Domingo. 08.12.2019 |
Instituto de Estrategia S.L.P.

Reino Unido quiere una fuerza de protección marítima europea para el Golfo Pérsico

La crisis entre Reino Unido e Irán en el estrecho de Ormuz ocurre en un contexto político muy delicado para los británicos, dado que la primera ministra Theresa May dejará sus funciones el miércoles.

Reino Unido quiere una fuerza de protección marítima europea para el Golfo Pérsico

Reino Unido afirmó este lunes que quiere crear una fuerza de protección marítima para el golfo Pérsico liderada por Europa, luego de que Irán confiscase el viernes un petrolero con pabellón británico, en medio de la creciente tensión en la región.

 

Hunt urge crear la misión "cuanto antes”

El ministro británico de Relaciones Exteriores, Jeremy Hunt, hizo el anuncio tras una reunión ministerial de emergencia para responder al incidente del petrolero.

"Vamos a buscar crear una misión de protección marítima liderada por Europa para apoyar el paso seguro de los cargueros y la tripulaciones en esa región vital", dijo Hunt en el Parlamento, enfatizando que Reino Unido no quería confrontar a Irán.

"Vamos a intentar establecer esta misión cuanto antes", indicó, al tiempo que resaltó que la iniciativa "no formará parte de la política de máxima presión de Estados Unidos sobre Irán".

 

Cruce de acusaciones

Hunt describió el incidente del viernes como un acto de "piratería de Estado".

Propiedad de un armador sueco pero con pabellón británico, el petrolero Stena Impero fue interceptado por los Guardianes de la Revolución, que lo acusó de no respetar el "código marítimo internacional", algo que Reino Unido negó.

Por su parte, el portavoz del gobierno iraní, Ali Rabii, afirmó el lunes que la captura del petrolero "era una medida legal" necesaria para "mantener la seguridad regional".

 

Cambio de mando en Reino Unido coincide con tensiones con Irán

El Stena Impero y sus 23 tripulantes están retenidos en el puerto de Bandar Abbas, en el sur de Irán.

La incautación se produjo horas después de que la justicia del enclave británico de Gibraltar (extremo sur de España) prolongara por 30 días la retención del petrolero iraní Grace 1, interceptado el 4 de julio bajo sospecha de querer entregar petróleo a Siria, en violación de las sanciones europeas contra Damasco, lo que Irán negó.

La crisis ocurre en un contexto político muy delicado para los británicos, porque la primera ministra británica Theresa May dejará sus funciones el miércoles.

Jeremy Hunt, candidato a suceder a May, dialogó el domingo con sus homólogos Jean-Yves Le Brian (Francia) y Heiko Maas (Alemania), con quienes coincidió en que "la seguridad del paso de los buques por el estrecho de Ormuz es una prioridad absoluta para los países europeos".

 

Fuente: DW

Reino Unido quiere una fuerza de protección marítima europea para el Golfo Pérsico
Comentarios