Martes. 25.09.2018 |
Instituto de Estrategia S.L.P.

Ricardo Gómez Díez: “A Cifuentes la ha hundido su reputación de carácter"

Conversación tranquila de @jmfrancas con Ricardo Gómez Díez: Consultor y profesor experto en Reputación.

Ricardo Gómez Díez: “A Cifuentes la ha hundido su reputación de carácter"

JMF: ¿Qué reputación tiene ahora el PP?

Ricardo Gómez Díez: Desde el punto del conjunto de la sociedad española, mala o muy mala. Para sus votantes, algo menos, ha empeorado notablemente desde 2012 por una suma de cuestiones relacionadas con la capacidad (qué políticas está haciendo: impuestos, Cataluña…) y, cada vez más, de carácter (cómo está haciendo las cosas: corrupción, comunicación…). La reputación se basa en eso, fundamentalmente, en la suma de ambos factores, las 2 C: Carácter (o identidad) y Competencia (o capacidad).

JMF: ¿Cataluña le da mala reputación a pesar del 155?

Ricardo Gómez Díez: La gestión de la situación política (y ahora judicial) en Cataluña ha supuesto, para muchos ciudadanos españoles, el colofón de una gestión que se le achaca directamente en la derecha al carácter de Rajoy (forma de ser y, como resultado, de hacer): pereza y tibieza. Para un político es siempre más importante la reputación de carácter que la reputación de competencia o capacidad. Los casos en positivo de John F. Kennedy o Barack Obama y en negativo de Hillary Clinton o Richard Nixon son claros en ese sentido. Es como si el votante del PP hubiese esperado a lo de Cataluña para decirse de nuevo a sí mismo como antes de llegar al Gobierno: ¿ves como Rajoy no sirve? Esto le acompaña casi desde que fue nombrado sucesor por Aznar en agosto de 2003.

JMF: Y, ¿ no sirve?

Ricardo Gómez Díez: Desde luego sí parece que su manera de hacer las cosas no es la manera en que la mayoría de sus votantes quiere que las haga.

JMF: ¿Piensas que transmite confianza en la cuestión catalana?

Ricardo Gómez Díez: Creo que Rajoy no transmite confianza emocional, quizás una confianza digamos racional, basada en la tranquilidad y, hasta lo de Cataluña, en cierta seguridad. Es la cara de su reputación de carácter, la cruz es lo que comentaba antes. Dependiendo de la situación (y de las elecciones), es decir, del contexto, pesa más una u otra en la percepción u opinión y la consecuente decisión en relación a él (votos).

JMF: ¿Le crecen los enanos? En su feudo de Madrid ha tenido que dimitir el paradigma del nuevo PP, Cifuentes.

Ricardo Gómez Díez: Le crecen los problemas porque, si malo es sobreactuar a la hora de solucionarlos, igual o peor es orillarlos y esconderlos, como el polvo, bajo la alfombra. Al final, hay más polvo acumulado y cuesta cada vez más limpiarlo.

JMF: Pero Cifuentes era la ‘limpiadora’ de la corrupción del PP de Madrid. ¿Qué hizo o no hizo Rajoy?

Ricardo Gómez Díez: Cifuentes ha sufrido precisamente una crisis que ha hundido su reputación de carácter, la valoración de su persona, lo que al principio parecía que era su punto fuerte, justo cuando su reputación de capacidad empezaba a ser buena, la valoración de su gestión. Rajoy juega siempre como el rey en el ajedrez, protegiéndose a sí mismo sin moverse y sacrificando todas las torres, los caballos y los alfiles. Ahora parece que ya solo le queda la reina…

JMF: Y ¿quién es la reina?

Ricardo Gómez Díez: La reina es quien dirige al resto de piezas esperando su momento, Sáenz de Santamaría. La cuestión es para mí si el error Cifuentes no está solo en su final político, sino en su propio ascenso en 2015, y si la lucha interna de la que ha sido víctima no es sino la continuación de la que la llevó al poder, aupada por la estrategia interna de la reina para un día ser el rey.

JMF: ¿Achacas la caída de Cifuentes a qué tenía futuro?

Ricardo Gómez Díez: O a que arrastraba un pecado original… A mi juicio, su principal error consiste en intentar ser en imagen quien no es en realidad, de ahí su problema de reputación.

JMF: ¿Se comportaba como si fuera de Ciudadanos?

Ricardo Gómez Díez: Creo que adoptó un discurso de limpieza y lucha contra la corrupción dentro del PP que no encaja en el imaginario colectivo con la figura de Rajoy al frente del partido, se dejó arrastrar por la estrategia de C’s. En cambio, el perfil social (educación, sanidad, políticas sociales, transporte…) que al principio pareció encarnar, rápidamente quedó en segundo plano. Y su votante (no lo olvidemos, en gran medida mayor de 40 años y con nostalgia de la etapa Aznar) lo que pide es eso, pero combinado con una política fiscal y económica que favorezca el crecimiento.

