Domingo. 22.04.2018 |
Instituto de Estrategia S.L.P.

Enrique Ávila Gómez: “Es necesaria la participación civil en la defensa de España”

Conversación tranquila de José María Francás con Enrique Ávila Gómez (@eavilagomez), director del Centro Nacional de Excelencia en Ciberseguridad.

Enrique Ávila Gómez: “Es necesaria la participación civil en la defensa de España”

Enrique, ¿qué es eso del Centro Nacional de Excelencia en Ciberseguridad?

Enrique Ávila Gómez: Nace como un proyecto europeo en el que se crea una red de Centros de Excelencia en la UE al detectarse escasez de talento Ciber en Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Estamos hablando de 2010, más o menos.

Yo: ¿Estamos vendidos en cuanto a ciberseguridad?

Enrique Ávila Gómez: No es tan fácil. En primer lugar, me gusta hablar más de CiberInteligencia que de Ciberseguridad. Se trata de un concepto más amplio y, bajo mi punto de vista, más real. Nuestro mundo se ha ampliado con una dimensión más. Hace pocos años, vivíamos en un mundo de 4 dimensiones: tres espaciales y una temporal. Ahora hemos introducido la dimensión Ciber y, nos guste o no nuestra vida se desarrolla, cada vez más, en esta nueva dimensión. Protegerla requiere la protección en las 5 dimensiones y ello requiere, además de sistemas de tecnología, capacidades y conocimientos específicos de índole analógica trasladados al ciberespacio. No, no estamos vendidos. Sólo estamos aprendiendo.

Yo: Mientras se aprende se es vulnerable, ¿no? ¿Hay enemigos de la UE en eso?

Enrique Ávila Gómez: Es peligroso responder a eso de forma directa. La Red Internet fue diseñada con el objetivo de la resiliencia, no de la seguridad. Se trataba de que algún nodo de una red militar sobreviviese a un ataque nuclear Soviético para poder responder. De repente, esa red militar, se abre al mundo civil, al mundo comercial y explosiona en número de nodos. Los protocolos de comunicación no están diseñados para asegurar la identidad. Todo es indiciario… Y así seguimos. Obviamente, es claro que la UE tiene enemigos. Igual que los tienen China, Rusia, EEUU… cualquiera que tenga algo que otro quiera. Además, en el Ciberespacio eclosionan otros actores de interés: Corporaciones transnacionales, grupos de delincuencia organizada, redarquías de todo tipo que buscan un determinado objetivo… Y, si algo caracteriza al Ciberespacio es la asimetría de medios para causar un daño. Sí, por supuesto que somos vulnerables. Las democracias formales, además, son más vulnerables que otros sistemas políticos por sus procesos de toma de decisión democráticos y sus limitaciones a las acciones de los Gobiernos por la necesidad de respetar los Derechos y Libertades de los ciudadanos algo, por otra parte, irrenunciable. Habremos de lidiar con esas vulnerabilidades.

Yo: Asumidas las vulnerabilidades de la democracia, sarna con gusto no pica, ¿está España tomándose en serio esta cuestión?

Enrique Ávila Gómez: Los sucesivos gobiernos en España ha ido generando una estructura en materia de Ciberseguridad y Ciberdefensa que, a mi juicio, es adecuada para enfrentar los riesgos a los que estamos sometidos. Otra cosa son los recursos asignados. En plena crisis económica, sin duda, han sido escasos para la tarea a la que hay que enfrentarse. Más aún si consideramos las dificultades en el acceso al talento especializado en esta materia. Aún muy escaso es de alta calidad y, por lo tanto, sometido a las leyes del mercado. Un elemento más con el que, desde luego, soy muy crítico. Hemos sido tan estúpidos que hemos empleado muchos recursos en formar el mejor talento de nuestra historia reciente para, sin solución de continuidad, dejar que nos lo arrebate el adversario cuando no el enemigo para aprovecharse de nuestra inversión. Sí, se nos han ido y nuestro Gobierno no ha generado ninguna política pública para mantener el contacto y recabar en un futuro su experiencia adquirida como retorno de inversión. Mal negocio hemos hecho.

