Martes. 21.11.2017 |
Instituto de Estrategia S.L.P.

El 'gran juego' de Oriente Próximo: Turquía se une a Irán y Catar

Recep Tayyip Erdoğan, presidente de Turquía.
Recep Tayyip Erdoğan, presidente de Turquía.

El Parlamento turco ha aprobado una serie de leyes que permiten al Gobierno ampliar el contingente militar desplegado en Catar, además de encargarse de la formación de los gendarmes del emirato.

El 'gran juego' de Oriente Próximo: Turquía se une a Irán y Catar

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ya condenó el bloqueo a Catar por parte de varios países árabes y se reunió con el ministro de Asuntos Exteriores de Irán, ya que Doha está siendo 'castigada' por el supuesto acercamiento con Teherán.

Hermanos musulmanes

Las relaciones bilaterales entre Turquía y Catar son de las más fuertes en Oriente Próximo. Según la versión oficial de Ankara, el líder catarí, Tamim bin Hamad Thani, llamó a Erdogan después del intento de golpe de Estado en Turquía de julio del 2016.

Asimismo, ambos países proporcionan ayuda a las mismas agrupaciones islamistas en Siria, Libia, Palestina y Egipto. Entre ellas están el movimiento Hamás y la organización Hermanos Musulmanes —proscrita en Rusia y otros países—, destaca el autor.

Después de que Arabia Saudí retirara por primera vez a su embajador de Catar en 2014, el país otomano abrió su base militar en el emirato. Desde entonces, según varias estimaciones, han sido desplegados en tierras cataríes entre 80 y 150 soldados otomanos. Las nuevas leyes aprobadas por el Parlamento permiten aumentar el contingente militar a varios miles de personas.

Según el autor, esta decisión tiene un sentido militar directo, dado que Arabia Saudí lleva a cabo maniobras en la frontera con Catar. Las nuevas leyes también prevén ejercicios conjuntos de las tropas turcas y cataríes.

Unos días antes de la aprobación de las leyes, el asesor del presidente en asuntos internacionales, Ilnur Cevik, afirmó que, tanto Catar como Arabia Saudí, son para Turquía sus "amigos y hermanos suníes". Ankara, junto con Kuwait, se consideraba como mediador y parte neutral en el conflicto, pero inesperadamente decidió ponerse del lado de Doha.

¿Amistad con Irán?

La mejora en las relaciones entre Turquía e Irán, que coincidió con la crisis en el golfo Pérsico, puede tener una base económica, prosigue el columnista de Sputnik Ígor Gashkov. A pesar de la disparidad en las posturas políticas, el volumen de comercio entre los países está creciendo de manera constante.

Además, poco antes de las elecciones presidenciales del 2016 en EEUU, los tres países expresaron su disposición a resolver los problemas en Oriente Próximo sin la participación de Washington y la Unión Europea, agrega Gashkov.

El acercamiento entre Irán y Turquía permitió a Erdogan construir un muro en la frontera con las regiones iraníes pobladas por kurdos con el visto bueno de Teherán. Al mismo tiempo, la cuestión kurda está sobre el tapete en las relaciones entre Ankara y Washington.

Así, el pasado mayo, el líder otomano indicó que no se conformará con la ayuda estadounidense a las agrupaciones, supuestamente vinculadas con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), prohibida en Turquía.

El eje emergente —Teherán-Ankara-Doha— pone en tela de juicio el orden establecido en Oriente Próximo, de manera que es difícil decir si será sostenible, afirma Gashkov.

El presidente estadounidense, Donald Trump, calificó las medidas restrictivas en torno a Catar como el "principio del fin de la financiación del terrorismo".

Dura elección

Los países europeos, incluida Rusia, se enfrentan a una elección muy difícil en relación con la situación en Oriente Próximo. Por ejemplo, las inversiones tanto en Arabia Saudí, como en Catar son de gran importancia para Francia. En consecuencia, París lleva décadas proporcionando protección política a ambas naciones.

Por el momento, las relaciones de Rusia con Riad y Doha están ensombrecidas por la crisis en Siria. Sin embargo, durante la guerra en Chechenia, los ciudadanos de ambos países proporcionaron apoyo a los separatistas. Así, uno de sus líderes, Zelimján Yandarbíev, fue eliminado en el territorio de Catar.

Por otra parte, el ministro de Defensa saudí, el príncipe Mohamed bin Salmán, arribó a Moscú en visita oficial. Antes de su visita, la presidenta del Senado ruso, Valentina Matvienko, acudió a Riad para discutir una serie de proyectos de inversión.

No obstante, Doha también invierte activamente en la economía rusa, sobre todo en el sector petrolero.

Fuente: Sputnik News. Leer artículo original aquí: "El 'gran juego' de Oriente Próximo: Turquía se une a Irán y Catar".

El 'gran juego' de Oriente Próximo: Turquía se une a Irán y Catar
Comentarios