Miércoles. 20.11.2019 |
Instituto de Estrategia S.L.P.

Estados Unidos exige un alto al fuego "inmediato" en Siria e impone sanciones a Turquía

El presidente Donald Trump dictó la orden para aumentar las tarifas al acero turco hasta el 50% y cerrar las puertas a un acuerdo comercial en represalia por el ataque de Turquía en el noreste de Siria. Tres ministros turcos fueron sancionados.

Estados Unidos exige un alto al fuego "inmediato" en Siria e impone sanciones a Turquía

Bajo la amenaza de “destruir” la economía de Turquía si no cesa la ofensiva en el noreste de Siria, el presidente Donald Trump anunció una serie de sanciones económicas contra Ankara.

En un comunicado publicado en su cuenta de Twitter, Trump señaló que los aranceles al acero se incrementarán hasta el 50%, al nivel anterior a la reducción dispuesta en mayo. Además, dijo que Estados Unidos paralizará “de inmediato” las negociaciones relacionadas a un posible acuerdo comercial con Turquía por 100 mil millones de dólares.

Por otro lado, el mandatario estadounidense firmó la orden ejecutiva que autoriza la “imposición de sanciones contra los funcionarios actuales y anteriores del Gobierno de Turquía y cualquier persona que contribuya a las acciones desestabilizadoras de Turquía en el noreste de Siria”.

Trump indicó que eso permitirá “una amplia gama de consecuencias, incluidas sanciones financieras, el bloqueo de bienes y la prohibición de entrada a Estados Unidos”, las cuales recaerán sobre aquellos que estén “involucrados en violaciones de los derechos humanos, obstruyendo un cese al fuego, evitando que personas desplazadas regresen a casa, repatriando refugiados de manera forzada o amenazando la paz, seguridad y estabilidad en Siria”.

 

 

Minutos después, el secretario del Tesoro estadounidense, Steven Mnuchin, confirmó que las medidas alcanzan a los ministros turcos de Defensa Nacional, de Energía y del Interior.

El presidente estadounidense también indicó que le advirtió a su par turco Recep Tayyip Erdogan que la acción de Turquía en Siria “está precipitando una crisis humanitaria y está estableciendo condiciones para posibles crímenes de guerra” por lo que abogó por un alto el fuego inmediato en Siria y anunció que su vicepresidente Mike Pence viajará a Turquía para liderar el esfuerzo diplomático.

Pese a ser aliados en la OTAN, las relaciones de Turquía y Estados Unidos han estado marcadas por los altibajos en los últimos años. Ankara reclama a Washington la extradición del predicador turco Fetthullah Gülen, al que Erdogan acusa de liderar el fallido intento de golpe de estado de 2016.

Por su parte, Trump ordenó en mayo retirar a Turquía del Sistema Generalizado de Preferencias, que permite la entrada libre de impuestos a productos de ciertos países en desarrollo, y en agosto protagonizó una disputa diplomática por el pedido de liberación del misionero estadounidense Andrew Brunson, que estuvo preso en Turquía desde 2016 por la presunta “colaboración con grupos terroristas”.

En este contexto, está previsto un encuentro entre Trump y Erdogan el próximo 13 de noviembre, en la Casa Blanca.

 

Trump defendió el retiro de tropas estadounidenses de Siria

En otro apartado del comunicado, Trump confirmó la controvertida decisión de retirar las tropas de Estados Unidos que se encontraban en el noreste de Siria y remarcó que esas fuerzas “se redistribuirán y permanecerán en la región para monitorear la situación y prevenir una repetición de 2014, cuando la descuidada amenaza del Estado Islámico se extendió por Siria e Irak”.

El mandatario señaló que un pequeño grupo de tropas estadounidenses permanecerían en una pequeña base en Tanf, en el sur de Siria, “para seguir destruyendo los restos del Estado Islámico”

En concreto, el temor de aliados internacionales y locales -el senador republicano Mitch McConnell también cuestionó el retiro de tropas estadounidenses- es que la salida de Estados Unidos favorezca un resurgimiento del autodenominado Estado Islámico.

Mientras tanto, la salida de Estados Unidos abrió las puertas al ingreso de las fuerzas del Gobierno sirio de Bashar al-Asad y su aliado más poderoso, Rusia, que comenzaron a desplegarse en el norte de Siria.

La amenaza de un enfrentamiento directo entre estos dos actores internacionales está latente, aunque tanto Erdogan como el Kremlin descartan que eso vaya a ocurrir.

Fuente: France24

Estados Unidos exige un alto al fuego "inmediato" en Siria e impone sanciones a Turquía
Comentarios