Lunes. 20.11.2017 |
Instituto de Estrategia S.L.P.

BRASIL ES EL QUINTO PAÍS QUE MÁS ARMAS VENDE DEL MUNDO

Los funcionarios de Brasil reciben clases para afrontar la violencia armada en su día a día

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) brinda apoyo a los municipios brasileños para la implementación de la metodología "Acceso Más Seguro a los Servicios Esenciales" (AMS) con el objetivo de ayudar a los trabajadores de la salud, la educación y la asistencia social, entre otros, a mitigar los riesgos inherentes a la violencia. Los profesionales aprenden a adoptar medidas de autoprotección y desarrollan protocolos de seguridad para situaciones de emergencia.

Los funcionarios de Brasil reciben clases para afrontar la violencia armada en su día a día

En respuesta a una solicitud de las autoridades municipales brasileñas, la delegación regional del CICR para Argentina, Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay brinda apoyo a los servicios públicos de siete municipios (cinco ciudades del estado de Río de Janeiro, así como también Porto Alegre y Florianópolis). "Colaboramos con los servicios públicos en el desarrollo de procedimientos que ayuden a reducir y prevenir los impactos de la violencia en el día a día de los trabajadores – profesores, asistentes sociales, agentes comunitarios de salud, entre otros – que, en consecuencia, afectan también la cotidianeidad de la comunidad", afirma el jefe de la delegación regional del CICR, Lorenzo Caraffi.

Las medidas por adoptar dependen de la realidad local. "Es preciso identificar en cada comunidad, de acuerdo con sus características, los riesgos a los que están expuestos sus habitantes y trabajadores y después definir qué hacer para reducir esas vulnerabilidades", explica la responsable del programa Violencia Urbana del CICR, Ana Cristina Monteiro.

Diagnóstico sobre la exposición a la violencia

Uno de los primeros pasos de la metodología de AMS es la formación de formadores ofrecida por el CICR. Los participantes de esta actividad definen la vulnerabilidad de los llamados equipamientos (es decir, las escuelas, los hospitales, entre otros) a partir del análisis del grado de exposición a la violencia armada.

A partir de este diagnóstico, elaborado por los propios participantes con la orientación de la metodología presentada por el CICR, el paso siguiente consiste en formular un plan de acción para reducir lo más posible los riesgos de la violencia. Esto es realizado por los agentes multiplicadores, que ya recibieron la formación con los integrantes de cada comunidad escolar, centro de salud y demás servicios.

"Esperamos que los agentes multiplicadores logren impartir la formación en todas las escuelas ubicadas en áreas vulnerables del municipio y que así se pueda proteger mejor a los profesionales de la enseñanza, a los alumnos y a la comunidad escolar", afirma Ana Cristina. Como ejemplo, destaca el caso de las actividades en colaboración con la Secretaría de Educación que comienza en julio con el municipio de Río de Janeiro.

Mantener la calma

El CICR cree que el conocimiento previo acerca de determinadas conductas en una situación de emergencia contribuye a que las personas mantengan la calma y estén preparadas para actuar. De esta manera, disminuyen la posibilidad de transformarse en víctimas de la violencia.

Cuando los participantes llevan los conocimientos adquiridos durante la formación y los aplican en sus respectivas actividades, pueden preparar las acciones necesarias en situaciones de violencia (una evacuación, por ejemplo) y sistematizar un protocolo de apertura y de cierre de sus unidades de salud, escuelas, entre otros.

También es posible enumerar no solo las pérdidas en términos de aprendizaje, sino también el impacto económico de estas decisiones en las comunidades. Para los agentes multiplicadores, el curso es teórico, pero para los profesores, agentes comunitarios de salud y otros trabajadores de servicios públicos esenciales, los ejercicios de simulación son importantes y deben ser implementados.

Fuente: ICRC. Ver artículo original aquí: "Ciudades brasileñas adoptan medidas para reducir el impacto de la violencia en los servicios públicos".

Los funcionarios de Brasil reciben clases para afrontar la violencia armada en su día a día
Comentarios