Sábado. 25.11.2017 |
Instituto de Estrategia S.L.P.

Entrevista a Alejandro Cao de Benós: "En caso de una guerra con Estados Unidos, hablaríamos de una batalla termonuclear"

Entrevista a Alejandro Cao de Benós: "En caso de una guerra con Estados Unidos, hablaríamos de una batalla termonuclear"

¿Cuál ha sido el desarrollo económico coreano en comparación con la región? Se dice que el nivel del agricultor en su país es superior al de Vietnam, Laos o Tailandia.

La ventaja de la República Popular de Corea es que la tierra pertenece al pueblo. La gestiona el Estado, pero no existen pequeños propietarios sobre el terreno, ni tampoco grandes terratenientes que controlen los medios de producción. Eso hace que nuestro gobierno pueda localizar muy bien las diferentes zonas para el tipo de plantación que se necesite. De hecho, todos los ciudadanos, incluidos los ministros, colaboran en las tareas de recolección. Una sociedad de 25 millones de personas puede llegar a ser movilizada en los momentos que se les necesite para la ayudar en la producción agrícola. Eso no sucede en un sistema capitalista, como en Vietnam o en China, donde existe el sistema de propiedad en la gestión agrícola.

En esos países todo depende de que uno tenga una mayor o menor extensión de terreno y del tipo de maquinaria que pueda utilizar o que pueda adquirir. En este caso, en Corea es una gran ventaja porque nos permite maximizar. Aun así, a nivel agrícola, tenemos problemas porque apenas el 15% del territorio es cultivable y en invierno llegamos a alcanzar de 50 grados bajo cero. Eso nos dificulta mucho más todavía la producción agrícola y todavía somos deficitarios. Por ello, no podemos llegar a producir el 100%, lo que significaría la autosuficiencia alimentaria, sino que tenemos que gastar millones de dólares en importar grano de Rusia o de países del sudeste asiático.

¿Qué cree que pasaría si Corea del Norte olvidase su desarrollo militar y se centrara en potenciar otros aspectos del país?

Desde luego, el día que podamos mover el gasto militar, que está cerca del 15% del PIB, hacia otros aspectos del país, lógicamente, mejorará la situación de manera mucho más rápida. Pero no podemos olvidar que Corea no tiene precisamente una fuerza de defensa militar importante. Lo que acabaría pasando sería que Estados Unidos acabaría invadiendo el país como ha hecho público recientemente, y no serviría ni la recolección de grano, ni la educación, ni el sistema de salud pública. Así que primero tenemos que asegurar la supervivencia de la gente; tenemos que asegurar la vida de la gente. Una vez aseguremos la vida, con una Corea puede vivir tranquila y en paz, será entonces cuando podamos dedicar ese grueso de capital a otros propósitos.

Pero, de hecho, ya hemos logrado reducir mucho el gasto militar porque esa es la ventaja que tiene la bomba termonuclear. Disponer de esas bombas nos ahora el gasto que supone mantener un ejército de un millón de soldados. Basta la carta de la bomba H para asegurar que Estados Unidos no invada Corea y, a la vez, nos reduce mucho el gasto en tropas regulares.

Estados Unidos quiere provocar una guerra con Corea del Norte por tres motivos: la posición geoestratégica, los recursos naturales como el oro o los minerales raros y su sistema socialista-comunista

                               ¿Cuál es el interés de Estados Unidos en provocar una guerra con Corea del Norte, si el comunismo no parece ya en expansión? ¿Es simplemente militar para contentar al lobby industrial del Pentágono? o ¿Es por el control del mar de la China, que ésta comienza a disputar?

Hay diversos motivos. Yo lo resumiría en tres factores, de mayor a menor importancia.

