Miércoles. 21.11.2018 |
Instituto de Estrategia S.L.P.

EL MISIL NORCOREANO CUMPLE UN AÑO

Cómo el Hwasong-14 evitó una intervención estadounidense en Corea del Norte

El 4 de julio de 2017, Core del Norte lanzaba por primera vez un misil balístico intercontinental, el Hwasong-14, diseñado especialmente para alcanzar territorio continental estadounidense. El misil, que cumple ahora un año, garantizó la paz y la estabilidad en el este de Asia, opinan desde Military Watch Magazine.

Cómo el Hwasong-14 evitó una intervención estadounidense en Corea del Norte

"Si bien Corea del Norte ya era capaz durante la década de 1990 de atacar blancos en Corea del Sur y en Japón, su objetivo final siempre ha sido tener [un arsenal] disuasorio capaz de alcanzar a Estados Unidos. Un objetivo que se cumplió después de que el Hwasong-14 pasase las pruebas", explica el portal.

Desde Estados Unidos nunca se excluyó la posibilidad de iniciar un conflicto armado directo con Corea del Norte. Ni siquiera las numerosas bajas aliadas consecuencia del mismo. Aliadas porque se contarían por miles los japoneses, chinos y los surcoreanos víctimas de una guerra de esas dimensiones.

No pocas voces estadounidenses, tanto dentro de Ejército como de la clase política, defendían que se hacía necesario evitar que el país asiático alcanzase la paridad nuclear —o, en este caso, la capacidad de respuesta— con Estados Unidos.

Military Watch recuerda el caso del republicano Lindsey Graham. Un senador del estado de Carolina del Sur que justificaba las bajas japonesas, chinas y surcoreanas con el argumento de que esas bajas no serían estadounidenses.

"Será malo para China, será malo para Japón, será malo para Corea del Sur y será el fin de Corea del Norte (…), pero lo que no hará será alcanzar a Estados Unidos", dijo en aquel entonces.

Un caso parecido lo protagonizó el congresista Duncan Hunter, defensor de un ataque nuclear preventivo sobre los norcoreanos, y el coronel Ralph Peters, con una opinión y una justificación en la misma línea.

Quien fuera hasta abril de 2018 consejero de seguridad nacional de Donald Trump, Herbert McMaster, definió la "catástrofe humana" en Corea del Sur —que ocasionaría un ataque contra su vecino— como "el precio que habría que pagar" por proteger Estados Unidos.

"En última instancia, el Hwasong-14 cambió las reglas del juego al obligar a Estados Unidos a rehacer sus cálculos en lo referente a Corea del Norte. Ello, unido al poder militar convencional del país y a otros recursos como el submarino Pukkuksong, el Hwasong-12 [contra Guam] y su segundo misil balístico intercontinental, el Hwasong-15, disuadió a Estados Unidos", valoran los autores.

Una vez que Corea del Norte pasó a tener los ingredientes necesarios para atacar a Estados Unidos —al menos hipotéticamente—, el país norteamericano se dio cuenta de que iniciar una guerra en el este asiático no le prevenía de un ataque en su propio territorio. Y ello a pesar de que el propio embajador estadounidense ante Naciones Unidas asegurase al mismo tiempo que Corea del Norte estaba "pidiendo a gritos una guerra".

El éxito del desarrollo del Hwasong-14 supuso que la opción militar dejase de estar sobre la mesa, que Estados Unidos no pudiese exigir lo que le fuese oportuno y que no se fulminase la seguridad y la estabilidad en el este de Asia, concluye el artículo.

Fuente: Sputnik.

Cómo el Hwasong-14 evitó una intervención estadounidense en Corea del Norte
Comentarios