Miércoles. 22.11.2017 |
Instituto de Estrategia S.L.P.

ACTIVISTA FRANCÉS REIVINDICA EL PAPEL DE LA FAMILIA COMO ECOSISTEMA NATURAL

Derville: "El poder político es vano si está fundado sobre diferencias artificiales"

Kurzweil: "Los humanos biológicos no serán superados por la Inteligencia Artificial porque se mejorarán a sí mismos con la IA"
Kurzweil: "Los humanos biológicos no serán superados por la Inteligencia Artificial porque se mejorarán a sí mismos con la IA"

Por su interés, reproducimos de Actuall este resumen de una entrevista al activista francés Tugdual Derville. El activista es tambén escritor, presidente de la asociación Alliance Vita, que acompaña a las mujeres que han abortado, y uno de los grandes líderes de la revolución familiar francesa. Antiguo portavoz de La Manif pour Tous, acaba de publicar un libro en el que advierte de la seria amenaza de los hombres-máquina y reivindica lo que él llama la ecología humana.

Derville: "El poder político es vano si está fundado sobre diferencias artificiales"

El  Consejo  de Estado de España ha autorizado la transferencia de esperma del esposo difunto a su mujer para una inseminación post-mortem. En nombre del respeto a su proyecto de concepción de un niño. ¿Qué le parece? 

Es otra muestra de ruptura antropológica que confirma la alerta que lanza “El tiempo del Hombre”.  Desde el momento en que se traspasan los tres límites inherentes a la humanidad, el cuerpo sexuado, el tiempo medido y la muerte inevitable, se está abocado a la locura.

En este caso se exige concebir a un niño ya huérfano de padre. Así es como nuestra sociedad bascula hacia el poder absoluto. Demoliendo los muros de carga de nuestra humanidad, siempre a costa de los más débiles. El pretexto en esta ocasión es el sufrimiento de una mujer que ha perdido a su marido.

Sin embargo, y ésta es mi experiencia acompañando a muchas personas en duelo, es que sólo  la aceptación permite alcanzar el verdadero consuelo. Engendrar niños a partir de los muertos sitúa a la humanidad en una era de confusión genealógica”.

Ante lo que Derville calfica de “tiranía de lo posible” que genera una sociedad atomizada, de individuos sin rumbo, sin raíces propone una ecología humana.

¿En qué consiste esta? Así lo explica en la entrevista:

“La ecología humana busca la protección de “todo el hombre y de todos los hombres”: es decir, del hombre en todas  sus dimensiones y de los hombres en su diversidad, de los más fuertes a los más débiles. Se trata de un humanismo integral . Su ámbito de aplicación se extiende a todas las actividades humanas, de la agricultura a la cultura, uniéndolas en un sólo objetivo: servir al hombre.

Nadie debe ser tratado como un objeto, ni como una variable de ajuste. La ecología humana es el desafío del milenio porque el hombre ha conseguido actuar sobre la vida.

El embrión transgénico no está lejos. La responsabilidad de la humanidad ya no es sólo legar a las generaciones futuras un planeta habitable; tenemos que transmitir a los hombres de mañana los referentes antropológicos y “genéticos” de los que todos nosotros nos hemos beneficiado”.

Todo eso implica la amenaza de autodestrucción contra la humanidad, como explica el autor. 

“Se trata de una urgencia antropológica porque la naturaleza humana amenaza con autodestruirse.

(…) Las personas portadoras de alguna minusvalía, consideradas una fuente de desgracias, sufren una exclusión antes del nacimiento destinada a encontrar la paz. En realidad, se trata de una guerra permanente declarada a los más débiles.

Tras haber seleccionado a los hombres mediante la eugenesia, los cientifistas sueñan con sacar al hombre de su condición mediante el transhumanismo.

Piensan que el hombre debe, cueste lo que cueste, escapar de su condición  humana, tanto de su parte de fragilidad como de los límites que le frustran. Es el nuevo fantasma prometéico”.

“Llegar a un hombre todopoderoso, un hombre-Dios sería una deshumanización en masa, porque la vulnerabilidad es una condición de humanidad”

Estamos en un escenario totalitario, próximo a “Un mundo feliz”. Abandonada a la técnica, la estatalización de la maternidad sería liberticida. La pretensión transhumanista es además extremadamente elitista: este pretendido progreso estaría reservado a las sociedades opulentas. Los pobres se quedarían atrás.

¿Por qué cree que está amenazada la maternidad?

En nombre de la igualdad de género habría que liberar a las mujeres de la maternidad corporal, considerada una alienación. La gestación subrogada es el primer ataque que reparte la maternidad entre dos, o tres, mujeres: progenitora, gestante y educadora. En una etapa anterior el útero artificial hará, por fin, desaparecer la distinción entre los sexos (…).

(Pero) Contrariamente a lo que dicen los promotores de la gestación subrogada, es una insensatez organizar una separación precoz, por la única satisfacción de los deseos de los adultos, de un niño y aquella que lo portó durante nueve meses.

Pueden producirse dramas, muertes accidentales. Lo terrible para las madres portadoras, es que la ruptura es programada”.

Ante ese ataque, Derville reivindica el papel de la familia como ecosistema natural.