El principal, la posición geoestratégica. Quien controla Corea, controla Asia-Pacífico. Durante la historia, Corea ha sido un pequeño país, de diferentes reinos en la época feudal que han estado siempre invadidos por grandes potencias como el imperio chino, el imperio mongol y el imperio japonés. La principal causa es que Corea es un lugar de paso. Corea es la gran salida de los grandes gigantes, tanto para la Federación Rusa como para la República Popular China, y por ese motivo fue tan importante en la Segunda Guerra Mundial. Más adelante lo ocupó Japón y también Estados Unidos, que se quedó con la parte sur de la península. Además, los gaseoductos que vienen desde Rusia tienen que pasar, quieran o no, por Corea del Norte.

Otro punto importante de la posición geoestratégica es el tráfico marítimo, que de hecho, Rusia está usando puertos norcoreano. Mientras sus puertos están congelados en invierno, nuestros puertos pueden ser usados durante ese periodo tan gélido.

También se debe destacar la línea férrea para trasladar las mercancías hacia Europa, que es muy importante para el control geoestratégico del océano pacífico. Y, justamente ahora, estamos viendo como las grandes potencias están batallando para hacerse con el control de la zona, sobre todo China y Estados Unidos.

Una guerra termonuclear supondría el fin del mundo

En segundo lugar, Estados Unidos quiere provocar una guerra con Corea por los recursos. Corea del Norte, aparte de tener unas de las reservas de oro más importantes de toda Asia, tiene también los depósitos más importantes de tierras raras. Estas tierras son metales muy estratégicos en la industria aeroespacial y en la industria de defensa. Su valor por onza supera al del propio oro, incluso al platino. Son metales muy extraños, pero muy necesarios para la tecnología. Estos depósitos tan importantes son de gran interés para el gobierno de los Estados Unidos, igual que lo fue el petróleo para justificar la invasión sobre otras naciones.

El tercero es que se trata de un país socialista-comunista. Obviamente uno de los pocos que queda en el mundo que mantienen ese tipo de sistema. A Estados Unidos le preocupa que nuevas naciones, o países en vía de desarrollo, puedan seguir un modelo similar al de Corea del Norte. Este país también forma parte del movimiento de países no alineados. Todo lo contrario a lo que quiere Estados Unidos, que pretende mantener a todo el mundo bajo su control y dominio. Podemos decir que Corea del Norte hace de “mal ejemplo” para los demás pueblos.

En el caso de un ataque estadounidense, ¿cuáles serían los aliados de Corea del Norte?

Corea del Norte depende por sí sola, no espera la ayuda de nadie. Si entramos en guerra estamos hablando de una guerra termonuclear. En una guerra termonuclear, a pesar de que Estados Unidos tiene más de 7.000 ojivas nucleares y es el único país que lo ha usado contra civiles, se utilizarían armas que no están pensadas para ser ejecutadas. Son armas utilizadas para defenderse de una posible invasión ya que usarlas supondría el fin del mundo. Un arma nuclear, o termonuclear en este caso, que supone 100 veces más que el potencial de Hiroshima o de Nagasaki, no afecta solo a los países que se enfrentan sino a toda la naturaleza, a todo el globo. Los animales y las plantas mueren, y, por lo tanto, el ser humano acaba falleciendo. Por ese motivo, durante la URSS no se produjo un enfrentamiento sino se mantuvo un equilibrio entre las dos grandes potencias nucleares. Es importante entender para qué sirven y cómo están diseñadas. No hay nunca vencedores en una guerra nuclear, todo el mundo es perdedor frente a esa guerra. Personalmente, pienso que nunca se va a llegar a ese punto porque afectaría al propio Estados Unidos, pero la cuestión está en que debe existir un respeto a todas las soberanías en el mundo.

Quien controla Corea, controla Asia-Pacífico

                               ¿Cree que hay posibilidad de un diálogo real entre Corea del Norte y Estados Unidos?

La hay aunque es complicado. Detrás de las pantallas de televisión existe lo que se llama el movimiento diplomático. Hay representantes diplomáticos en Nueva York o en Naciones Unidas y hay una representación permanente que es la que está en contacto con la Secretaría de Estado de los Estados Unidos. Ya hay acercamientos, y se está mirando la posibilidad de llegar a una negociación, aunque por el momento parece ser que los Estados Unidos no quieren entablar diálogo. Desde Estados Unidos todavía creen que la presión y las amenazas van a forzar a Corea del Norte a arrodillarse.

