Miércoles. 26.06.2019 |
Instituto de Estrategia S.L.P.

La ronda de negociaciones entre los talibanes y EE.UU. termina con “progresos regulares pero lentos”

La última ronda de negociaciones entre Estados Unidos y los talibanes para poner fin al conflicto en Afganistán concluyó el jueves en Catar con nuevos “progresos”, aunque a un ritmo lento, y los norteamericanos comenzaron a manifestar su impaciencia ante la lentitud de las negociaciones.

La ronda de negociaciones entre los talibanes y EE.UU. termina con “progresos regulares pero lentos”

La ronda en Doha no fue interrumpida a pesar del atentado talibán contra la sede de una ONG financiada por Estados Unidos en Kabul.

El emisario de Estados Unidos para las negociaciones de paz en Afganistán, Zalmay Khalilzad, saludó en Twitter unos “progresos regulares pero lentos sobre partes del acuerdo marco para poner fin a la guerra afgana”. “Nos adentramos en el ‘meollo’ de la cuestión. El demonio está en los detalles”, señaló.

“No obstante, el ritmo actual de las negociaciones no es suficiente […] Necesitamos más progresos y más rápidos”, reclamó.

El portavoz político de los talibanes en Doha había escrito en Twitter previamente que se habían logrado “algunos progresos” durante este sexto ciclo de negociaciones, y que las dos partes se habían comprometido a continuar las conversaciones.

“En general, esta ronda fue positiva y constructiva. Ambas partes se escucharon mutuamente con atención y paciencia” y hubo “progresos”, tuiteó Suhail Shaheen.

Esta ronda de negociaciones parece haber tropezado con la cuestión central del calendario de retirada de las fuerzas estadounidenses.

Antes de anunciar el calendario, Estados Unidos quiere que los talibanes ofrezcan garantías de seguridad en materia de lucha contra el terrorismo y acuerden un alto y el fuego y un diálogo interafgano.

“Nuestra propuesta para que todas las partes reduzcan la violencia sigue estando sobre la mesa”, aseguró el emisario estadounidense.

Por su parte, los insurgentes insisten en que no quieren avanzar en tanto en cuanto Estados Unidos no anuncie oficialmente su calendario de retirada.

La semana pasada se celebró una gran reunión de notables afganos en Kabul, al término de la cual el presidente afgano, Ashraf Ghani, ofreció a los talibanes un alto el fuego para el inicio del Ramadán, que fue rechazado por los insurgentes.

El domingo, estos reivindicaron un ataque contra un puesto de policía en una provincia del norte de Afganistán, que dejó al menos 13 policías muertos y 55 heridos, entre ellos muchos civiles.

Y el miércoles reivindicaron el ataque contra la oenegé estadounidense Counterpart International, en el que murieron nueve personas, entre ellos tres miembros de la organización Care International, cuyos locales se encuentran junto a los de Counterpart.

“Este violento ataque es un asalto sinsentido contra los nobles valores que apoyan organizaciones como Counterpart, tales como el servicio a los demás, la educación y la inclusión”, dijo este viernes en un comunicado el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo.

Fuente: 24Matins

La ronda de negociaciones entre los talibanes y EE.UU. termina con “progresos regulares pero lentos”
Comentarios