Jueves. 23.11.2017 |
Instituto de Estrategia S.L.P.

Tres claves indispensables para el futuro del conflicto de Corea del Norte

Tres claves indispensables para el futuro del conflicto de Corea del Norte

Engaño 1: Todo el mundo sabe que no hay opciones militares reales para que Estados Unidos combata a Corea del Norte y que eso no resulte un desastre. 

La perspectiva de que un "ataque quirúrgico" podría eliminar las capacidades nucleares de Pyongyang son una ficción. Ya es impracticable cuando se considera contra un país como Irán, nadie cree que un ataque limitado podría eliminar la capacidad de Corea del Norte para atacar de nuevo. Estarían en riesgo casi 3.000 soldados estadounidenses en Corea, además de 25 millones de personas en el área metropolitana de Seúl, por no hablar de muchas más vidas en el resto de Corea del Sur y tal vez en Japón.

Por lo tanto, cualquier intento de ataque preventivo por parte de Estados Unidos tendría que ser masivo al comienzo, imponiendo un coste horrible a los norcoreanos. Pero aún corren el riesgo de que algo menos que un éxito total signifique una devastadora represalia. Eso ni siquiera tiene en cuenta las posibles acciones de otros países, en particular la respuesta de China a un ataque estadounidense contra su detestable estado sodomita.

Engaño 2: Corea del Norte debe ser desnuclearizada.

Tanto si gusta como si no,  Corea del Norte es un estado con armas nucleares fuera del Tratado de No Proliferación Nuclear y lo seguirá siendo. Kim Jong-un aprendió las lecciones de Saddan Hussein y Muammar Gaddafi. Debido a que quien tiene armas de destrucción masiva, especialmente armas nucleares, consigue mantenerse vivo y en el poder. Si los abandona, puede esperar bailar el baile de Tyburn o ser sodomizado con una bayoneta, y luego disparar. Eso no es una elección difícil.

Engaño 3: Si los EE.UU. presionan a China lo suficientemente fuerte, Beijing resolverá el problema por ellos.

No hay ninguna combinación de sanciones, amenazas o presiones estadounidenses que hagan que Pekín adopte medidas que son fundamentalmente contrarias a los intereses vitales de seguridad nacional de China. (Aquí, la "seguridad nacional" de China significa exactamente esto, no la manera en que los políticos estadounidenses abusan rutinariamente del término para significar algo que no quieren aunque no tenga nada que ver con la seguridad estadounidense y mucho menos con la supervivencia de Estados Unidos). China podría tratar de diseñar un golpe interno para derrocar a Kim en favor de una administración títere, mantener el actual régimen odioso es una opción para Beijing si no quieren hacer frente a la perspectiva de tener en su frontera una península coreana reunificada bajo un gobierno aliado con Washington.

Tres claves indispensables para el futuro del conflicto de Corea del Norte
Comentarios