A pesar de ello, creo que va a ser cuestión de unos meses para que esta situación cambie.

¿La tecnología atómica norcoreana es deudora de la inmensa capacidad rusa en términos militares y, en concreto, balísticos y nucleares?

Sin duda, Corea del Norte adquiere su primera etapa de conocimiento militar de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas. El propio Iósif Stalin fue el que ayudó al presidente Kim Il-Sung y a Corea en su lucha por la independencia contra Japón y, posteriormente, contra los Estados Unidos durante la guerra de Corea. Siempre han existido muy buenas relaciones con la Unión Soviética, pero recordemos que eso se acaba a principios de los años 90. 

Es importante destacar que hace 27 años que Corea tiene que empezar a desarrollar su industria armamentística de una forma mucho más autóctona. Hasta los años 90 existe mucha colaboración con lo que actualmente es la Federación Rusa, lo que era la URSS, pero a partir de los 90 la industria militar norcoreana profundiza en su independencia y en no tener que permanecer siempre esperando importaciones del exterior. A nivel militar, hoy en día Corea del Norte es totalmente autosuficiente.

Ha dicho usted alguna vez que “bastan dos días en Corea del Norte para que un visitante pierda sus prejuicios contra el país y tenga ganas de volver". ¿Qué es lo que ve el visitante en dos días? ¿Cree que la percepción que se adquiere con una visita es fiel a la realidad del país?

Sin duda una persona que visita una semana o un mes cualquier país no sabe cómo es Corea del Norte o cualquier país del mundo. Uno tiene que vivir con la gente del país, tiene que dormir con las familias y tiene que estar bastantes años para conocer en profundidad una nación y lo que piensan sus ciudadanos. Una persona que esté dos días en Corea se va a dar cuenta que no es lo que le habían contado y esa es la primera experiencia o sorpresa que se llevan la mayoría de visitantes. Visitantes que, por otra parte, siendo turistas, no saben que se puede ir a Corea del Norte. La mayoría de personas creen que no es posible la entrada ni siquiera como turista cuando está totalmente abierto a todas las nacionalidades. Incluidos, a pesar de no tener relaciones, países como Israel o Estados Unidos.

Corea del Norte tiene que gastar millones de dólares en importar grano de Rusia o de países del sudeste asiático

Rompe mucho para un turista llegar y ver que no hay gente muriéndose en las calles. Puede ver que la gente es amable, hospitalaria y, por tanto, empiezan a derrumbarse todas las ideas que podían tener antes de venir. Eso no significa, como digo, que les permita conocer en profundidad a la sociedad norcoreana.

¿Puede un ciudadano norcoreano viajar libremente al exterior? ¿Quién cubre los costes?

Es posible. Cualquier norcoreano puede viajar al exterior pero, como dice, hay un problema con los costes. Nosotros tenemos una economía socialista que no depende de bancos internacionales y, por ello, no es convertible la moneda. Eso significa que en el momento en el que sales de la frontera no tienes dinero. No tienes dinero ni siquiera para coger un avión. Por lo tanto, siempre es la parte extranjera la que cubre esos gastos. Como, por ejemplo, se ha invitado a España a artistas de circo a participar en festivales o a estudiantes de arquitectura. Todas estas personas, desde jóvenes a adultos, han sido invitados por diversas organizaciones, en esta situación españolas, que han cubierto los gastos. En ese caso, no hay ningún problema y se produce de forma regular.

Captura de pantalla 2017-09-26 a las 10.40.31¿Podría explicar la realidad política que se vive en el país? ¿Es posible crear un partido capitalista?

