Martes. 21.08.2018 |
Instituto de Estrategia S.L.P.

¿Quién quiere que vuelva a estallar el polvorín de los Balcanes?

El asesinato del político serbio de Kosovo Oliver Ivanovic ha repercutido no solo en la península balcánica, sino en todos los países que tienen intereses en la región.

¿Quién quiere que vuelva a estallar el polvorín de los Balcanes?

En la autoproclamada república de Kosovo y fuera de sus fronteras Ivanovic —exvicecanciller para Kosovo y Metojia del Gobierno serbio y líder del partido Libertad, Democracia y Justicia— era considerado un político independiente que representaba los intereses de la comunidad serbia.

"Ustedes saben lo que sucedió ayer. Sonó un disparo. Tan solo un disparo y la situación ha cambiado catastróficamente", dijo Boiko Borísov, primer ministro de Bulgaria, país que ahora ostenta la Presidencia del Consejo de la UE.

Desde enero de 2014 Ivanovic, uno de los líderes de los serbios de Kosovo, se encontraba en prisión. En 2016 un juzgado de Kosovo declaró a Ivanovic culpable de haber cometido crímenes de guerra contra los albaneses de Kosovo entre 1999 y 2000. En febrero de 2017 se inició un nuevo litigio después de que la sentencia anterior fuera cancelada.

El político serbio Voisláv Shéshel considera que los servicios especiales de los países occidentales podrían estar implicados en este asesinato.

"[Ivanovic] Pasó tres años en prisión, acusado de haber cometido crímenes de guerra. Absolutamente todos sabían que él no estaba implicado en ningún delito", dijo Shéshel en declaraciones a Sputnik.

El experto también mencionó que la península balcánica es una región inestable e Ivanovic realizó su actividad en el norte de Kosovo, donde las tensiones étnicas estaban muy candentes. Ni las autoridades kosovares ni Belgrado controlan la región y, como era de esperar, la criminalidad y el contrabando empezaron a florecer en esta 'zona gris'.

"Es evidente que el asesinato de Oliver Ivanovic enterró prácticamente para siempre la esperanza de que las partes involucradas en el conflicto pudieran llegar a un acuerdo", escribe en su artículo para Sputnik el periodista ruso Filip Prokudin.

Por su parte Alexandr Mitich, presidente del Centro de Iniciativas Estratégicas de Rusia, señala que pase lo que pase el asesinato de Ivanovic tendrá el mismo efecto: consolidará las inquietudes de los serbios de Kosovo. Por lo tanto, el politólogo destaca que los responsables de su asesinato eligieron el momento más explosivo a nivel político para cometer el crimen.

"Berlín y Washington están presionando a las autoridades serbias para que Belgrado apruebe un acuerdo sobre la normalización de las relaciones con los albanokosovares. Eso permitiría a Kosovo entrar en la ONU. Al mismo tiempo, los líderes del Ejército de Liberación de Kosovo hacen todo lo posible para evitar que el juzgado especial [convocado para investigar los crímenes cometidos por esta organización terrorista] inicie sus tareas y que se cree la Comunidad de municipios serbios en esta autoproclamada república", explicó.

Además, Pristina prohibió a Belgrado participar en la investigación de estos crímenes y se garantizó poder ser la única entidad que llevara a cabo la investigación. Al mismo tiempo, las autoridades kosovares no ofrecen ningún tipo de información sobre cómo avanzan las investigaciones ni han apuntado a los posibles culpables.

Mitich subraya que es evidente que a los autores de la muerte del político habría que buscarlos en Kosovo, donde su inquebrantable defensa de la población serbia no gustaba a muchos.

"En primer lugar, [estas figuras] son determinados círculos de la política estadounidense y británica, que invirtieron mucho en la creación de un estado criminal en Kosovo. Ellos tienen vínculos con los narcotraficantes kosovares y temen perder su fuente de ingresos e influencia. [Tratan de] defenderse de alguna manera de la justicia internacional, que puede entrar en vigor", dijo.

La justicia internacional estaría representada por el Juzgado Especial para los Crímenes Cometidos por el Ejército de Liberación de Kosovo. El jefe del Parlamento y el primer ministro de Kosovo son sus principales sospechosos y en este sentido el polémico asesinato de Ivanovic podría ser un intento para generar confusión, informa la cadena rusa Vesti.

Fuente: Sputnik. Leer artículo original aquí: "¿Quién quiere volver a hacer estallar el polvorín de los Balcanes?".

¿Quién quiere que vuelva a estallar el polvorín de los Balcanes?
Comentarios