Lunes. 23.09.2019 |
Instituto de Estrategia S.L.P.

Rusia y Estados Unidos se acusan mutuamente de provocar una escala armamentística

El Consejo de Seguridad se reunió a petición de Moscú por la prueba balística estadounidense del pasado 18 de agosto. Diez días antes se dio un accidente nuclear en Rusia que todavía no ha sido aclarado.
Rusia y Estados Unidos se acusan mutuamente de provocar una escala armamentística

Tras probar un misil de medio alcance el 18 de agosto, "Estados Unidos está listo para una carrera armamentista", denunció el embajador ruso adjunto ante Naciones Unidas, Dmitri Polyanskiy, durante una reunión del Consejo de Seguridad convocada por Moscú este jueves. Según él, Rusia está dispuesta a mantener "un diálogo serio" para controlar los armamentos y no entiende "la postura adoptada por los europeos, [que] toleran las acciones estadounidenses".

Rusia convocó la reunión en el Consejo de Seguridad a raíz del ensayo balístico estadounidense, prohibido por el tratado de armas nucleares de medio alcance de 1987, del cual ambos países se retiraron el 2 de agosto. El segundo embajador ruso criticó la "hipocresía" estadounidense diciendo que el país "violó el tratado INF de manera constante y deliberada durante algún tiempo", algo que demuestra la prueba del 18 de agosto, justo después de la expiración del tratado.

 

Respuesta estadounidense

"Rusia y China desean un mundo en el que Estados Unidos actúe con templanza mientras siguen acumulando armas", respondió su homólogo estadounidense, Jonathan Cohen. "Los ensayos estadounidenses para desarrollar una capacidad convencional terrestre no son ni provocadores ni desestabilizadores", y Washington no "se va a quedar de brazos cruzados" mientras Pekín y Moscú siguen desarrollando nuevos armamentos, protestó Cohen.

"¿Qué pasó exactamente el 8 de agosto?", preguntó además el diplomático estadounidense, en alusión a la misteriosa explosión con carácter nuclear ocurrida ese día en Rusia, en la que murieron además cinco ingenieros nucleares rusos, un tema al que no hizo referencia Polyanskiy. Estados Unidos "sigue disponible para un control de armamentos eficaz y comprobable", que incluya a "Rusia y China", dijo Cohen.

 

Apoyo de los socios de la OTAN

Los aliados estadounidenses de la OTAN se unieron a Cohen para culpar a Rusia de lo que la vice embajadora francesa, Anne Gueguen, llamó "la muerte del tratado". El coordinador británico, Stephen Hickey, dijo que las acciones de Rusia "están en línea con un patrón de agresión que representa una clara amenaza para la paz y la seguridad internacional" y socavan su afirmación de que "es un socio internacional responsable". Y advirtió que "sería un paso atrás peligroso participar en una nueva carrera armamentista".

Polyanskiy se dirigió a los miembros europeos de la OTAN para advertirles de que, con su apoyo a Estados Unidos, "se está volviendo, paso a paso, a una situación histórica en la que los misiles apuntaban a ciudades europeas desde diferentes sitios". "Por nuestra parte, no seríamos los primeros en hacer uso de ellos", agregó. "Sin embargo, teniendo en cuenta que nuestros colegas estadounidenses se están frotando claramente las manos y quieren ejercitar su músculo, entonces es posible que esa situación... pueda ocurrir muy pronto".

Polyansky instó a los europeos a darse cuenta de que "debido a las ambiciones geopolíticas de Estados Unidos, todos estamos a un paso de una carrera armamentista que no puede controlarse ni regularse de ninguna manera". Cohen le dijo al Consejo que tal vez un mejor uso de su tiempo sería pedirle a Rusia "que aborde las amenazas que representa para la paz y la seguridad internacionales", incluido dónde están sus misiles de crucero lanzados desde tierra y cuántos están desplegados. Y añadió que Rusia también está buscando "nuevas armas nucleares estratégicas". Y citó algunas como un dron submarino atómico diseñado para destruir puertos y ciudades costeras con una marea nuclear.

 

Acusaciones también a China

Cohen también acusó a China de estar expandiendo y diversificando rápidamente su arsenal nuclear, incluso con nuevos sistemas de lanzamiento, investigando sistemas hipersónicos, misiles aire-tierra y armar nucleares ligeras.

El embajador chino en la ONU, Zhang Jun, subrayó que las armas de su país son "defensivas" y que su arsenal "es extremadamente limitado y no supone una amenaza para nadie". "Nos oponemos a las carreras armamentistas y deseamos garantizar un equilibrio estratégico", pero agregó que "en este momento, China no tiene interés y no participará en las llamadas negociaciones trilaterales de control de armas" con Estados Unidos y Rusia.

Fuente: DW

Rusia y Estados Unidos se acusan mutuamente de provocar una escala armamentística
Comentarios