En Corea del Norte tenemos tres partidos: el Partido del Trabajo de Corea, el Partido Social Demócrata y, por último, el Partido Chondoísta Chong-u, que es un partido de carácter religioso o filosófico. El chondoismo es una religión que se origina en Corea alrededor del 1800. Aparte, también, tenemos diputados de partidos independientes. Todos estos diputados, tanto los partidos como los independientes, son electos cada 5 años por votación universal a partir de la mayoría de edad, que en Corea del Norte son los 17 años. A partir de los 17 años cualquier ciudadano puede votar y presentarse para la Asamblea Nacional Suprema. Las personas que consigan más firmas serán las primeras en las listas, que son apoyadas o rechazadas por el pueblo. De ahí surgen esos 687 diputados que son los que integrarán esa Asamblea donde se decidirá desde el fiscal general del Estado hasta nuestro líder actual.

En cuanto a la creación de un partido socialista, de entrada no es posible porque es un país socialista. A pesar de ello, dentro de los partidos existentes o de las personas independientes de la Asamblea General Suprema se podría proponer la creación de ese partido o, incluso, votar a favor de un sistema capitalista como lo hizo la URSS bajo el mandato del famoso Gorbachev. Durante el mandato del Secretaria General del Partido Comunista de la Unión Soviética, Mikhail Gorbachev, se fundó o se refundó la URSS a hoy. Y, de hecho, Rusia se empezó a dividir entre las 6 repúblicas soviéticas y se pasó al capitalismo. Lo mismo que ha hecho China básicamente, que aunque mantiene un partido único comunista su sistema económico es capitalista, como le ocurre también a Vietnam.

¿Considera que el Capitalismo tiene aspectos positivos?

Sin duda, el capitalismo tiene aspectos positivos con respecto a la creatividad, a la productividad y a la capacidad de inventiva. La ventaja del capitalismo es que como uno debe luchar para sobrevivir en una jungla, en una competencia continua, en un lugar donde o alzas la cabeza o te machacan, la gente debe desarrollar su capacidad, su inteligencia y su imaginación para crear nuevas empresas.

La empresa, en el caso del capitalismo, es el vehículo que permite sacar adelante proyectos ya que de otra forma solo queda trabajar por cuenta ajena para poder pagar la hipoteca o el alquiler. El tener que sacar adelante una empresa bajo una idea o bajo unos proyectos provoca que la economía sea muy diversificada y que surjan nuevas ideas. Esto es lo que considero lo más importante del capitalismo.

El socialismo, al tener la vivienda gratuita, al tener trabajo asegurado porque no existe el desempleo, la sanidad asegurada o la universidad pagada por el Estado; en definitiva, no tenerse que preocupar de toda la vida mínima que toda persona humana necesita, provoca una tendencia a la complacencia y a ignorar muchas responsabilidades. Por lo tanto, como uno siempre va a tener salario y no va a perder el trabajo, puede traducirse en una pérdida de productividad en ocasiones. Es decir, como tienen garantizada una casa creen no le ha costado nada al Estado pero realmente sí que tiene un coste en los soldados, que acaban construyendo la vivienda a los ciudadanos. Este es el aspecto que el capitalismo tiende a favorecer y que es necesario en el socialismo. Esa creatividad y esas ganas de desarrollar nuevos proyectos de forma continua.El problema es que en el capitalismo existen unas ideas o unos proyectos que muchas veces no se pueden llevar a cabo porque no existe el capital. El capitalismo muestra cómo cuando una empresa es pequeña suele ser honesta pero cuando crece y se convierte en mediana o gran empresa, para luchar contra otros gigantes, acaba destruyendo el propio tejido de pequeñas y medianas empresas. En consecuencia, empresas y familias que existían desde 1800 y que sobrevivieron incluso a la Guerra Civil, están cerrando ahora porque no pueden competir contra otros gigantes como Amazon o Carrefour.

Corea del Norte tiene unas de las reservas de oro más importantes de toda Asia

¿Existe la posibilidad de que haya buenas relaciones entre un país comunista y uno capitalista?

