Imprimir

El fiasco de Hanói siembra dudas sobre el talento negociador de Trump

Redacción | 01 de Marzo de 2019

FOTO: Jorge Silva | Reuters
FOTO: Jorge Silva | Reuters

Críticas al mandatario por avalar a Kim sobre el trato a un rehén torturado

Por segunda vez en menos de un año, Donald Trump voló hasta la otra punta el planeta para sentarse a hablar con el dictador norcoreano Kim Jong Un, convencido de que sus habilidades negociadores y buena química personal harían lo que ningún otro líder internacional ha conseguido: convencer a Pyongyang de que renuncie a sus am­biciones nucleares y ponga fin a la última confrontación abierta en tiempos de la guerra fría. Pero, por segunda vez, el presidente estadounidense volvió a Washington con las manos vacías, y cada vez más dudas sobre sus habilidades negociadoras.

Trump se encontró en Hanói con un Kim maximalista en sus condiciones para firmar un acuerdo , lo que hizo imposible arrancarle retorno alguno a semejante inversión de capital político. Trump ha fantaseado con que le valiese la concesión del Nobel de la Paz y, a más corto plazo, fuese una distracción del demoledor testimonio de su exabogado, Michael Cohen , ante el Congreso.

Alérgico a la diplomacia tradicional, el autor de The art of the deal ( El arte de cerrar un acuerdo) prescindió del clásico trabajo en la sombra previo a este tipo de cumbres que lleva a que, cuando sus protagonistas se reúnen, la conclusión de la cita esté pactada de antemano. John Bolton, consejero de Seguridad Nacional, y Stephen Biegun, representante para Corea del Norte, le advirtieron que el régimen no parecía dispuesto a ceder. La postura de Kim no parecía distinta a la de sus antecesores, cerrados a renunciar a su carta nuclear mientras EE.UU. no se vaya de la región.

En Washington cundía el temor de que el empeño de Trump por ­lograr un acuerdo le llevara a ceder demasiado. No lo hizo. “Hay veces que te tienes que marchar”, dijo tras levantarse de la mesa. Su abrumadora confianza en sí mismo parecía, sin embargo, algo tocada cuando se le preguntó si pensaba celebrar una tercera cumbre con Kim. “Ya veremos qué pasa”. Pero la desnuclearización de Corea del Norte es la gran prioridad de su política exterior y antes de las elecciones del 2020 Trump podría buscar marcarse algún éxito.

La situación de seguridad mundial, a priori, no es peor que hace un par de años. El líder norcoreano ha dejado de asustar al mundo con sus lanzamientos de misiles. ­Tampoco llama “viejo chocho” a Trump, quien, por su parte, ha abandonado los apodos denigrantes como “pequeño hombre bala” y las amenazas de destrucción mutua para alabar el estilo de gobernar del joven dictador. Así transcurrieron los primeros meses de la pre­sidencia de Trump. Hasta que su idea de sentarse cara a cara con Kim cobró fuerza y se materializó en la cumbre de Singapur en junio.

“Nos enamoramos”, dijo sin ­rubor el estadounidense después de su primera cita. Kim, dijo, está dispuesto a la “plena desnuclea­rización”. Aquella afirmación no se plasmó en ningún compromiso concreto, de ahí la necesidad de otra cumbre para pactar una hoja de ruta. Trump aseguró que Pyongyang había dejado de ser una amenaza pero sus agencias de seguridad no le secundaron. Ayer admitió que hay indicios de que ha podido no sólo retomar sino intensificar su actividad nuclear clandestina.

Para el líder norcoreano la situación es mucho mejor que antes de que Trump llegara a la Casa Blanca. Sus cumbres son un golpe propagandístico innegable para un régimen tan cerrado y aislado. Esos contactos le han servido, a su vez, para mejorar sus relaciones con China, país que ha visitado cuatro veces en estos dos años.

El líder norcoreano se ha beneficiado de la fascinación de Trump por lo que él llama “líderes fuertes”. Igual que cree a Vladimir Putin cuando dice que Rusia no interfirió en las elecciones del 2016 o a Mohamed bin Salman cuando asegura que no tuvo nada que ver con el asesinato Jamal Khashoggi, Trump dijo “dar por buena la palabra de Kim” cuando le dijo que no sabía del trato dado al rehén Otto Warmbier, el estudiante muerto poco después de ser devuelto a EE.UU., en coma, en el 2017. Su condescendencia con el brutal dictador indignó a algunos de sus aliados. “Los americanos sabemos la crueldad de Corea del Norte con Warmbier”, tuiteo su exembajadora ante la ONU, Nikki Haley. “Nunca olvidaremos a Otto”.

 

Fuente: La Vanguardia

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/internacional/fiasco-hanoi-siembra-dudas-talento-negociador-trump/20190301155440021925.html


© 2019 Instituto de Estrategia S.L.P.

Oficina principal:

C/ Muntaner nº 262. 08021 - Barcelona (Spain)

Contacto: newsroom@institutodeestrategia.com info@institutodeestrategia.com

 

Proyecto elaborado por el Área de Comunicación Digital de INSTITUTO DE ESTRATEGIA S.L.