra total seriedad, la meditación metafísica culmina en relato autobiográfico.

El discípulo no es dueño ni de una solución ni de un problema, sino de un vocabulario. Su función se limita a formular banalidades en el léxico de su maestro.

Ningún ser merece nuestro interés más de un instante, o menos de una vida.

Que el ser amado sea la tierra de nuestras raíces destrozadas.

El amor ama la inefabilidad del individuo.

El progresista cree que todo se torna pronto obsoleto, salvo sus ideas.

Una vocación genuina lleva al escritor a escribir solo para sí mismo: primero por orgullo, después por humildad.

La literatura que divierte al que la hace aburre al que la lee.

El primer paso de la sabiduría está en admitir, con buen humor, que nuestras ideas no tienen por qué interesar a nadie.

El político tal vez no sea capaz de pensar cualquier estupidez, pero siempre es capaz de decirla.

Madurar no consiste en renunciar a nuestros anhelos, sino en admitir que el mundo no está obligado a colmarlos.

La dialéctica es la simulación de un diálogo dentro de un soliloquio.

Quien tenga curiosidad de medir su estupidez, que cuente el número de cosas que le parecen obvias.

El tema del escritor auténtico son sus problemas; el del espurio, los de sus lectores. ~

Aforismos seleccionados de Nicolás Gómez Dávila
Comentarios