Viernes. 24.11.2017 |
Instituto de Estrategia S.L.P.

Elogio del fracaso y otros consejos para ser razonablemente infeliz

Elogio del fracaso y otros consejos para ser razonablemente infeliz

El fracaso es el mejor y más eficaz destructor del «yo» que se ha descubierto. Sobre todo porque uno se obstina en no reconocer que ha fracasado y lucha hasta la locura —literalmente, en muchos casos— para salvaguardar el ídolo del «yo». Y cuanto más pelea, más se destruye. No se da cuenta de que el ídolo acorazado ha caído hecho pedazos, de que uno está desnudo ante el mundo y de que la gente le ignora, se ríe o le insulta. Un tipo muy interesante que se llamaba Francisco y era natural de Asís, Italia, se desnudó él mismo delante de los de su ciudad y dijo: "así soy"; y todos se lo tomaron a risa, y él dijo que estaba muy bien que se riesen de él y se largó paseando, tranquilo y libre. Sabía que no era más que una hormiga. Por eso, dicen que llamó hermanas a las hormigas y a las cabras y a las gallinas; y hermanos, a los lobos y a los buitres y a todos los hombres; y lo llevó todo tan lejos, tan cerca de la verdad, que llamó hermano al sol y hermana a la muerte.

Compre el libro en el siguiente enlace: "Elogio del fracaso".

Elogio del fracaso y otros consejos para ser razonablemente infeliz
Comentarios