Martes. 17.09.2019 |
Instituto de Estrategia S.L.P.

La subcomisionada de la ONU para DDHH solicita una "acción urgente" para los rohinyás

Kate Gilmore, subcomisionada adjunta de la ONU para los Derechos Humanos, instó este miércoles a Birmania a tomar "medidas urgentes" contra la apatridia de los rohinyás.

La subcomisionada de la ONU para DDHH solicita una "acción urgente" para los rohinyás

"El Gobierno de Birmania puede y debe tomar medidas urgentes para poner fin a la apatridia de los rohinyá", aseguró Kate Gilmore.

En su intervención en la 41ª sesión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, Gilmore dijo que el Gobierno birmano debe proporcionar el entorno necesario para el regreso de esta minoría musulmana.

“Las condiciones propicias para el retorno de los refugiados simplemente todavía no existen y la implementación de los programas en virtud del Memorando de Entendimiento se ha restringido", afirmó la funcionaria.

Gilmore también dijo que cerca de 730.000 personas han estado viviendo en condiciones humanitarias desesperadas en Bangladés como refugiados y añadió: “La situación de unos 126.000 rohinyás, principalmente personas desplazadas internamente (IDPs, por sus siglas en inglés) que viven en el centro de Rakáin son de igual preocupación”.

La funcionaria instó al Gobierno de Birmania a "asegurarse de que los graves delitos cometidos contra los rohinyá, y ahora la comunidad étnica de Rakáin, sean investigados de manera adecuada, transparente, imparcial y completa, y que se presenten los responsables de tales delitos”.

“El Gobierno birmano puede y debe tomar medidas urgentes para revertir la situación y finalizar la apatridia de los rohinyás. Deben establecer procesos creíbles para el reconocimiento de su estatus de ciudadanía y las condiciones propicias para el retorno de todos los refugiados y de los IDPs a sus lugares de origen en concordancia al derecho internacional”, aseguró Gilmore.

 

Personas perseguidas

Los rohinyás, descritos por la ONU como las personas más perseguidas del mundo, han enfrentado temores de ataque desde que decenas de personas murieron en actos de violencia en 2012.

Según Amnistía Internacional, más de 750.000 refugiados de esta minoría, en su mayoría mujeres y niños, han huido de Birmania y han cruzado a Bangladés después de que las fuerzas de seguridad birmanas iniciaron una represión contra esta comunidad en agosto de 2017.

Desde el 25 de agosto de 2017, casi 24.000 musulmanes rohinyás han sido asesinados por las fuerzas estatales birmanas, según un informe de la Agencia de Desarrollo Internacional de Ontario (OIDA).

Más de 34.000 de ellos fueron lanzados al fuego, mientras que otros 114.000 fueron golpeados, aseguró el informe titulado "Migración forzada de Rohinyá: La experiencia no contada".

Unas 18.000 mujeres y niñas fueron violadas por el Ejército y la Policía de Birmania y más de 115.000 casas fueron incendiadas y otras 113.000 fueron objeto de vandalismo, agregó.

Fuente: AA (Büşra Nur Bilgiç)

La subcomisionada de la ONU para DDHH solicita una "acción urgente" para los rohinyás
Comentarios