Martes. 21.11.2017 |
Instituto de Estrategia S.L.P.

Miles de manifestantes desbordan el centro de Barcelona en una marcha contra el terrorismo

Miles de manifestantes desbordan el centro de Barcelona en una marcha contra el terrorismo

Los catalanes han salido en la tarde de este sábado a la calle en Barcelona para hacer frente al terror. Decenas de miles de personas —medio millón, según la Guardia Urbana— ocuparon el Paseo de Gracia para exhibir su rechazo a la violencia sucedida la semana pasada en La Rambla y en Cambrils. La convocatoria se vio enrarecida por los constantes pitidos y abucheos destinados al rey Felipe VI y al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. También destacó una significativa presencia de esteladas y pancartas que vinculaban al Gobierno y a la corona con la venta de armas en Oriente Medio.

Los lemas de los carteles más vistos durante el recorrido, repartidos por entidades independentistas y de la izquierda alternativa, incluían mensajes como "Felipe, quien quiere la paz no trafica con armas", "Mariano [Rajoy], queremos paz, no vender armas" y "Vuestras políticas, nuestros muertos". Buena parte de los sectores más críticos con la presencia del jefe Estado procedían de una concentración paralela que la CUP y un centenar de colectivos de la izquierda alternativa han convocado a las cuatro de la tarde, dos horas antes del inicio la manifestación oficial.

Políticos y representantes de las instituciones del Estado han esperado en el Palau de la Generalitat el momento para incorporarse a la manifestación. El jefe de Estado, presidentes, ministros, líderes de partidos, diputados, concejales, todos fueron transportados en autobuses directamente de Palau a la llamada "cápsula de autoridades", en el cruce con Gran Via, a un kilómetro del punto de inicio de la manifestación. La llegada de los representantes del ejecutivo español ha sido recibida con sonoras pitadas y gritos a favor de la independencia. Los silbidos contra el Rey y Rajoy se repetían cada vez que las pantallas gigantes a lo largo del Paseo de Gracia les mostraban en la imagen.

Héctor Fernández, un barcelonés que ha asistido con su hija y su mujer a la protesta, se desgañitaba en gritos contra el Rey. Justifica su rechazo porque “el Rey no puede venir a una manifestación pacifista y vender armas a Arabia Saudí”. Fernández ha añadido, repitiendo informaciones aparecidas en medios digitales independentistas, que "el Gobierno español ha ocultado información sobre los terroristas a los Mossos d´Esquadra y no permite que estos se refuercen”.

En sus primeras palabras tras la manifestación, ni Colau ni el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, han comentado los abucheos al Rey y a miembros del Gobierno. Ambos han destacado la unidad que ha conseguido la marcha y Puigdemont remarcó que, pese a las “sanas discrepancias en democracia”, la coordinación entre las administraciones frente a los atentados es digna de elogio.

La Asamblea Nacional Catalana (ANC) había llamado a participar en la manifestación con esteladas marcadas con un crespón negro para protestar por la presencia de Felipe VI. Pese a ello, la gran mayoría de asistentes optó por no lucir banderas de ningún tipo. La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, tuvo que recordar el viernes que no era el día para manifestarse con banderas nacionales. El distintivo más común entre los participantes fueron las cartulinas que repartió el Ayuntamiento con el lema "No tinc por" ["no tengo miedo”] y camisetas azules que la gente traía de casa. Se eligió el azul como color para teñir la movilización porque simboliza el camino de los refugiados hacia Europa en el Mediterráneo.

El Gremio de Floristas de Barcelona ha instalado varios puntos a lo largo del paseo para regalar rosas rojas, amarillas y blancas, los tres colores de la bandera de Barcelona. Los voluntarios de Òmnium Cultural han sido los encargados de repartirlas.

La ciudadanía ha acudido gradualmente, desde primera hora de la tarde, al punto de inicio de la marcha, en la confluencia entre Paseo de Gracia y la Avenida Diagonal. Familias, parejas, abuelos acompañados por sus nietos y extranjeros han querido participar en el acto de repulsa al terrorismo. Pese a la multitud y a las cifras aportadas por la policía municipal, la convocatoria distó mucho de las aglomeraciones que han generado las diadas independentistas de los últimos años.

Fuente: El País. Leer artículo original en: "El centro de Barcelona, desbordado por miles de manifestantes contra el terrorismo"

Miles de manifestantes desbordan el centro de Barcelona en una marcha contra el terrorismo
Comentarios