Viernes. 20.09.2019 |
Instituto de Estrategia S.L.P.

Chalecos amarillos: el balance de seis meses de protestas antigubernamentales de Francia

A pesar de la baja considerable en el número de manifestantes, las marchas sabatinas para exigir cambios en las políticas sociales y económicas del presidente Emmanuel Macron siguen vivas en Francia y cumplieron su jornada número 27.

Chalecos amarillos: el balance de seis meses de protestas antigubernamentales de Francia

Todo inició como una protesta antigubernamental. El 17 de noviembre de 2018, un nutrido grupo de manifestantes salió a las calles de Francia con una única exigencia: detener al alza de impuestos sobre el combustible.

Los 300.000 manifestantes que se calcula se unieron al movimiento, también tenían una característica particular: vestían chalecos de seguridad fluorescentes, obligatorios en todos los autos franceses.

Lo ocurrido desde entonces ha marcado para el Gobierno del presidente Emmanuel Macron la peor crisis desde que llegó al poder en mayo de 2017. Las manifestaciones a lo largo de 27 jornadas sabatinas han dejado destrozos, heridos y una cada vez más larga lista de exigencias.

Rápidamente, el movimiento ya no simbolizaba solamente el descontento por los impuestos sobre el diésel y la gasolina, sino que se convirtió en una revuelta nacional contra el costo de la vida y las políticas comerciales del Gobierno.

Es así como, todos los sábados, los líderes del movimiento intentan mantener vivo el espíritu de rebelión en París y otras ciudades de Francia, aunque los números han disminuido significativamente desde noviembre y diciembre, según cifras del Gobierno.

 

Un primero de diciembre para el olvido

En total, 11 personas han muerto, más de 4.000 han resultado heridas y alrededor de 12.000 fueron arrestadas en seis meses de manifestaciones, de acuerdo con información recopilada por la agencia AFP.

Sin embargo, el episodio más agrio que debió afrontar el Gobierno de Emmanuel Macron en el marco de las protestas se vivió el primero de diciembre de 2018.

Violentos disturbios se desataron en la Avenida de los Campos Elíseos: tiendas saqueadas, autos incendiados, agentes de policía atacados y grafitis en zonas comunes.

Apenas tres días después, una estación de policía local fue incendiada en el departamento de Haute-Loire en el sur de Francia, lo que llevó al presidente Macron a realizar una visita improvisada, de la cual no salió bien librado, pues recibió toda clase de insultos.

 

Gran Debate Bacional: qué lograron y qué no los ‘chalecos amarillos’

Si la exigencia que motivó la protesta de los ‘chalecos amarillos’ se hubiera mantenido, es posible que el movimiento ya hubiera dejado de existir.

Como una forma de apaciguar el enfado de los franceses, tres días después de los actos violentos del primero de diciembre, el Gobierno anunció una moratoria que postergó por seis meses el incremento de impuestos a los carburantes. También congeló los precios de la luz y el gas durante el invierno y abandonó un plan para endurecer las revisiones técnicas de los coches antes del verano.

No obstante, para ese entonces las exigencias eran mayores: desde aumento de salarios, pasando por mayor participación de la ciudadanía en las decisiones políticas y hasta la renuncia de Macron.

Es por eso que el Ejecutivo decidió abrir la puerta a lo que denominó el ‘Gran Debate Nacional’, que se llevó a cabo entre el 15 de diciembre de 2018 y el primero de marzo de este año.

 

Una serie de medidas que no frenaron el descontento de los ‘chalecos amarillos’

Como antesala al debate, el presidente Macron anunció un paquete de medidas que incluyeron un alza del salario mínimo, la exención de impuestos a las horas extras, entre otros.

Y una vez finalizado y tras la participación de 1,5 millones de ciudadanos, el gran debate desembocó en nuevos anuncios: una aceleración en la rebaja de impuestos –sobre todo de renta-, aumento en las pensiones y una jornada laboral más amplia.

Pero los activistas no se conformaron. Por el contrario, días después de que finalizara la gran convocatoria nacional, se registraron nuevas protestas que se salieron de control y dejaron tiendas y restaurantes incendiados.

Seis meses después, los ‘chalecos amarillos’ siguen vigentes. Según cifras gubernamentales, las protestas semanales atraen ahora a menos personas, pero quienes siguen en pie dicen estar dispuestos a salir semana tras semana hasta que todas sus exigencias se cumplan.

 

Fuente: France 24

Chalecos amarillos: el balance de seis meses de protestas antigubernamentales de Francia
Comentarios