Lunes. 18.12.2017 |
Instituto de Estrategia S.L.P.

Por qué asesinar al líder de Corea del Norte no está en los planes de Estados Unidos

Por qué asesinar al líder de Corea del Norte no está en los planes de Estados Unidos

Los comentaristas de Washington e incluso funcionarios del Pentágono a veces sugieren que entre las opciones militares a disposición de EE.UU. en la cuestión norcoreana está una especie de "ataque de decapitación". Sin embargo, "esto es más fácil decirlo que hacerlo", además de que "casi con toda seguridad" provocaría una guerra en la península coreana, advierte el analista en materia de defensa Dave Majumdar en un artículo para 'The National Interest'.

Primer problema: encontrar a Kim

El primer desafío, según Majumdar, sería "localizar al esquivo líder" Kim Jong-un dentro del "secreto Estado norcoreano", donde varias "capas de defensa protegen al joven dictador", quien además, "se cree que usa dobles para que actúen como señuelos".El analista explica que los medios técnicos para reunir inteligencia pueden recopilar información sobre Corea del Norte, pero localizar e identificar a un individuo "requiere un nivel de precisión que esos recursos no pueden proporcionar". Además, aviones no tripulados estadounidenses como el RQ-4 Global Hawk o el MQ-9 Reaper no sobrevivirían mucho dentro del espacio aéreo norcoreano, donde solo un dron sigiloso como el Sentinel RQ-170 tendría "alguna posibilidad de supervivencia".

"El verdadero truco" sería conseguir recursos de inteligencia humana "sobre el terreno", pero allí "son casi inexistentes", dada la extrema seguridad de Corea del Norte". Por otra parte, detalla Majumdar, la infiltración encubierta en el país asiático también sería difícil porque el régimen de Kim "utiliza un sistema de vigilancia vecinal", que detectaría inmediatamente a cualquier persona que no pertenezca a un barrio. 

Segundo problema: eliminar a Kim

Incluso si "por casualidad" el líder norcoreano es encontrado, el siguiente desafío sería eliminarlo. En este sentido, el analista apunta que objetivos como Kim "son fugaces", y EE.UU. tendría que estar listo para actuar inmediatamente. Por ejemplo, si Kim se encontrara revisando la prueba de un misil balístico intercontinental, un avión de combate tendría que estar cerca del espacio aéreo norcoreano esperando la orden para atacar.

Esa aeronave probablemente tendría que ser furtiva para mantener el elemento sorpresa, y tendría que ser rápida para aprovechar una oportunidad muy breve, asevera el experto, quien estima que un avión de quinta generación F-22 Raptor tendría la mejor oportunidad de realizar con éxito este tipo de ataque, si bien "quema una cantidad increíble" de combustible y es posible que "simplemente no tenga el rango para tal tarea".

Consecuencias

A juicio de Majumdar, si un ataque de este tipo fracasa, es probable que comience una guerra a gran escala en la península de Corea, en la que Kim "tendría todas las razones" para utilizar su arsenal de armas nucleares.

Pero incluso si "por casualidad" EE.UU. concluyera con éxito un ataque de decapitación, "las consecuencias serían impredecibles", advierte el autor del artículo, para concluir que "nadie sabe cómo reaccionaría Corea del Norte" y hay una "muy buena posibilidad" de que pueda comenzar una guerra a gran escala o "desencadenar un caos completo".

Fuente: RT. Ver artículo original aquí: ""Más fácil decirlo que hacerlo": ¿Y si EE.UU. intentara asesinar a Kim Jong-un? ".

Por qué asesinar al líder de Corea del Norte no está en los planes de Estados Unidos
Comentarios