Martes. 21.08.2018 |
Opinión
Redacción Cultura
16:22
09/05/18

Acuerdo nuclear con Irán: Trump cumple

Acuerdo nuclear con Irán: Trump cumple

Tal y como se esperaba, Donald Trump dispuso retirar  a los Estados Unidos del Plan de Acción Integral Conjunta (JCPOA) firmado en 2015 con Irán,  restableciendo sanciones de manera unilateral contra Teherán.

Cumpliendo con la indicación dada por la facción sionista  conformada, entre otros, por los magnates Sheldon Adelson y Bernard Marcus y los políticos Netanyahu y Naftali Bennett, Trump desoyó las recomendaciones de los liderazgos políticos de Francia, Rusia, China, Gran Bretaña, Alemania y de otros grupos de presión estadounidenses, quienes exhortaban al mandatario  permanecer  dentro del  Acuerdo.

Recordamos que Trump mantiene una alianza estratégica con los sionistas antes mencionados para  estabilizarse en la Casa Blanca y para  tratar de ganar las importantes elecciones de medio término que se producirán en el presente año con el objetivo  de ser reelegido en el cargo presidencial durante el año 2020.

Por supuesto que la ruptura de Estados Unidos tendrá un impacto considerable que ocasionará más dificultades para Irán pero, en general, no afectará de manera rotunda y determinativa  la dinámica del poder iraní ya que éste al  convertirse nuevamente en actor de  equilibrio regional y  de influencia extra-regional  goza de una solidez elocuente. La  producción y la comercialización petrolífera y gasífera iraníes no regresarán a la época previa al 2015 y organismos como el Fondo Monetario Internacional y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos  no deteriorarán sus vínculos con la República Islámica de Irán.

Son muchos los intereses geopolíticos y geoeconómicos que impulsan a definidas élites occidentales, rusas y chinas a mantener relaciones positivas con Irán, eludiendo ser parte de un bloque uniforme dependiente total de la  estrategia sionista-trumpista.

Por disenso existente entre clanes internacionales, regionales y nacionales de Irán e Israel, es muy difícil de que ocurra una guerra directa y de gran envergadura entre el estado persa y su competidor sionista en un tiempo inmediato. La intensificación de un conflicto entre dos entidades de poder  no siempre concluye enseguida en una guerra convencional macro- regional o global.

Lo que no anula la concreción de eventos violentos de provocación y de falsa bandera con la clara intención de causar conflicto y trasladar la imagen demonizadora  para el oponente.

Con la nueva disposición de Washington, el sector conservador de Irán procurará restarle peso y legitimidad al  clan de los reformistas que apuntala al presidente Hassan Rouhani. Con la medida de Trump, el ala israelí contradictora de Netanyahu/Likud acelerará su embestida contra Bibi y los likudistas.

La facción sionista conexa a la Administración Trump incrementará la gestión para  limitar regionalmente y aislar globalmente a Irán pero, por el momento, no podrá  suprimir el corredor Teherán-Beirut ni convertir a Irán en un paria mundial.

Diego Pappalardo - Analista

Acuerdo nuclear con Irán: Trump cumple
Comentarios