Sábado. 21.09.2019 |
Instituto de Estrategia S.L.P.

El F-35 se convierte literalmente en una ruidosa pesadilla para la población

Puede que los novedosos cazas de la quinta generación sean invisibles para los radares, pero el extremo nivel de ruido que emiten genera unos serios problemas.

El F-35 se convierte literalmente en una ruidosa pesadilla para la población

Con la adquisición de 27 cazas de fabricación estadounidense, el Gobierno de Dinamarca se está enfrentando a un problema inesperado: el nivel extremo de ruido que emiten.

Los residentes en las áreas vecinas de la base aérea de Skrydstrup ya experimentaron problemas similares con los cazas F-16 que serán reemplazados por los F-35, pero con estos últimos el tema del ruido se ha exacerbado.

De hecho, según el Ministerio de Defensa citado por los medios locales, un total de 618 viviendas del país europeo quedarán afectadas por los vuelos de los novedosos cazas.

Previamente, los F-16 suponían una molestia para tan solo 41 viviendas: esto es 15 veces menos que en el caso de los F-35. Así, el nivel de ruido cerca de las 100 casas más afectadas llega hasta los 100 decibelios, lo cual equivale a un concierto de rock o a una autopista con tráfico intenso.

Por lo cual, el Gobierno de Dinamarca necesitará encontrar una solución para el problema de la contaminación acústica, puesto que los primeros F-35 llegarán a la base aérea en 2023.

En un intento por informar a la población local sobre los niveles de ruido que se pueden esperar, las autoridades de Dinamarca organizaron una exhibición con la ayuda de un F-35 de la Fuerza Aérea de Noruega y su propio F-16 que volaron por el mismo trayecto para comparar el nivel de ruido emitido.

El intenso ruido producido por el motor Pratt & Whitney del F-35 ya se ha ganado notoriedad. Ciertos medios estadounidenses narraron la experiencia del personal de tierra que trabaja cerca de estos cazas.

Algunos oficiales de la Fuerza Aérea de EEUU dijeron que en comparación con el caza F-15 Eagle, el F-35 genera el doble de ruido al despegar y cuatro veces más al aterrizar.

Esto llevó a la ciudad de Valparaiso, en Florida, a emprender acciones legales porque está al lado de una base aérea donde están emplazados los F-35. Por su parte, según el medio Defence News, la marina de EEUU se vio forzada a desarrollar unos nuevos medios de protección acústica para el personal que trabaja cerca de estos cazas.

Fuente: Sputnik

El F-35 se convierte literalmente en una ruidosa pesadilla para la población
Comentarios