“La familia representa el ecosistema de base” explica. “Cuando nace un hombre, no desembarca en la naturaleza, sino en primer lugar en una cultura, que llamamos maternal, y que comienza por una cultura de cuidados y amor. 

Este ecosistema familiar está en el origen de toda sociedad. El pueblo es una familia de familias; la comarca en el sentido de territorio de proximidad es una familia de familias…

Nuestra nación tiene el honor de poner la bella palabra “fraternidad” en su divisa. Esta palabra manifiesta como el lazo familiar es la referencia primera de toda vida en sociedad. No niego que también puede ser un lugar de sufrimiento.

Pese al debilitamiento que ha sufrido, la familia resiste:

  • El 70% de los  menores franceses vive todavía con sus dos padres.
  • El 80% de los franceses considera que un niño necesita, para su correcto desarrollo, vivir con su padre y con su madre.

No es justo que los políticos erijan ciertos tipos de configuración familiar, surgidas siempre de una ruptura o un duelo dolorosos, como equivalentes.  La separación de los padres sigue siendo una fuente de sufrimiento para todos los niños.

Como Lionel Jospin, es necesario recordar que la humanidad está hecha de hombres y mujeres”.

Pero ese binomio básico y natural (la distinción hombre-mujer) está seriamente amenazado.

“Esta pequeña paridad fundamental es lo que hay que defender. En Gran Bretaña, ya es legal concebir artificialmente a un niño por tres progenitores: el niño de un hombre y dos mujeres, de las que una “dona” su ADN mitocondrial. 

Se rompe así un referente antropológico -estructurante. La paridad hombre-mujer que los deconstructores quieren abolir debe ser protegida en la concepción.

La compulsión libertaria ha generado muchos sufrimientos familiares, especialmente ridiculizando la fidelidad sexual. Que sin embargo sigue siedo un valor precioso para la mayoría de los franceses”.

Consecuencia de mayo del 68: los deconstructores no dugan en abogar por que salten los últimos tabús sexuales” desde el incesto a la zoofilia

Mayo del 68 consagró la precariedad afectiva, sobre todo a costa de las mujeres y los niños, haciendo creer que  fórmulas adolescentes como “disfrutar sin freno” o “está prohibido prohibir” liberaban.

(…)

En “El tiempo del Hombre” muestro hasta donde llega la lógica de los deconstructores que no dudan en abogar por que salten los “últimos tabús sexuales” desde el incesto a la zoofilia. En el fondo, es la abolición de todos los referentes, se trata de arrancar todas las raíces y la liquefacción de la sociedad, de la que habría que levantar acta.

(…)

¿Es una fantasía loca el proyecto del hombre aumentado? 

El proyecto transhumanista busca crear un superhombre, un hombre superior, fusión de carne y máquina.

El hombre aumentado, el trans-humano, el hombre modificado genéticamente, no es más que la actualización del mito de Ícaro, cuyo objetivo está programado: un aterrizaje forzoso mortal. La única diferencia es que nos concierne a todos.

El proyecto transhumanista, con el objetivo de crear un súper-hombre, está vinculado a la progresión de la bioquímica molecular, informática y la neurociencia. 

En el corazón de esta fantasía reside el rechazo de toda transcendencia, el enclaustramiento  de la razón en el  racionalismo. Es un nuevo oscurantismo. Para afirmar esta fantasía, se abre la caja de Pandora del cienticismo que se ejerce contra el hombre, especialmente a través de la experimentación con embriones concebidos in vitro, que está vivo pero es tratado como una cosa. 

Las veleidades transhumanistas son reforzadas por un dogma materialista que canalizan las grandes firmas internacionales de Internet, que las financian con millones de dólares.

(…)

Es necesario que el político se enfrente al desafío transhumanista como la es apuesta vital del milenio. Este desafío biopolítico es más importante y crucial que el cambio climático. De él depende el futuro  de la humanidad. Que la ética regule la ciencia es un imperativo vital”

“La política carece de sentido si no está hecha “a la medida del hombre”

Derville concluye la entrevista criticando el despotismo de los políticos cuando desprecian la verdad objetiva sobre el hombre.

En este sentido apela al escritor y ex presidente checo Vaclav Havel y su fórmula “la vida en la verdad” que cita en El tiempo del hombre

“El poder político -argumenta- es vano si está fundado sobre diferencias artificiales, las guerras de egos, las apuestas efímeras y los slogans simplistas sin referirse a una verdad objetiva sobre el hombre.

(…)

La respuesta por lo tanto no debe venir de la política sino de la cultura, de la sociedad.

“La ecología humana es  “metapolítica”, ya que la política carece de sentido si no está hecha “a la medida del hombre” para ayudar a cada uno a tomar su sitio justo en la sociedad.

(…) Es necesario “hacerse  humano”. Lo que gangrena la vida política actual es el relativismo y el desprecio de la verdad. A la postre, el cambio cultural actuará antes que el cambio político”.

Fuente: Actuall. Leer artículo original en: "Los hombres-máquina: la revolución totalitaria que se cierne sobre Occidente"

Derville: "El poder político es vano si está fundado sobre diferencias artificiales"
Comentarios