Jueves. 23.11.2017 |
Instituto de Estrategia S.L.P.

La guerra submarina: los buzos tácticos que cooperan con el ejército de Rusia

La DOSAAF de San Petersburgo fue fundada en 1940, (cuando la ciudad se llamaba Leningrado) y tiene una historia gloriosa. Más de 10.000 ​​graduados de esta escuela de buceo han realizado o siguen realizando su peligrosa profesión tanto en organismos militares como civiles. Algunos ayudaron a salvar su patria durante la Segunda Guerra Mundial. RBTH echa un vistazo a este capítulo poco conocido de la historia de Rusia y os muestra cómo los buceadores profesionales se preparan hoy en día.

La guerra submarina: los buzos tácticos que cooperan con el ejército de Rusia

"¡La de hombre rana no es una carrera: es una forma de vida!", afirma Valeri Ovcharienko, director de la división de DOSAAF, que ayuda a los estudiantes a sumergirse de cabeza en esta profesión submarina de élite.

Situada en San Petersburgo, DOSAAF es un acrónimo ruso que significa Sociedad de Voluntarios para la Cooperación con el Ejército, la Aviación y la Marina. Este tipo de asociaciones estaban ampliamente extendidas durante el período soviético, y aunque eran civiles siempre existía una cooperación con el ejército y la marina de guerra para preparar a la gente, especialmente a la juventud, para el servicio militar. En cuanto a la escuela especializada DOSAAF, desde el principio ha preparado buceadores, y continúa hoy con esta misión.

Los hombres de rana fueron vitales para la supervivencia de Leningrado durante la Gran Guerra Patriótica (1941-1945), cuando los alemanes asediaron la antigua capital rusa durante 872 días y la única manera de abastecer a los residentes con comida y combustible era a través del lago Ládoga.

El enemigo estaba constantemente bombardeando las líneas de suministro y comunicaciones, y a veces los hombres de rana tenían que zambullirse para recuperar bolsas de barriles de trigo o gasolina de transportes hundidos. También construyeron un gasoducto submarino y en 1942 instalaron un cable eléctrico que ayudó a los 2 millones de personas cercadas a obtener luz y calor.

Fuente: Artiom ProtsiukFuente: Artiom Protsiuk

Durante la guerra la escuela DOSAAF preparó a hombres de rana y a operadores de radio que construyeron líneas de comunicación bajo el agua. Después de la guerra la escuela se especializó en tareas más pacíficas, por ejemplo, la formación de soldadores submarinos.

Fuente: Artiom ProtsiukFuente: Artiom Protsiuk

El equipo de buceo es pesado y complejo por lo que uno de los objetivos más importantes es ayudar a los estudiantes a realizar prácticas bajo el agua. Es por eso que cada estudiante pasa entre 11 a 20 horas en el área de entrenamiento submarino (esto determina el rango que califica a un hombre rana).

Fuente: Artiom ProtsiukFuente: Artiom Protsiuk

Por otro lado, estudiar no se limita a bucear. Teoría y habilidades especiales también son importantes, por lo que se imparten clases de dibujo, trabajos de aparejo, video submarino y primeros auxilios.

Fuente: Artiom ProtsiukFuente: Artiom Protsiuk

En el terreno de entrenamiento submarino los estudiantes se enfrentan a tareas similares a situaciones de la vida real. Por ejemplo, la búsqueda de tornillos metálicos esparcidos en el fondo de una piscina, desenredar nudos o la retirada de objetos hundidos. Nada de esto es fácil, pero eso es lo que hacen los hombres ranas.

Fuente: Artiom ProtsiukFuente: Artiom Protsiuk

Los estudiantes también aprenden a comunicarse con sus colegas en tierra. Al tirar de un cable especial (un ‘cable de señales'), la persona bajo el agua puede enviar mensajes simples. Por ejemplo, tirar una vez significa "Estoy en el fondo, todo está bien".

Fuente: Artiom ProtsiukFuente: Artiom Protsiuk

El trabajo puede ser peligroso y en el DOSAAF se tienen instalaciones para preparar a los futuros hombres rana para cualquier cosa. En una zona hay una nave simulada que se enfrenta a una situación grave - hundimiento o un fuego a bordo (o simplemente por diversión, ambos problemas). Los estudiantes deben evacuar con calma y rapidez la nave.

Fuente: Artiom ProtsiukFuente: Artiom Protsiuk

No todo el mundo puede ser un hombre rana, sin embargo. Se requiere gozar de buena salud porque los buzos son sometidos a una fuerte presión a diario. Por lo tanto, una de las primeras cosas que el DOSAAF realiza a los candidatos es un examen médico completo y una serie de pruebas, incluida una visita a una cámara de presión. Sólo si su salud es lo suficientemente buena puede acceder a la formación.

Fuente: Artiom ProtsiukFuente: Artiom Protsiuk

La DOSAAF está históricamente ligada a los militares rusos, por lo que se presta mucha atención al espíritu patriótico de un estudiante. "La gente no nace patriota, se convierte en patriota", puede leerse en el sitio web de la escuela, donde se afirma que el objetivo de este centro es preparar a los estudiantes para cumplir con su deber militar.

Fuente: Artiom ProtsiukFuente: Artiom Protsiuk

Si los estudiantes pasan con éxito los exámenes y completan su educación, obtienen un certificado que confirma su condición profesional de hombres rana. Después de eso, todos los caminos están abiertos. El mar les espera.

Fuente: RBTH. Leer artículo original en: "Así se entrenan los extraordinarios buzos de Rusia".

La guerra submarina: los buzos tácticos que cooperan con el ejército de Rusia
Comentarios