Jueves. 23.11.2017 |
Instituto de Estrategia S.L.P.

"POR CATALUÑA Y UNA ESPAÑA GRANDE"

1917: el manifiesto federalista de Enric Prat de la Riba

Desarrolló teóricamente el catalanismo en numerosos libros y publicaciones, y formó parte activa de diversos movimientos catalanistas

1917: el manifiesto federalista de Enric Prat de la Riba

Político y abogado español. Nacido en Castellterçol (Barcelona) el 29 de noviembre de 1870 y muerto en la misma ciudad el 1 de agosto de 1917. Fue presidente de la Diputación de Barcelona entre 1907 y 1917, y de la Mancomunitat de Catalunya (de la que fue el principal promotor) entre 1914 y 1917.

Estudios e interés por el catalanismo

Pertenecía a una familia de la burguesía rural. Estudió primaria en su pueblo natal, el bachillerato en Barcelona (1881), y la carrera de Derecho en la Universidad de Barcelona: se licenció en 1893 y en 1894 presentó en la Universidad Central de Madrid su tesis La ley jurídica de la industria, en la que defendía que la industria debía ser el aparato productor de la nación. En estos años, durante el tiempo de vacaciones, que pasaba en Castellterçol, se interesó por la literatura catalana medieval y del s. XIX.

La pertenencia al Centre Escolar Catalanista y a Unió Catalanista: la difusión teórica del catalanismo

En 1887 había ingresado en el Centre Escolar Catalanista ("Centro Escolar Catalanista"), entonces presidido por Verdaguer y Callís; Prat de la Riba, desde su ingreso ocupó un papel muy activo, fue presidente de la institución entre 1890 y 1891. De entonces data su discurso La nació com a subjecte de Dret natural ("La nación como sujeto de Derecho natural"), su dedicación a estudiar la historia, las instituciones y el derecho catalanes, y su aceptación de un positivismo matizado por ideas cristianas.

Participó además en la fundación de la Unió Catalanista ("Unión Catalanista"), de la que pasó a ser secretario en 1891, y también en la redacción de las Bases de Manresa (1892). Desde ese cargo propuso la restauración de una representación catalana en las Cortes. En 1893, finalizada ya su carrera, escribió Compendi de la doctrina catalanista ("Compendio de la doctrina catalanista", en colaboración con Pere Muntanyola, que recibió un premio del Centre Català de Sabadell): en esta obra aparecía ya el concepto de "nacionalidad catalana", que trataba de ir más allá de una simple consideración cultural del catalanismo. Desarrolló esta idea en publicaciones como Revista de CatalunyaLa Renaixença y Revista Jurídica de Cataluña (cuya sección "Misceláneas jurídicas" dirigió de 1895 a 1899) y en una nueva obra, Compendi de la història de Catalunya ("Compendio de la historia de Cataluña", premiado en los Jocs Florals, "Juegos Florales", de 1898).

En 1896, en polémica con Leopoldo Alas "Clarín", defendió la consideración del catalán como lengua y no como dialecto. El mismo año fue nombrado secretario del Ateneo Barcelonés, que presidía Valentín Almirall, dedicándose a integrar a los jóvenes catalanistas (escribió otra obra más, El fet de la nacionalitat catalana, "El hecho de la nacionalidad catalana", 1897), y a promover agitaciones (de entonces son Misatge a S.M. Jordi I, el rei dels Helens, "Mensaje a S.M. Jorge I, rey de los Helenos", con motivo de la liberación de Creta de manos de los turcos en 1897, y La question catalane, "La cuestión catalana", 1898).

La Lliga Regionalista de Catalunya, la Diputación de Barcelona y la Mancomunitat de Catalunya: la acción política

Prat de la Riba, cada vez más dispuesto a la acción política, y descontento con la insuficiencia del catalanismo existente, ingresó en el Centre Nacional Català ("Centro Nacional Catalán") en 1899, y convirtió La Veu de Catalunya ("La Voz de Cataluña") en diario. En 1901 creó la Lliga Regionalista de Catalunya ("Liga Regionalista de Cataluña"), que lideró él mismo. En 1902 fue arrestado unos días por haber reproducido en su periódico un artículo de un diario de Perpiñán, que criticaba la situación de los campesinos del sur de Francia.

Con la salud dañada por su estancia en prisión, tuvo que permanecer hasta 1904 en el sanatorio de Durtol (Auvernia, Francia), pero luego volvió a la política, y en 1905 fue elegido diputado provincial, promoviendo la idea de crear algún organismo supraprovincial; también redactó el informe que Rusiñol y Albó presentaron al Senado con ocasión de los sucesos de noviembre de 1905 en Barcelona, en que fue destruida la redacción de La Veu de Catalunya y la de otra publicación tras caricaturizar al ejército. Participó, por tanto en la creación de Solidaritat catalana ("Solidaridad catalana"), respuesta a la falta de reacción del Gobierno. Tras publicar en 1906 La nacionalitat catalana ("La nacionalidad catalana", su más importante obra, un pequeño libro considerado el principal tratado teórico sobre el catalanismo) vio la luz en el mismo año Corts catalanes ("Cortes catalanas").

Fue nombrado presidente de la Diputación de Barcelona en 1907 (reelegido cuatro veces más, en 1909, 1911, 1913 y 1917) y, para fomentar la cultura catalana, creó el Institut d'Estudis Catalans ("Instituto de Estudios Catalanes", que fijó las actuales reglas lingüísticas del catalán entre 1912 y 1913), la Biblioteca de Catalunya, y la Comissió d'Educació Nacional ("Comisión de Educación Nacional"). Otras de sus numerosas aportaciones fueron: la creación de diferentes escuelas, como la Escola d'Administració ("Escuela de Administración"), Escola IndustrialEscola de Mestres ("Escuela de Maestros"), Escola de Bibliotecàries ("Escuela de Bibliotecarios") y Escola d'Art Dramàtic ("Escuela de Arte Dramático"); la Casa de Maternitat ("Casa de Maternidad") y el Museu Social ("Museo Social"); caminos, ferrocarriles, teléfonía y telegrafía.

Al no lograr evitar en 1908 la disgregación de Solidaritat catalana comenzó los trabajos de creación de otro organismo que agrupase todas las provincias y fuerzas catalanas, pero la crisis de la Semana Trágica de 1909 los detuvo. En abril de 1910 recibió un homenaje de distintas tendencias catalanistas, con la participación del poeta Joan Maragall. Centrado de nuevo en los trabajos por una institución catalana única (respetando las provincias existentes), en diciembre de 1911 presentó al gobierno de Canalejas un informe de petición aprobado por las diputaciones catalanas; las Cortes lo aceptaron, pero Canalejas fue asesinado antes de que lo hiciese el Senado, de modo que hubo que esperar al nombramiento del siguiente presidente del Consejo de Ministros, el conde de Romanones. Finalmente, en diciembre de 1913 fue instituida la Mancomunitat de Catalunya ("Mancomunidad de Cataluña"), de la que fue presidente Prat de la Riba desde entonces hasta su muerte, acaecida poco después de su reelección en 1917. En 1916 publicó el manifiesto Per Catalunya i l'Espanya gran, ("Por Cataluña y una gran España") con una propuesta de federalismo para España, que reiteró en otro más en 1917.

Fuente: mcnbiografías. Leer artículo original aquí: "Prat de la Riba i Sarrà, Enrique (1870-1917)".

1917: el manifiesto federalista de Enric Prat de la Riba
Comentarios