Jueves. 15.11.2018 |
Instituto de Estrategia S.L.P.

ACERCAMIENTOS ENTRE LAS DOS COREAS

Las dos Coreas abren su oficina de enlace permanente en Kaesong

FOTO: Reuters
FOTO: Reuters

Corea del Sur y Corea del Norte han inaugurado oficialmente este viernes su oficina de enlace conjunta en la ciudad norcoreana de Kaesong con el objetivo de fomentar los intercambios y el contacto intercoreano. Es la primera vez que Seúl establece un departamento similar en el país vecino desde 1945.

Las dos Coreas abren su oficina de enlace permanente en Kaesong

El proceso de diálogo entre las dos coreas ha registrado un considerable avance después de que Seúl inaugurara una oficina de contacto con Pyongyang en la ciudad norcoreana de Kaesong, donde hasta hace poco se encontraba la zona industrial mixta que regentaban ambas naciones, en lo que supone un gesto inédito desde que la Península quedó divida en 1945.

"Esta oficina es un canal de comunicación permanente en la nueva era de la paz. A partir de hoy, podemos mantener consultas las 24 horas del día y los 365 días del año, para seguir avanzando en las relaciones intercoreanas, la paz y la prosperidad de la Península", declaró el ministro de Unificación surcoreano, Cho Myoung-gyon, presente en la ceremonia a la que acudieron decenas de representantes de los dos estados.

Seúl mantendrá una representación permanente de 20 funcionarios en dicha instalación y los norcoreanos un número similar.

La zona industrial de Kaesong, inaugurada en 2004, fue durante años uno de los símbolos más connotados de la colaboración que iniciaron los dos estados de la Península durante la llamada era de la Política del Amanecer, una época a la que parece querer regresar tanto el presidente surcoreano Moon Jae In como su contraparte local, Kim Jong Un.

Varios de los empresarios surcoreanos propietarios de factorías en ese enclave -que se abastecían de mano de obra norcoreana- acudieron al evento, la primera ocasión en la que volvían al lugar desde que fue clausurado en 2016.

Shin Han-yong, un portavoz de los propietarios surcoreanos afectados por el cierre, indicó que este grupo ha depositado "grandes esperanzas" en la tercera cumbre entre Moon Jae In y Kim Jong Un, que se celebrará la semana que viene en la capital norcoreana.

"Si la cumbre produce buenos resultados sería posible reabrir la zona industrial este año", declaró a la agencia Yonhap.

Sin embargo, esa posibilidad continúa siendo toda una incógnita ya que algunos expertos opinan que su puesta en funcionamiento podría infringir el bloqueo económico dictado por Naciones Unidas contra Pyongyang.

Pese a que los analistas indican que el encuentro entre Moon y Kim -el tercero que protagonizan- podría servir de antesala a una nueva entrevista del líder norcoreano y el presidente de EEUU, Donald Trump, lo cierto es que Washington sigue intentando reactivar su "política de máxima presión" contra Pyongyang pese a que ya no cuenta con el respaldo ni de China -vital para que dicha táctica funcione- ni de Rusia.

Estados Unidos impuso este jueves sanciones a una compañía china y otra rusa acusándolas de transferir fondos a Corea del Norte, algo que rechazaron todos los señalados.

La alianza entre Pekín y Moscú amenaza con convertirse en el desafío más formidable que puede enfrentar la administración de Trump. En este sentido, las dos naciones semejan haber adoptado una postura común de respaldo tácito a Pyongyang en su pugna con Washington.

La propia embajadora de EEUU en Naciones Unidas, Nikki Haley, acusó el jueves al gobierno de Vladimir Putin de intentar "obstruir" la publicación de un informe sobre violaciones al embargo internacional establecido por el organismo internacional.

Dicho documento debería difundirse este lunes y según Washington incluye pruebas de que compañías rusas están ignorando las resoluciones de la ONU.

"La implementación de las resoluciones del Consejo de Seguridad es obligatoria para todos los estados miembros, Rusia incluida", indicó Haley.

Pero hasta un alto cargo del partido de Trump, el republicano Ed Royce, reconoció que la efectividad de la política de "máxima presión" apadrinada por el mandatario estadounidense comienza a "vacilar".

"Cuando nuestros mensajes son confusos o contradictorios, no deberíamos sorprendernos cuando otros, como Pekín, reanudan al parecer la importación de carbón norcoreano", dijo.

 

Fuente: El Mundo

Las dos Coreas abren su oficina de enlace permanente en Kaesong
Comentarios