Lunes. 23.09.2019 |
Instituto de Estrategia S.L.P.

Dos paracaidistas se salvan por poco de chocar con dos cazas de EE.UU.

Dos paracaidistas se salvaron in extremis de chocar con dos aviones de combate estadounidenses que volaban a casi 350 mph (563 kilómetros por hora) en el Reino Unido, según reveló un informe.

Dos paracaidistas se salvan por poco de chocar con dos cazas de EE.UU.

Los paracaidistas, que no han sido identificados, estaban en caída libre a alrededor de 120 mph (193 kilómetros por hora) cuando los dos aviones F15 pasaron por debajo de ellos el 17 de abril.

El incidente, o “airprox”, como se lo llama oficialmente, fue captado en una cámara GoPro conectada al casco de uno de los paracaidistas, según un informe de la Junta de Airprox del Reino Unido, que monitorea este tipo de incidentes. El paracaidista evaluó el riesgo de colisión como “medio”, según los autores del informe.

Los paracaidistas habían despegado del campo de aviación de Chatteris en Cambridgeshire, mientras que los aviones partieron de la base de la Royal Air Force (RAF) en Lakenheath, Suffolk, sede del 48º Ala de combate de la Fuerza Aérea de EE. UU. Las condiciones meteorológicas eran buenas y el informe indicó que los paracaidistas tenían una visibilidad de 10 kilómetros, mientras que los pilotos tenían una visión clara de 50 kilómetros.

Las zonas de lanzamiento de paracaídas designadas deben estar marcadas en las cartas de aviación, lo que significa que corresponde a los operadores de aeronaves en el área saber que puede haber paracaidistas. Según el informe, la base de la RAF recibiíauna llamada de Chatteris cada mañana para informarles de cualquier actividad.

Uno de los pilotos dijo a los investigadores que no sabía que Chatteris estaba abierto a paracaidistas en ese momento y que el Control de Tráfico Aéreo (ATC por sus siglas en inglés) no había mencionado nada. Eso no debería ser así, según el informe, y desde entonces se han tomado medidas para evitar nuevos incidentes.

El informe, que se publicó en las últimas semanas, dice: “Cuando se les preguntó si los pilotos deberían estar al tanto de Chatteris, se le dijo a la Junta que eso estaba incluido en su entrenamiento de llegada a Lakenheath y que, a consecuencia de este incidente, la unidad estaba informando nuevamente a todas sus tripulaciones para asegurarse de que todos estuvieran al tanto”.

Hubo varios factores, según el informe, que apuntan a que el problema de comunicación pudo haberse producido en parte debido a la gran carga de trabajo del control de tráfico aéreo de Lakenheath.

Añade el documento: “El controlador de Lakenheath estaba al tanto de la posición de Chatteris, y a la Junta se le dijo que todas las mañanas Chatteris llamaba al ATC para avisarles cuando estaban activos; el avión paracaidista también llama a la frecuencia cuando están en el aire con paracaidistas”.

“El controlador creía que tendría tiempo de sobra para cambiar el rumbo de los F15 cuando entraran en frecuencia. Sin embargo, la frecuencia se ocupó justo cuando se transfirieron y, por lo tanto, cuando los pilotos de F15 se registraron con el controlador, ya estaban a punto de sobrevolar Chatteris”.

Una vez que los paracaidistas vieron los aviones “poco pudieron hacer para evitar la situación, al no tener control sobre su velocidad o dirección mientras están en caída libre”, aunque algunos miembros de la Junta cuestionaron si podrían haber disminuido la velocidad abriendo sus paracaídas.

Si bien los paracaidistas no han sido identificados, el hecho de que no abrieran sus paracaídas y no fueran en tándem puede indicar que tenían una experiencia considerable en el deporte extremo.

El informe describió como “desafortunado” que el controlador de tráfico aéreo en Lakenheath “no se hubiera dado cuenta de que los F15 se dirigían hacia Chatteris”.

Los investigadores “no pudieron determinar de forma fiable lo cerca que estuvieron los F15 de los paracaidistas a partir del video, pero los F15 eran claramente distinguibles”, lo que plantea interrogantes sobre lo alto que fue el riesgo de colisión.

Nick Wall, un experto independiente en seguridad aérea, le dijo a CNN que la categoría B asignada al incidente se considera “bastante grave”.

Pero, dijo, el incidente se produjo debido a una combinación “desafortunada” de factores, incluida la velocidad de los aviones de combate y la incapacidad de los pilotos para comunicarse con el control del tráfico aéreo debido a que la frecuencia estaba ocupada.

“A la velocidad a la que viajaban, la distancia pasa muy rápido. Entonces, cuando llegaron, estaban pasando por Chatteris, razón por la cual fue un conjunto desafortunado de circunstancias”.

Agregó: “La Fuerza Aérea de Estados Unidos ha aprendido la lección a bordo y ha tomado medidas al respecto”.

El coronel Will Marshall, comandante del 48º Ala de Cazas en Lakenheath, dijo en un comunicado a CNN: “El espacio aéreo del Reino Unido es increíblemente complejo y a menudo congestionado, y la seguridad de nuestra tripulación y de aquellos con quienes compartimos el cielo es nuestra prioridad número uno”.

“Aprovecharemos este incidente para reforzar la importancia vital de la conciencia situacional y la atención al detalle para todos nuestros controladores de tráfico aéreo y tripulación aérea”.

Skydive Chatteris Club no quiso hacer comentarios al respecto a CNN cuando se les preguntó.

Fuente: CNN (Lianne Kolirin)

Dos paracaidistas se salvan por poco de chocar con dos cazas de EE.UU.
Comentarios