Miércoles. 24.01.2018 |
Instituto de Estrategia S.L.P.

La "Araña soviética" que hizo temblar de miedo a la OTAN

El sistema de misiles 9K714 Oka, bautizado por la OTAN como SS-23 Spider (araña, en inglés), fue el verdadero orgullo de la URSS. Los generales de la Alianza Atlántica consideraban que el Oka era una de las armas más peligrosas de la Unión Soviética.

La "Araña soviética" que hizo temblar de miedo a la OTAN

Los militares de la OTAN tenían razones para preocuparse, escribe el periodista Daniil Rodiónov en su artículo para la agencia Vestnik Mordovii. Este complejo soviético podía realizar ataques precisos con armas nucleares y químicas, dado que estaba ensamblado sobre un chasis flotante y de alta movilidad BAZ-6944 y tenía un potente motor.

El misil 9М714 del sistema Oka

"Ya se sabe que, en aquel entonces, el sistema de misiles estadounidense Patriot se mostraba impotente ante la superarma soviética. No era sorprendente que los estadounidenses empezaran a pedir que las autoridades soviéticas destruyeran estos complejos. (…) Posteriormente, la URSS decidió acabar con 102 lanzaderas y más de 200 misiles. Esta medida causó un gran daño a la capacidad combativa de su Ejército".

No obstante, varias docenas de complejos de misiles sobrevivieron en los países firmantes del Pacto de Varsovia. Solo la República Democrática Alemana y Bulgaria tenían 18, mientras que Eslovaquia contaba con 10 unidades y Rumanía con cuatro. En abril de 1990, la URSS informó a EEUU de que había entregado al menos 120 misiles a los países miembros del Pacto de Varsovia.

Rodiónov considera que todos los secretos militares de la URSS podrían haber quedado en manos de EEUU cuando Alemania Oriental pasó a formar parte de la OTAN. De acuerdo con Danilov, varios analistas militares no excluyen la posibilidad de que los 'Arañas' hubieran llegado hasta los polígonos estadounidenses, donde ese país se dedicaba a probar sus sistemas antimisiles. 

"EEUU habría comprado los viejos complejos Elbrus y la Luna a las repúblicas exsoviéticas de Europa y a Ucrania (…) y es más que probable que el Oka tampoco se hubiera quedado fuera de su punto de mira. Es posible que las características del SS-23 asustaran a la OTAN, que a comienzos del siglo XXI demandó a Eslovaquia destruir por completo los sistemas que tenía a su disposición".

Efectivamente, los Oka que se quedaron en Eslovaquia en 2002 fueron destruidos de conformidad con el memorándum firmado con EEUU a cambio de una indemnización de 16 millones de dólares.

Por su parte, el Ejército ruso pudo compensar la pérdida de los Oka solo en 2006, cuando organizó la producción en serie del conocido sistema de misiles Iskander.

Fuente:Sputnik. Leer artículo original en: "Así pudo haber obtenido la OTAN los secretos del 'hermano mayor' del sistema ruso Iskander".

La "Araña soviética" que hizo temblar de miedo a la OTAN
Comentarios