Para empezar, llamamos a Corea del Norte “comunista” porque normalmente el término “socialista” se usa en el capitalismo para definir a aquellos partidos progresistas. Como en España el PSOE es el Partido Socialista Obrero Español creemos que ese es el socialismo pero los términos “Socialista Obrero” en el caso del PSOE hay mucha gente que los pone en duda. Dicho esto, diríamos que Corea del Norte es socialista. Eso es debido a que no ha llegado a su estadio final de perfección como sistema. A pesar de ello, es un sistema socialista en el que se cree en la igualdad y en que el pueblo es dueño de los medios de producción. Esa nuestra base, a la que llamamos comunismo o socialismo.

Las relaciones de un país socialista o comunista con otro capitalista pueden ser totalmente normales. Al igual que una persona puede quedar con otra que tiene otras ideas, y eso no implica que no puedan irse a tomar un café o que no puedan hacer un proyecto juntos para que ambos salgan beneficiados.

En el caso de Corea, se beneficiaría para importar todo aquello que no produce y que necesita el pueblo, y la empresa o el país capitalista se beneficiaría para sus infraestructuras o para sus propias empresas. En comercio internacional esto se llama “business is business”. La ideología queda aparte. Hay una oferta y hay una demanda. Si hay dos interesados, se puede llegar a un trato independientemente de la ideología que tengan.

En los medios occidentales solo escuchamos noticias negativas sobre Corea del Norte, ¿podría decirnos las últimas noticias positivas del país?

Las últimas noticias positivas son sobre todo a nivel de fertilizantes. Corea antes tenía que importar millones de dólares en fertilizantes necesarios para la alimentación de la gente. Ahora ya los produce por sí misma.

En segundo lugar, Corea del Norte ha conseguido la bomba H, que tanto miedo provoca en la gente, pero que nunca da miedo cuando la usan los imperios como Inglaterra o Estados Unidos. Es una noticia positiva, no negativa, porque nos asegura que no morirán los niños coreanos como han muerto, y mueren, los niños en Afganistán, Libia o Iraq todos los días bajo drones americanos controlados desde una cabina en Washington.

Para nosotros son noticias muy positivas, avances científicos y tecnológicos, sobre todo en materia de energías renovables estamos avanzando muchísimo. Ya tenemos una producción muy grande de paneles fotovoltaicos y de aerogeneradores. Lo cual significa que en el ámbito energético también somos mucho más independientes y hay menos problemas a la hora de abastecer a la población.

Así que, hay muchos progresos de forma semanal, que aparecen en la prensa coreana pero no se les da la importancia porque, obviamente, el tema militar o nuclear eclipsa siempre al resto.

¿Qué opina del conocimiento y de la opinión que se expresa en España sobre Corea del Norte? ¿Es muy dependiente de los ‘mainstream media’ occidentales? ¿Hay algo propiamente español en la percepción?

Sin duda es muy dependiente sobre todo de los Estados Unidos. El problema es que la información tiene unos dueños y que la población en general no es dueña de su destino. La población en España o en otros países se nutre de los medios que tiene a su alcance, sobre todo, los medios mayoritarios que son los que tienen más poder como por ejemplo El País, La Vanguardia o El Mundo, etc. Estos medios acumulan muchísimo poder y en ningún caso son imparciales. No existe medio de comunicación en este mundo que sea imparcial, ni tampoco periodista. Siempre existe una ideología propia, un consejo de redacción y, sobre todo, unos accionistas.

Son esos accionistas y esas empresas las que pagan a los diarios y al final a los periodistas. Así que aunque un periodista sepa que lo que está reportando no  es correcto, o es simplemente mentira, es una orden superior y él, aunque sepa que no es acertado, tiene que alimentar a su familia. Siempre va a obedecer. Van a publicar, como en mi caso, centenares de noticias que son falsas. Puedo detallarlas en concreto en mi propia vida y en mi propia posición de delegado de Corea. Recuerdo una noticia a toda página de cuando David Jiménez era director de El Mundo que se llamaba ‘El farsante de Pyonyang’. En esa noticia decía que yo no era delegado de Corea y que todo era una farsa. Se dedicó a desprestigiarme y a insultarme aprovechando el poder que tenía, en este caso, trabajando para ‘El Mundo’. Pues bien, ayer mismo me llamó ‘El Mundo’ de nuevo pidiéndome disculpas y, después de dos directores, me están solicitando entrevistas para hacer una contraportada.

