Jueves. 23.11.2017 |
Instituto de Estrategia S.L.P.

HISTORIADOR, CATÓLICO, ESCRITOR Y AUTÉNTICO ESTADISTA

Oriol Junqueras, el verdadero hombre fuerte de Cataluña

Oriol Junqueras, el verdadero hombre fuerte de Cataluña

Este político catalán, nacido en Barcelona en 1969, es realmente quien hace la política con altura de miras en esta compleja situación que vive el Principado. Por varias razones:

  1. Es un católico honesto y, como tal, convencido de la trascendencia de la idea de patria, que él aplica a Cataluña. No es un mercader de las ideologías, ni un revolucionario: es un profundo conocedor de las razones históricas, políticas y, podemos arriesgar el calificativo: teológicas, de la independencia catalana. Cree de verdad, con transparente honradez, en aquello que dice y hace.
  2. Es un político de raza, con sentido de Estado: una vez más, aplicado a la patria catalana. Como experto historiador es difícil que repita los errores del pasado; especialista muy notable en economía, no hará nada que no sea posible hacer. Y diseñará los planes más realistas para llevarlo a buen fin. Así ha sido su negociación con Soraya Sáenz de Santamaría, a quien ha colocado en una posición muy difícil dentro del gobierno del señor Rajoy. En otras palabras, le ha ganado la partida de la calle, de la percepción pública y de la táctica política.
  3. Es un estratega frío y sensato que, como se dice vulgarmente, "no da puntada sin hilo". Ha situado a Puigdemont en la línea de fuego, junto a unas CUP desbordadas a las que utiliza sabiamente, y ha orillado a la vieja Convergencia i Unió, prácticamente sin mover más que un par de fichas del tablero.
  4. Ha llevado la mediación del conflicto a la máxima internacionalización posible al apelar a la Iglesia Católica: la única entidad verdaderamente universal del mundo. El católico Junqueras hace del catolicismo -universal es el significado de "católico"- una palanca para el diálogo con todas las garantías: nadie podrá negar que la Iglesia de Jesucristo está siempre con la paz. Predica, de hecho, la paz y la fraternidad humanas. Pidiendo la mediación del Cardenal Omella se aproxima a Roma, al mundo, y a las periferias catalanas de la Franja y Aragón; incorporando al diálogo mediador al abad de Montserrat incide en el núcleo indiscutible del alma catalana: la trascendencia de la patria encarnada en una montaña santa y en dos personajes de gran altura eclesiástica e indudable probidad moral.

Oriol Junqueras será, sin duda, cuando pase la tormenta, el próximo presidente de la Generalidad de Cataluña. 

Estén atentos a este hombre y a este nombre. Es casi seguro que la solución inmediata al conflicto pase por sus manos. 

Como es casi seguro que la proclamación de la independencia también lo hará en el momento más propicio. 

¿Cómo? Muy probablemente la respuesta está escrita en la Historia de Cataluña y de España. O, más en concreto, de la Corona de los Reinos de España.

Oriol Junqueras, el verdadero hombre fuerte de Cataluña
Comentarios