JMF: ¿Entiendes el show del Máster?

Ricardo Gómez Díez: Una salida constante hacia adelante y una cierta idea de creerse más lista que los demás es lo que está detrás de lo que comentaba de su reputación de carácter o identidad, de su seguidismo con la corrupción y C’s, así como de su desprecio al poder para derrocarla de sus antecesores. Creo que las salidas hacia adelante a la desesperada suelen acabar como el final de la película ‘Thelma y Louise’.

JMF: ¿Podría haber salvado el cargo actuando de otra manera?

Ricardo Gómez Díez: Cuando te van a sacar roja directa es difícil salvarte, pero si el árbitro duda y aceptas rápidamente tu falta, la culpa, igual solo te saca amarilla. En todo caso, insisto en que su error de entrada es haber dibujado un marco de evaluación sobre sí misma muy exigente en 2015 en términos éticos, de comportamiento, teniendo en cuenta que debía conocer los cadáveres que tenía en el armario. A lo mejor le parecieron pecadillos en comparación con los de alguno de sus predecesores en el cargo, pero olvidó que a la gente le es más fácil imaginarse el hurto de unas cremas en un supermercado que el robo de millones de euros, probablemente porque lo primero no necesita, precisamente, imaginárselo: como mínimo, o lo ha visto, o sabe de alguien que lo ha hecho. Además, lo primero no es aspiracional (por tanto, se perdona menos).

JMF: ¿Entiendes que si el PP conocía el affaire de las cremas la auspiciara a un cargo tan relevante?

Ricardo Gómez Díez: Una constante en todas las crisis, empresariales o políticas, antes de que se produzcan e incluso durante su curso es la minusvaloración de su importancia, despreciar las consecuencias futuras de un error o una mala decisión presente. Este caso no es una excepción. Desde ese punto de vista, no es entendible. Otra cosa es que en política no suela ser un elemento clave a la hora de elegir a los líderes, lo cual no deja de ser peligroso, a tenor de lo que vemos.

JMF: ¿Se la pega el PP en las próximas elecciones?

Ricardo Gómez Díez: Decía el gran publicitario David Ogilvy que el problema cuando se investiga la opinión pública es que la gente no piensa lo que siente (disocia corazón y razón), no dice lo que piensa (miente en las encuestas) y no hace lo que dice (vota, llegado el momento, de una manera diferente). También afirmaba que la gente no escoge la marca A porque piense que es mejor que la B, sino porque cree que va menos al desastre, se arriesga y equivoca menos eligiéndola. Esto es algo que contradice la idea que todos tenemos en la cabeza (incluidos los expertos del ramo), pero está demostrado que es así en la gran mayoría de situaciones. Dicho lo cual, Rivera no es Arrimadas, España no es Cataluña y las Generales no son unas Autonómicas. Bajará, pero menos de lo previsto, como el PSOE en 1993 y 1996. Ya le ocurrió al propio PP en 2015 y 2016.

JMF: ¿Rajoy es un lastre?

Ricardo Gómez Díez: También se decía de González entre 1993 y 1996 o de Aznar entre 2002 y 2003. A veces lo que es un lastre en circunstancias normales se convierte en un salvavidas en circunstancias excepcionales. Otra cosa es lo que pase con el PP tras Rajoy…

JMF: ¿Qué insinúas?

Ricardo Gómez Díez: Hay no-líderes que consiguen sostenerse en la cúpula a costa de su propia organización, pero su organización siempre se resiente. Los líderes incrementan el valor de sus organizaciones, no lo disminuyen. González y Aznar hicieron grandes a PSOE y PP, de lo cual pudieron aprovecharse Zapatero y Rajoy, respectivamente.

JMF: Y… ¿cómo ves al PP después de Rajoy?

Ricardo Gómez Díez: Dependerá de cómo haga la sucesión: si lo hace tras una debacle electoral, está claro lo que pasará; si lo hace desde un recambio antes de las elecciones, dependerá del resultado de ese nuevo candidato; si lo hace desde el propio gobierno en la siguiente legislatura y con C’s dentro, puede salvarlo.

JMF: ¿Será clave C’s en la próxima legislatura?

Ricardo Gómez Díez: Sin duda, aunque quizás a Rajoy le interese más perder 30-35 diputados si, a cambio, C’s gana 40-45. De esa forma no necesitará al PNV para completar la mayoría absoluta y podrá afrontar el problema en Cataluña de otra manera.

JMF: Gracias Ricardo, un abrazo y hasta pronto.

Ricardo Gómez Díez: Gracias a ti y a tus lectores.

Fuente: AZPeriodistas. Leer artículo original aquí: "Ricardo Gómez Díez: “A Cifuentes la ha hundido su reputación de carácter, justo cuando su reputación de competencia empezaba a ser buena”".

Ricardo Gómez Díez: “A Cifuentes la ha hundido su reputación de carácter"
Comentarios