Martes. 25.06.2019 |
Instituto de Estrategia S.L.P.

Así es Mohamed bin Salman, el heredero de Arabia Saudí

FOTO: AFP
FOTO: AFP

Mohamed bin Salman, príncipe heredero al trono de Arabia Saudí, es uno de los personajes más poderosos de Oriente Medio. ¿Qué se esconde tras este hombre?

Así es Mohamed bin Salman, el heredero de Arabia Saudí

Heredero por decisión, no por sangre

Por línea de sucesión, Mohamed no era el destinado a ocupar el trono. Pero terminó ocupando este puesto por ser el hijo favorito del rey Salman bin Adbul Aziz al Sadud, que reestructuró la línea de sucesión para poder nombrarle su heredero. 

Concretamente, Salman bin Adbul Aziz al Sadud (padre de Mohamed) ascendió al trono en 2015 tras la muerte por cáncer de pulmón del rey Abdulah. En ese momento destituyó al heredero en ese entonces, el príncipe Muqrin (72), hijo del fundador de la dinastía, y proclamó a Mohamed el nuevo sucesor. 

En poco tiempo Salman ha conseguido acumular grandes cotas de poder, tanto que incluso se le conoce como 'Mr. Everything' (Mr. Todo), porque se ha convertido en el epicentro del poder en el régimen. Son muchos los que señalan el fuerte carácter del príncipe, visible gracias a su mirada impenetrable y su gesto arrogante. Pero más que eso, se le conoce por ser un joven ambicioso, que ha conseguido en poco tiempo convertirse en el hombre más poderoso de la zona. 

Esta ambición también se puede ver en la purga que llevó a cabo, cuando arrestó a once príncipes, cuatro ministros y docenas de exministros. De entre ellos, uno de los que más llamó la atención fue la detención del príncipe Miteb bin Adbullah (hijo del fallecido rey Abdalá bin Abdulaziz), que había sido considerado como una posible opción para ocupar el trono.  Actualmente, está envuelto en la polémica que desató el caso Kashoggi.

En 2008 Mohamed se casó con su prima Sara bint Mashoor bin Abdulaziz Al Salud, con quien tiene dos niños, el príncipe Salman y el príncipe Mashhour; y dos niñas, la princesa Fahda y la princesa Nora. No se conocen los edades de los pequeños porque se han mantenido en secreto. 

 

Un príncipe del siglo XXI

Mohamed ha sabido utilizar los medios y las nuevas redes sociales para ofrecer la imagen de un príncipe del siglo XXI. Ha conseguido que la prensa le venda como un líder trabajador, alejado del lujo propio de sus predecesores. 

Uno de los pocos caprichos de los que se tiene constancia es su yate Serene de 4.500 metros cuadrados. Sin embargo, lo que sorprende de este barco no es la eslora ni los 500 millones de euros que pagó por él, sino las pocas horas que tardó en cerrar una negociación de esta envergadura. 

Entre sus caprichos también se encuentra la propiedad más cara del mundo, el Chateau de Louis XVI, vendida en 2015 por más de 275 millones de euros. La casa tiene una superficie de 5.000 metros cuadrados habitable, que se suman las 23 hectáreas con jardines que poco tienen que envidiar a los de Versalles. 

 

Modernizar Arabia Saudí

El príncipe se fijó como uno de sus objetivos que Arabia Saudí fuera un referente mundial. Para eso, pretende modernizar su país, tanto en lo social (con leyes más inclusivas y permisivas) como económica (pretende que su nación deje de depender del petróleo, principal recurso).

 El joven consciente de que el crudo es una fuente de riqueza efímera, quiere levantar en su país el fondo soberano más grande del planeta de aquí a 2030, consiguiendo desbancar a Noruega de este puesto. Este proyecto se lleva a cabo bajo el nombre de Visión 2030. 

Todos estos cambios son bien vistos por su pueblo, que observan en él a un príncipe actual: "Sus simpatizantes le aplauden los esfuerzos para modernizar Arabia Saudita y, después de décadas gobernados por ancianos, celebran la llegada de un hombre joven que bien podría ser rey por los próximos 50 años", señala Jeremy Bowen, el editor de Medio Oriente de la BBC al medio británico.

 

Fuente: El Español

Así es Mohamed bin Salman, el heredero de Arabia Saudí
Comentarios