Eso es un pequeño caso que demuestra hasta dónde llega la mentira y la manipulación de determinados medios ante la población. ¿Qué van a decir entonces de Corea, no? Un país tan desconocido y tan alejado. Pues la mayoría de medios publican tonterías pero, por desgracia, es lo que hay. No todo el mundo conoce internet o tiene suficiente conocimiento para buscar fuentes de información alternativas. A diferencia de la gente mayor, la juventud tiene acceso a otros medios que le permiten encontrar información que les explique mejor el otro lado y no se queden con la información de siempre, que es obra de Estados Unidos.

¿Qué le parece la decisión de España de expulsar al embajador norcoreano del país?

Me parece una vergüenza, tanto para el ministerio de Asuntos Exteriores como para el gobierno actual de Rajoy, que está mostrando a todo el mundo que es un títere de las órdenes de Donald Trump. Lo único que quiere es agradar a los Estados Unidos, porque entre España y Corea no existe ninguna razón objetiva para llevar a cabo una expulsión tan insultante. Declarar a un embajador persona non grata, sin tener realmente un problema bilateral, no deja de ser un insulto hacia la nación con la que tienes relaciones. Solo Perú, México y Kuwait han expulsado al embajador de Corea del Norte. Es decir, solo tres de los 160 países con los que tenemos relaciones expresa ese nivel de servilismo. Con esto podemos darnos cuenta de hasta qué punto España no tiene control sobre su economía o sobre su ejército. España una simple marioneta de poderes extranjeros, como es el caso de Estados Unidos.

En cuanto al futuro, veremos lo que sucede ahora, porque este embajador puede ser reemplazado, o bien, decidir cerrar nuestro ministerio de Asuntos Exteriores visto el trato que estamos recibiendo.

Donald Trump habló recientemente de la “destrucción total de Corea del Norte”. ¿Esto puede hacer crecer la tensión entre ambos países?

Las tensiones no pueden subir más de tono. La tensión ha llegado al máximo. Los Estados Unidos están realizando maniobras militares con bombarderos nucleares, submarinos y portaaviones en nuestras fronteras casi de forma semanal. Todo esto para intentar intimidarnos. ¿Qué más pueden llegar a presionar si Corea del Norte es el país más sancionado del mundo? Nos quieren asfixiar para que nos veamos obligados a obedecer todas las órdenes de Estados Unidos. Ya no les quedan recursos, van a la desesperada. Creen que de nuevo, lo que ellos llaman “invasión preventiva”, el “te invado y te mato a toda tu familia antes de que puedas levantar la cabeza” es lo único que les queda y no les va a funcionar.

La República Democrática Popular de Corea va a responder todavía con más pruebas nucleares y con más lanzamiento de misiles intercontinentales hasta que se dé cuenta Estados Unidos, de que la presión, de que amenaza de invasión y de que la destrucción de Corea no da miedo a ningún norcoreano. Todo lo contrario. El pueblo norcoreano está listo para la defensa y para la lucha por su país, por su familia y por su tierra. Como hizo Vietnam en su momento u otros países a los que Estados Unidos ha invadido. Al final deberá darse cuenta de la realidad, que eso no funciona y sentarse a negociar. Esperemos que se firme el tratado de paz que ponga fin a la Guerra de Corea, el cual estuvimos a punto de firmar con Clinton. Esperemos que aprendan de él para poder llegar al Tratado de paz definitivo.

Entrevista a Alejandro Cao de Benós: "En caso de una guerra con Estados Unidos, hablaríamos de una batalla termonuclear"
Comentarios