Miércoles. 20.11.2019 |
Instituto de Estrategia S.L.P.

Las naciones del sudeste asiático formarán un grupo para defender a Jammu y Cachemira

Cerca de 16 miembros pertenecientes a la Asean trabajarán para buscar justicia en la región, en su parte administrada por la India.

Las naciones del sudeste asiático formarán un grupo para defender a Jammu y Cachemira

Los estados miembros de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (Asean) formarán un grupo de defensa para Jammu y Cachemira, administrada por la India, según un comunicado publicado el viernes por Azad Cachemira, Estado autogobernado bajo administración del Gobierno de Pakistán. Una delegación parlamentaria de 16 miembros de la Asean señaló durante una visita a Muzaffarabad, la capital de Azad Cachemira, que el organismo multinacional "buscará justicia para el pueblo de Cachemira".

"Nos pondremos en contacto con los parlamentos de los países regionales, y también estamos tratando de utilizar la red de mezquitas para lanzar una gran campaña de Cachemira", afirmó Haji Mohammad Azmi Abdul Hamid, jefe del Consejo Consultivo de Malasia para la Organización Islámica. Los legisladores de Malasia, Indonesia, Brunei, Tailandia y Camboya visitaron la región donde se reunieron con una muestra representativa de personas, incluido el presidente de Azad Cachemira, Sardar Masood Khan.

Mohammad Azmi informó que el grupo de defensa utilizaría organizaciones no gubernamentales con sede en los países de la Asean para movilizar la "campaña de Cachemira". "Somos conscientes plenamente de las agonías del pueblo de Cachemira. (Nuestra) visita tenía como objetivo declarar nuestro apoyo y expresar solidaridad con el pueblo de Cachemira", dijo, sugiriendo que se podría enviar una delegación de medios de la Asean para visitar Azad Cachemira y Pakistán.

Los miembros del grupo criticaron la "negligencia criminal" del Consejo de Seguridad de la ONU sobre Cachemira. Destacaron la necesidad de una solución política pacífica al problema de Cachemira a la luz de las resoluciones de la ONU.

El comunicado indicó que el presidente de Azad Cachemira pidió a la Asean que se presente para ayudar al "pueblo oprimido de Cachemira". "Esperamos que les brinden apoyo en su justa lucha por su derecho a la autodeterminación", aseveró Khan.

Khan lamentó que la ONU "no haya logrado alzar una voz efectiva contra el genocidio y el pisoteo de los derechos humanos del pueblo de Cachemira". "El Consejo de Seguridad de la ONU no está preocupado por los acontecimientos en la Cachemira ocupada. Parece que el Consejo de Seguridad está esperando la aniquilación completa del pueblo de Cachemira", dijo Khan, y se preguntó: "Si no es ahora, ¿Cuándo?"

"Esta es una guerra entre la humanidad y la inhumanidad", indicó la declaración de la presidencia de Azad Cachemira, y agregó que el mundo debe despertarse y darse cuenta del dolor y la agonía de los cachemires. Khan agradeció a Malasia, China, Turquía e Irán por "adoptar una posición clara en apoyo de la gente de la Cachemira ocupada".

 

Cambio de estatus

Desde el cinco de agosto de este año, el Parlamento indio aprobó cambios constitucionales para revocar la autonomía y las diferencias legales en ciudadanía de las personas que viven en la región administrada por India de Jammu y Cachemira. Estas resoluciones entraron en vigor a partir del 31 de octubre y podrían cambiar para siempre a la disputada región entre India y Pakistán.

Los territorios de la Unión, como se denomina la división administrativa de la India, Jammu y Cachemira y Ladakh fueron divididos y administrados por dos tenientes gobernadores indios, Girish Chandra Murmu y Radha Krishna Mathur, respectivamente.

El territorio de la Unión llamado Jammu y Cachemira ahora está dividido en dos territorios: Cachemira y el Valle de Jammu, un área de 42.000 kilómetros cuadrados, con una población de 12 millones de personas, de los cuales 8,4 millones son musulmanes.

Por su parte, el vasto territorio de Ladakh, conocido por ser el desierto más frío en sus 59.000 kilómetros cuadrados, está comprendido de dos distritos de Kargil y Leh, el lugar donde vive una pequeña población de 274.289 habitantes, entre ellos 127,2 (el 46,4%) son musulmanes y 108.761 budistas.

Si bien Jammu y Cachemira tiene una asamblea elegida con poderes limitados, esto no sucede en Ladakh. La cámara alta de la asamblea dejó de existir y, lo más importante de todo, la región ya no tiene su propia constitución ni bandera.

Antes de los cambios constitucionales, el gobierno federal de la India solo controlaba los asuntos exteriores, defensa, finanzas y comunicaciones, y le dejaba el resto de asuntos de gobierno a los representantes provinciales.

Fuente: AA (Riyaz ul Khaliq)

Las naciones del sudeste asiático formarán un grupo para defender a Jammu y Cachemira
Comentarios