Jueves. 23.11.2017 |
Instituto de Estrategia S.L.P.

CARLES PUIGDEMONT FUE UN TOPO DE LOS SERVICIOS DE SEGURIDAD DE ESPAÑA HACE 25 AÑOS

La independencia de Cataluña, un plan para desestabilizar Europa

Carles Enric, analista, publicó ayer un hilo en Twitter en el que ponía de manifiesto por qué Carles Puigdemont está entre las cuerdas y cómo le chantajean. Su situación tiene poco que ver con el procés.

La independencia de Cataluña, un plan para desestabilizar Europa

El ex-presidente de la Generalitat de Cataluña, recientemente exiliado a Bélgica, estuvo trabajando como periodista en 1991 en el diario ‘El Punt’, un periódico regional que acabó convirtiéndose en una de las cabeceras independentistas por excelencia. La redacción que dirigía estaba en Girona, cuna de los independentistas radicales en Cataluña: Terra Lliure, antes JJOO.

Terra Lliure fue un grupo que nació después de la muerte de Franco y que vivió oficialmente hasta 1991. Su modus operandi pretendía ser el mismo que el de la banda terrorista basca ETA, aunque el daño que hicieron a España no fue tanto como el que hicieron los independentistas radicales vascos.

‘El Punt’ aglutinaba ciertos resortes independentistas”, explica Enric, por lo que Puigdemont y Terra Lliure, el entonces redactor jefe del diario nacionalista, entraron en contacto en los bares de Girona a principios de los 90. La relación del entonces jefe de redacción con el grupo llamó la atención de infiltrados de inteligencia españoles, y “sin saberlo, Puigdemont se convirtió en confidente de los Servicios de Seguridad españoles”, dice Enric. “Se le ofreció entrar como informador oficial —añade—, incluso se tuvo que sacrificar a un topo. Pero tener a un redactor jefe en el equipo lo merecía”.

Puigdemont entró en depresión y dejó el diario para tomarse un año sabático. Entonces los Servicios de Seguridad perdieron el interés en el joven periodista y su expediente no llegó a digitalizarse. Empezó a superar su hastío cuando conoció a su actual mujer. “El partido, entonces ‘Convergència Democràtica de Catalunya’, también le ayudó: trabajó en la Agencia Catalana de Noticias (ACN), en la Casa de Cultura de Girona y en el Ayuntamiento gerundense antes de sustituir a Artur Mas como Presidente de la Generalitat”, explica Enric, “pero nunca se ha sacado de la cabeza que fue uno de los chivatos de los Cuerpos de Seguridad de la Operación Garzón”.

Entonces Enric explica que el archivo (en papel) que vinculaba a Puigdemont con los Servicios de Seguridad y Terra Lliure cayó en malas manos, y se diseñó una estrategia clara cuyo objetivo iba mucho más allá de Cataluña. Dicha estrategia buscaba desestabilizar España, y los artífices chantajearon a Puigdemont con la publicación de su expediente de los Servicios Secretos si abandonaba su línea dura. Con esta amenaza, Puigdemont quedaba acorralado: “o mártir o traidor”, dice Enric. 

“En Madrid creen que el objetivo de la operación que lidera Puigdemont es España, pero se equivocan”, declara el analista. Y apuesta por que ni Puigdemont es el líder de la operación, ni el objetivo es España, sino que el objetivo es Europa, y Puigdemont otro títere de la operación. ¿Qué coches han llevado a los políticos catalanes a Marsella? ¿Quien los conducía? ¿Quien tiene interés en revolucionar Europa? “A Mariano Rajoy, presidente de España, y a Junqueras, el segundo de Puigdemont, les han tomado el pelo, y la situación les viene grande”, concluye el analista.

La independencia de Cataluña, un plan para desestabilizar Europa
Comentarios