Lunes. 14.10.2019 |
Instituto de Estrategia S.L.P.

Las armas químicas más letales y terroríficas del planeta

Las armas químicas más letales y terroríficas del planeta

Durante la Primera Guerra Mundial, el mundo fue testigo de la primera utilización de armas químicas en un frente de batalla. Ese fue el surgimiento de la guerra química y a partir de ese momento, la ciencia y la técnica se han encargado de perfeccionar cada vez más este oscuro arte.

1. Gas VX

1. Gas VX.

Si viste la película La Roca, protagonizada por Sean Connery y Nicolas Cage, quizás recordarás que se enfrentaban contra unos marines renegados que planeaban bombardear los alrededores de la prisión de Alcatraz con el agente nervioso VX.
El Gas VX es el agente químico más mortífero dentro del arsenal de los Estados unidos, pero originalmente fue desarrollado por científicos británicos en 1955, mientras intentaban crear un pesticida.

VX pertenece a compuestos organofosforados, que afectan la transmisión de impulsos nerviosos dentro del sistema nervioso. Los síntomas se manifiestan en el cuerpo son fuertes convulsiones, seguidas de una parálisis total del cuerpo. 
Hay tres cuestiones que la convierten en un arma tan devastadora: Potencia: 0,9mg debilitan a la víctima y tan solo 10mg alcanzan para matarla.
Rapidez: Una exposición de 2 a 10 minutos bastan para matar.
Persistencia: En condiciones climáticas normales, el gas puede persistir en la zona durante días. Esta cantidad aumenta considerablemente si se dispara en climas fríos. 
Dificil detección: el gas es incoloro e inodoro, además su gran viscosidad le permite adherirse fácilmente a distintas superficies.

2 Novichok-5​

2. Novichok-5

Este gas fue desarrollado en la Unión Soviética durante los años 70. El agente nervioso A-232 Novichok-5 (cuya traducción literal es "recién llegado") se libera a la atmósfera en forma de un polvo ultrafino capaz de superar a las máscaras antigas.
El Novichok es considerado como el agente químico más potente jamás creado, y se calcula que su toxicidad es entre 5 y 8 veces más potente que la del VX.

3 Sarín

3. Sarín.

El gas Sarín es un agente nervioso volátil, pero altamente tóxico. Se calcula que una gota del tamaño de la punta de un alfiler es capaz de matar a un hombre adultoEs un líquido inodoro e incoloro difícilmente detectable, pero se evapora rápidamente cuando entra en contacto con el calor.
Sus efectos son similares a otros agentes nerviosos como el VX, y los síntomas que produce son dolores de cabeza, salivación y secreción de lágrimas, seguido por parálisis gradual de los músculos y , dependiendo de la cantidad inhalada, puede llegar a ser mortal.
Lamentablemente, se ha llegado a utilizar en varias ocasiones. Quizás la mas conocida ocurrió en 1995, durante un ataque terrorista perpetrado en el metro de Tokio. También fue utilizado en la guera Iran-Irak, donde este último país lanzó el gas en la localidad de Halabja, causando cinco mil muertes.

4 Fosgeno

4. Fosgeno.

A las 5 de la tarde del 22 de abril de 1915, en plena Primera Guerra Mundial, soldados alemanes lanzaron 5.730 bolsas cargadas con fosgeno mezclado con gas cloro en la ciudad de Ypres. Sería la primera vez que se utilizaba este arma en el conflicto, pero no seria la última ni la peor. Este compuesto representó el 80% de las muertes por armas químicas durante la Gran Guerra.
El fosgeno es un agente asfixiante que ataca el tejido pulmonar. Los síntomas incluyen tos, ahogo, molestia en el pecho, náuseas y vómitos, que se producen minutos luego de la exposición. Aspirar altos niveles de esta sustancia produce la muerte por un fallo pulmonar.

5 Gas mostaza

5. Gas mostaza.

Se utilizó por primera vez en 1917, y desde allí en muchos campos de batalla durante la Primera Guerra Mundial. El gas recibe su nombre del fuerte olor a mostaza podrida que deja en el ambiente.
Pertenece al grupo de los agentes vesicantes y afecta especialmente a los ojos, las vías respiratorias y la piel. Es muy peligroso por su acción retardada, al principio solo irritará estas zonas, pero a la larga produce la muerte celular. 
Cuando la piel entra en contacto con este gas, primero se enrojece y luego se quema, apareciendo enormes ampollas que se transforman luego en dolorosas úlceras. los ojos se hinchan y enrojecen, dejando ciegas las personas que han estado expuestas a altas concentraciones. Lo peor de todo es que raramente resulta mortal (se calcula que solo el 5% de los expuestos al gas fallecieron), pero deja a sus víctimas gravemente lisiadas.

Las armas químicas más letales y terroríficas del planeta
Comentarios