Sábado. 19.10.2019 |
Instituto de Estrategia S.L.P.

Irak tomará medidas contra oficiales que se excedieron en las protestas

La jefatura militar inició una investigación para esclarecer responsabilidades de los oficiales que intervinieron en la dispersión de las manifestaciones en Ciudad Sadr. Bagdad vivió una jornada de relativa calma tras seis días de protestas.
Irak tomará medidas contra oficiales que se excedieron en las protestas

En una señal de acercamiento con los manifestantes, las autoridades de seguridad de Irak prometieron que el uso desmedido de la fuerza en la represión de las protestas en Irak tendrá consecuencias.

La Comandancia de las Operaciones Conjuntas de Irak anunció que tomará medidas contra oficiales, comandantes y soldados que cometieron "actos equivocados" contra los manifestantes durante la última jornada de protestas en el barrio Ciudad Sadr de Bagdad, el domingo 6 de octubre por la noche.

En un comunicado, el cuerpo que reúne a las Fuerzas Armadas y otras unidades de seguridad reveló la creación de "consejos de investigación" para determinar las responsabilidades de los agentes de cara a un eventual juicio militar.

Asimismo, la comandancia recordó a "todas las fuerzas de seguridad su compromiso con las normas de enfrentamiento para proteger a los manifestantes y hacer frente a los disturbios".

En la misma nota, se informa que el primer ministro Adil Abdul Mahdi, en su función de comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, ordenó el retiro del Ejército de Ciudad Sadr y su reemplazo por la Policía Federal.

Esta decisión parece apuntar a calmar las tensiones en ese barrio, en el que el influyente clérigo chiita opositor, Muqtada al-Sadr, goza de amplio apoyo. Allí, el uso excesivo de la fuerza durante las protestas del domingo 6 de octubre por la noche dejó un saldo de al menos 5 muertos y 18 heridos, según datos del Ministerio del Interior.

Este lunes 7 de octubre, Bagdad y las provincias del sur del país vivieron su primera jornada de calma luego de seis días de protestas antigubernamentales, que iniciaron espontáneamente el martes 1 de octubre en reclamo de acceso a mejores servicios básicos, creación de empleo y el fin de la corrupción endémica.

Desde entonces, al menos 110 personas, entre ellas ocho oficiales de seguridad, han muerto en Irak y más de 7.000, alrededor de 1.200 agentes, han resultado heridas.

Un primer anuncio de medidas, que incluyeron ayudas a desempleados, alivió algo la presión sobre el gobierno de Adil Abdul Mahdi, que enfrenta pedidos de renuncia por parte de los manifestantes, la mayoría de ellos jóvenes que sufren la ausencia de posibilidades para crecer profesionalmente.

 

Irán pidió "moderación" a los iraquíes

El portavoz del gobierno iraní, Ali Rabiei, pidió a los ciudadanos de Irak que muestren moderación luego de los seis días de violentas protestas antigubernamentales.

"Irán siempre respaldará a la nación iraquí y al gobierno iraquí. Les pedimos que preserven la unidad y muestren moderación", señaló en una conferencia de prensa.

Por su parte, el líder supremo de Irán, el ayatolá Ali Khamenei, acusó a través de Twitter a los "enemigos" de buscar "sembrar la discordia" en Irak, pero señaló que "han fallado y su conspiración no será efectiva". "Irán e Irak son dos naciones cuyos corazones y almas están unidas", subrayó.

Más allá de esto, el Gobierno iraní ha seguido de cerca los acontecimientos en Irak y admitió que estudia la posibilidad de restringir el acceso a visados a ciudadanos iraquíes por dos meses a partir del 24 de octubre, según la agencia de noticias IRNA.

Por otro lado, Teherán ordenó la reapertura de un cruce fronterizo que había sido cerrado la semana pasada para permitir el paso de los peregrinos chiitas que acuden a Irak para conmemorar el Arbaeen, una celebración en la que hasta 20 millones de fieles caminan a pie por el sur de Irak.

 

Irak promete reformas a Estados Unidos

En un diálogo telefónico, el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, le mostró su apoyo al primer ministro iraquí Adil Abdul Mahdi y le expresó su confianza en las fuerzas de Irak, según informó en un comunicado la oficina del primer ministro.

De acuerdo a ese documento, el mandatario iraquí dijo que la vida había vuelto a la normalidad y remarcó las medidas que el gobierno adoptó para responder a las demandas de los manifestantes, que incluyen una erogación mayor de dinero en viviendas subsidiadas para los pobres, ayudas a desempleados y programas de captación e iniciativas de préstamos para jóvenes.

Por otro lado, desde el Ministerio del Interior destacaron que las autoridades condenaron todos los ataques contra los medios de comunicación, luego de que se informaran sobre redadas en las oficinas de varios medios locales e internacionales.

Fuente: France 24

Irak tomará medidas contra oficiales que se excedieron en las protestas
Comentarios