Yo: ¿Cómo se hace para que no se vayan los talentos? La gente es libre…

Enrique Ávila Gómez: No he dicho que no se vayan. Lo que he dicho es que hay que generar políticas públicas que permitan, en un futuro, recuperar ese talento ya sea por vía directa como indirecta. Y sí, hay formas. Hemos de invertir ¡ya! en otro modelo económico. No podemos dejar que nuestro país base su economía en modelos de bajo nivel de retorno principalmente. Tenemos que sacrificarnos e invertir en I+D+I. Pero de manera eficaz. Y tener paciencia. Eso es un proyecto transgeneracional y, por tanto, una política de Estado. Ahí ningún partido, ninguna ideología se va a colgar medallas. Es un proyecto colectivo de la sociedad. En caso de que no lo hagamos… Seremos los camareros y los cuidadores de ancianos de Europa… Si es que nos dejan. Yo no quiero eso para mi país.

Yo: ¿Qué propones?

Enrique Ávila Gómez: Si yo tuviese un plan… Si algo he aprendido en esta vida es que son las pequeñas acciones, orientadas todas ellas hacia un mismo fin, las que logran, a largo plazo, cambiar algo. Se denomina “Pensamiento Estratégico”. Los Chinos están planificando para 2150. Nosotros, los occidentales, éramos capaces de planificar proyectos transgeneracionales hace no tanto tiempo: Construíamos catedrales. Proyectos colectivos con un objetivo. Respondiendo a tu pregunta… Mi granito de arena es lo que la prensa denomina Ciberreserva. Mi grupo de expertos y yo lo denominamos Reserva Estratégica de Talento en materia de Ciberdefensa y Ciberseguridad. Se trata de una política de Estado que trata de hacer algo por el bien común de toda la sociedad generando al tiempo, esperamos, múltiples externalidades positivas: Creación de una industria de I+D+I, integración de mujeres en equipos pluridisciplinares STEM, detección temprana de talento para evitar que caiga del lado “malo”, retornos de talento de profesionales prematuramente apartados del mercados de trabajo… Cosas así.

Yo: A eso quería yo llegar y que me lo explicaras, ¿se va a implementar en España esa Reserva Estratégica?

Enrique Ávila Gómez: No tengo ni idea. Nuestro grupo ha hecho uso de nuestro Estado Democrático y ¡milagro!, resulta que funciona. Detectamos una serie de riesgos que podían convertirse en amenazas y elaboramos un plan. A partir de éste redactamos una norma: una Proposición de Ley. Seleccionamos los CV que consideramos desde la WEB congreso.es, les enviamos un correo explicándoles lo que queríamos y… ¡Resulta que nos recibieron tres grupos parlamentarios! El PSOE, el PP y Cs (por este orden). Y a todos les interesó la idea. A partir de ahí, dado que es el PP el grupo mayoritario, tomaron la responsabilidad de llevarlo adelante. A partir de ahí, es el Legislativo o, en su caso, el Gobierno de la Nación los que tienen que mover ficha. Nosotros, simplemente, estamos a sus órdenes.

Yo: Estáis a sus ordenes dices… ¿Y tienes esperanza de que os manden algo?

Enrique Ávila Gómez: No es nuestra responsabilidad. Estamos para ayudar en lo que nos digan, si es que quieren decirnos algo. Esto es una iniciativa civil, por parte de un grupo profesional. Nada más. Y nada más lejos de nuestra intención que decirle a nuestro Gobierno lo que tiene o no tiene que hacer o decidir sobre sus prioridades.

Yo: De las mil entrevistas que te han hecho últimamente, he deducido que hablas de un grupo de profesionales voluntarios… ¿No habría ninguna estructura profesionalizada fija?

Enrique Ávila Gómez: Claro que sí pero no en permanente actividad. Nuestra propuesta genera equipos de capacidades que son entrenados y coordinados con el único fin de ser activados en situación de CRISIS. Por favor, esto es muy importante. Una herramienta como ésta ha de ser utilizada con mimo y sólo en situaciones especiales. En caso de ultraactividad de la misma se corren riesgos inaceptables de diversa índole. Y, muy necesario conocer este detalle. Nuestra propuesta declara en su articulado que tiene un carácter CIVIL.

