Viernes. 24.11.2017 |
Instituto de Estrategia S.L.P.

RUMANÍA COMPRA CUATRO CORBETAS POR VALOR DE 1.930 MILLONES DE DÓLARES

La OTAN puede llevar la guerra europea a Crimea

El medio estadounidense Defense News ha publicado recientemente que, entre 2018 y 2024, el Ministerio de Defensa de Rumanía planea adquirir en el extranjero cuatro corbetas por valor de 1.930 millones de dólares.

La OTAN puede llevar la guerra europea a Crimea

Las autoridades búlgaras, por su parte, anunciaron los planes de compra de dos corbetas por un monto total de 503 millones de dólares. Los citados gastos pueden resultar insostenibles para ambos países, tomando en consideración su presupuesto, escribe el columnista ruso Serguéi Íschenko en su artículo para el periódico Svobodnaya Pressa.

Por ejemplo, el presupuesto militar de Rumanía en 2017 ascendió únicamente a 3.600 millones de euros. Para asignar una suma tan grande a la partida de defensa, las autoridades rumanas tienen que realizar tijeretazos considerables en otros ámbitos, opina Íschenko. 

En este contexto, es interesante tratar de entender la causa por la que en Bucarest han decidido implementar nuevos recortes.

Para encontrar a este 'consejero oculto', es necesario entender sus motivos. A este respecto, el autor del artículo propone recordar la iniciativa relacionada con la creación por parte de los países de la OTAN de una flotilla unida en el mar Negro. Por primera vez, esta idea resonó en enero del 2016, precisamente en Bucarest, recuerda el columnista.

En aquel entonces, numerosos expertos en materia militar coincidieron en que las conversaciones acerca de una flotilla unida habían sido utilizadas para presionar a Moscú y, en la práctica, habían resultado poco viables.

La Convención de Montreux sobre el paso por los Estrechos limita considerablemente la presencia de flotillas de países que no tienen salida al mar Negro. 

Actualmente, las fragatas Regele Ferdinand (F221) y Regina Maria (F222) son los principales elementos de combate de la Armada de Rumanía. Dichas naves no representan ninguna amenaza a la Flota del Mar Negro de Rusia, ya que son exfragatas británicas que fueron retiradas del servicio en el Reino Unido porque estaban obsoletas. 

La Armada de Bulgaria no luce un gran aspecto hoy en día. Basta con mencionar su fragata BGS Verni —una nave de origen belga que anteriormente tenía el nombre Wielingen y que fue botada en marzo de 1976—.

Entonces, ¿qué les queda a los aliados de la OTAN para poder cumplir su plan relacionado con la creación de una flotilla unida? ¿La flota de Turquía?

El periodista considera que los enemigos de Rusia están tratando de trazar un plan a largo plazo. Tan largo que sea suficiente para reorganizar la Armada de países dispuestos a todo, como lo son Bulgaria y Rumanía.

Además, Íschenko no excluye la posibilidad de que la base naval que ahora están levantando los militares estadounidenses en la localidad ucraniana de Ochákovo sirva para el despliegue operativo de barcos cerca de la península de Crimea.

Aunque no se desglosan datos sobre los buques que Sofía y Bucarest quieren adquirir, el autor sugiere que se trata de las corbetas francesas de clase Gowind. Durante su último viaje a Bulgaria, el presidente galo, Emmanuel Macron, alabó precisamente estas naves.

Francia utiliza tecnología furtiva en la producción de corbetas de la clase Gowind. El desplazamiento de estos buques —de más de 106 metros de eslora y más de 12 metros de manga— alcanza las 2.200 toneladas. 

Además, cada Gowind lleva a bordo artillería muy potente, así como armas antisubmarinas y sistemas de defensa antiaérea. Estas naves también pueden alojar un helicóptero. Su característica clave radica en el hecho de que las Gowind disponen de misiles antibuques Exocet, cuyo alcance ronda los 180 kilómetros.

Fuente: Sputnik. Leer artículo original aquí: "La OTAN quiere agarrarse con uñas y dientes a Crimea".

La OTAN puede llevar la guerra europea a Crimea
Comentarios