Sábado. 19.10.2019 |
Instituto de Estrategia S.L.P.

La mayor petrolera de China se retiró del acuerdo de hidrocarburos que tenía con Irán, tras la presión del gobierno de EE.UU.

El régimen persa administra la segunda mayor reserva conocida de gas natural del mundo y la cuarta más grande de petróleo, pero no consigue atraer inversiones extranjeras. El inmenso campo gasístico de South Pars iba a ser explotado también por la francesa Total, empresa que tomó la misma decisión de dar marcha atrás en 2018
La mayor petrolera de China se retiró del acuerdo de hidrocarburos que tenía con Irán, tras la presión del gobierno de EE.UU.

El gigante petrolero estatal China National Petroleum Corporation (CNPC) se retiró de un proyecto gasístico de USD 5.000 millones en Irán, un acuerdo del que el grupo empresarial Total S.A. de Francia se retiró antes de las sanciones impuestas por Estados Unidos.

El inmenso campo gasístico de South Pars, en el Golfo Pérsico, iba a ser explotado por la francesa Total (con una participación del 50,1%), por CNPC (30%) y la firma iraní Petropars (19,9%), según un acuerdo del 2017 firmado por un monto de USD 4.800 millones.

Sin embargo, Total se desentendió del proyecto en 2018 a causa de la retirada de Estados Unidos del acuerdo sobre el programa nuclear iraní de 2015, y también por la posterior reinstauración de sanciones de Washington contra el sector energético iraní.

“La fase 11 (South Pars) será explota totalmente por la compañía Petropars”, declaró el ministro del petróleo iraní Bijan Mandar Zanhaneh. A la pregunta de si la compañía CNPC había abandonado el proyecto, Zanghaneh contestó afirmativamente.

Además, precisó que la empresa pública iraní no había tomado la delantera del proyecto porque la idea era “atraer inversiones extranjeras” y “aprender junto a esas empresas (internacionales)”.

Las otras partes del acuerdo nuclear con Irán (Reino Unido, Francia, Alemania, China y Rusia) han prometido permanecer en el convenio a pesar de la retirada de Estados Unidos, pero sus esfuerzos han sido en vanos hasta ahora.

El acuerdo sobre el terreno de South Pars, alcanzado tras el convenio nuclear de 2015 entre Irán y varias potencias mundiales, parece ser sólo la última víctima comercial de la campaña de presión de Estados Unidos sobre Teherán por parte del presidente estadounidense Donald Trump.

También se produce cuando China y Estados Unidos libran su propia guerra comercial; cuando Pekín y Washington imponen miles de millones de dólares en aranceles sobre los productos de los demás.

El ministro iraní de Asuntos Exteriores, Mohammad Javad Zarif, se quejó por separado el domingo de la campaña de Estados Unidos contra Teherán y su impacto en las inversiones extranjeras.

“Hemos estado enfrentado muchos problemas en el campo de la inversión debido a la política de máxima presión de Estados Unidos”, dijo Javad Zarif a un comité parlamentario, según lo informado por la agencia de noticias Tasnim. “Estamos tratando de eliminar los problemas”.

Irán posee las segundas mayores reservas conocidas de gas natural del mundo y las cuartas mayores reservas de petróleo.

Gran parte de su gas natural proviene de su enorme yacimiento de South Pars, que comparte con Qatar. El plan inicial para el desarrollo de South Pars incluía la construcción de 20 pozos y dos plataformas de cabeza de pozo, un proyecto que tendría una capacidad de 2.000 millones de pies cúbicos de gas natural al día.

Irán no sucumbirá a la presión de Estados Unidos y utilizará todas las formas posibles para exportar su petróleo, expresó el ministro del petróleo iraní Bijan Zanganeh, a través de la agencia oficial de su ministerio. Las exportaciones de petróleo crudo iraní se redujeron más del 80 por ciento cuando Estados Unidos volvió a imponer sanciones al país en noviembre pasado, luego de que el presidente Donald Trump se retiró del acuerdo nuclear en 2015.

“Utilizaremos todas las formas posibles para exportar nuestro petróleo y no sucumbiremos a la presión de Estados Unidos, porque exportar petróleo es un derecho legítimo de Irán”, dijo Bijan Zanganeh

En respuesta, Irán ha reducido gradualmente sus compromisos con el acuerdo nuclear de 2015, en virtud del cual Teherán aceptó frenar sus actividades nucleares a cambio de levantar la mayoría de las sanciones internacionales.

Irán tiene las segundas reservas de gas natural más grandes del mundo, pero aún no se ha convertido en un gran exportador debido a las sanciones internacionales impuestas al país durante décadas.

Fuente: Infobae

La mayor petrolera de China se retiró del acuerdo de hidrocarburos que tenía con Irán, tras la presión del gobierno de EE.UU.
Comentarios