Yo: ¿Pero quién los dirige? ¿De quién dependen?

Enrique Ávila Gómez: Según nuestra experiencia profesional y nuestro conocimiento de las estructuras permanentes en esta materia, consideramos que, dado que la primera línea de la Defensa de nuestra Nación es la Ciberdefensa, debería encuadrarse bajo el Mando Conjunto de Ciberdefensa que sería el responsable de coordinar estos grupos de capacidades y de entrenarlos para asesorarles en estas situaciones de crisis. En ningún caso deberían tener ninguna actividad ofensiva que debe de quedar, siempre, bajo control militar puro.

Yo: ¿Existe este mando conjunto de Ciberdefensa?

Enrique Ávila Gómez: Claro. El General de División Carlos Gómez López de Medina ha sido preguntado sobre la viabilidad de la Ciberreserva en sede parlamentaria y ha mostrado su acuerdo.

Yo: Perfecto, ya me tranquilizas algo. ¿Debe preocuparse el ciudadano de a pie por este tema.

Enrique Ávila Gómez: No es que tengan que preocuparse. Es que DEBEN preocuparse.

Yo: Enrique tu que dominas el tema, preocuparse, ¿haciendo qué?

Enrique Ávila Gómez: Que se nos llena la boca de banderas pero, si de verdad hay que aportar… Menos banderas y más ejercicio de la ciudadanía. Los contratos en España fueron mayoritariamente verbales hasta bien entrado el siglo XIX. ¿Por qué? Porque la mayoría de los españoles eran analfabetos. En el mundo del Ciberespacio, la mayoría de nosotros somos analfabetos. Y, en este momento, los procesos de globalización de tomas de decisión, económicos y de geopolítica ya se están apoyando mayoritariamente en este dominio. Quiero decir con todo lo antedicho que, si no quieres ser sujeto pasivo de todos los cambios, ya sean macro o micro, tiene, sí o sí que alfabetizarte. Has de adquirir, a tu costa y con tu esfuerzo, una “cultura del Ciberespacio”. Un proceso doloroso para muchos, lo entiendo pero, si no lo haces… Estás a merced del que sí sabe operar en el Ciberespacio.

Yo: La prensa española publica que Macrón propondrá recuperar la mili obligatoria en Francia, ¿piensas que en España se debería hacer y aprovechar para que nuestros jóvenes se prepararan en nuevas tecnologías y también en ciberseguridad?

Enrique Ávila Gómez: No es del todo correcto. Aunque es un buen titular periodístico, no creo que se corresponda con la realidad. Se trataría, más bien de un periodo obligatorio de Servicio al Estado orientado a que todos los franceses, ellos y ellas, tuviesen un conocimiento básico de la Defensa del Estado. Una idea interesante desde muchos puntos de vista. El principal, “coser”, de alguna manera, fracturas de una sociedad que, como otras, da peligrosas señales de fracturas de diferente índole. Jóvenes vs Mayores. Campo vs ciudad. Técnicos vs profesionales de las C.C. Humanas. Ricos vs pobres… Deberíamos estudiar con cuidado y con profundidad una propuesta que va mucho más allá de un titular como “mili obligatoria”. No. No se trata de eso. Ni mucho menos. Y, por supuesto, nuestra Ciberreserva, aunque planteada como voluntaria, podría adaptar los objetivos antedichos a un sector específico como es el de la Ciberseguridad participando en la detección temprana de talento y ofreciendo una oportunidad a los talentos detectados a través de la formación y entrenamiento especializado en esta, cada vez más importante parte de nuestro modelo de desarrollo como sociedad.

Yo: Gracias Enrique, no se si pegare ojo esta noche… Un abrazo y ojalá nuestros políticos os hagan caso. Feliz año.

Enrique Ávila Gómez: Jajaja. Gracias a ti. Esperemos que sea provechoso.

Yo: Yo también lo espero y que estés ojo avizor, quiero dormir tranquilo…

Fuente: AZperiodistas. Leer artículo original aquí: "Enrique Ávila Gómez: “Es necesaria la participación civil en la defensa de España”".

Enrique Ávila Gómez: “Es necesaria la participación civil en la defensa de España”
Comentarios