Sábado. 23.03.2019 |
Instituto de Estrategia S.L.P.

Brexit: Londres y la UE acuerdan un mecanismo para evitar una frontera física en Irlanda

A un día de la votación decisiva del Parlamento británico, Theresa May y Jean-Claude Juncker acordaron un instrumento que ofrece algunas garantías sobre la espinosa cuestión del límite fronterizo entre las Irlandas.

Brexit: Londres y la UE acuerdan un mecanismo para evitar una frontera física en Irlanda

La Primera Ministra volvió de Estrasburgo con una “póliza de seguros”, que, según las palabras del presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, resolvería las diferencias acerca del ‘Backstop’, una garantía legal que prevé eludir una frontera física permanente entre la República de Irlanda y la provincia inglesa de Irlanda del Norte tras el Brexit, y que estuvo al origen del rotundo fracaso de May en la votación del pasado 15 de enero.

Londres y la UE acordaron que el 'Backstop' no debería perdurar.

“Con estos cambios vinculantes queda claro que el ‘Backstop’ será temporal y que si se aplicase, también garantizamos alternativas como pidió el Parlamento”, comentó May, a raíz de estas negociaciones de último recurso.

También prometieron “trabajar rápidamente” para iniciar “negociaciones sobre un acuerdo comercial lo más pronto posible” después de la salida de Gran Bretaña del bloque.

"No habrá tercera oportunidad”, advirtió el Presidente de la Comisión Europea. "Es este acuerdo o puede que el Brexit no ocurra en absoluto”.

Así, los líderes de la Unión Europea (UE) ponen en las manos de los congresistas británicos, la culminación de los últimos pasos que faltan para que se dé un divorcio negociado. Ellos deberán pronunciarse este martes 12 de marzo.

“Es ahora el momento de unirnos para respaldar este trato mejorado”, afirmó por su parte Theresa May.

 

Una última concesión de Bruselas que enfrentará nuevamente el severo juicio del Parlamento británico

Sin embargo, la relación del Ejecutivo con los legisladores ha sido muy tensa últimamente, y nada vislumbra un apaciguamiento. Dentro de su propia familia política, May ha sufrido de una creciente desaprobación y votos en contra de su acción. Una tendencia que se ha notado particularmente en las posturas de los “hard brexiters”, los defensores de una separación radical con la UE.

Apenas logrado el acuerdo con Juncker, fue ese bando que emitió dudas sobre la pertinencia de las garantías que trajo May y la posibilidad de que convenza a los 116 congresistas faltantes para que el voto sea exitoso.

Además de las grietas en su partido, May deberá lidiar con el rechazo de la oposición, el Partido Laborista, cuyo líder, Jeremy Corbyn, ya anunció que sus parlamentarios, que ocupan 245 de los 650 escaños de la Cámara de los Comunes, votarán en contra del nuevo texto.

Un nuevo revés transformaría la posición de la Primera Ministra en “cada vez menos sostenible”, aseguró a la BBC Nicky Morgan, diputado conservador, quien consideró que “sería muy difícil” ver a May “mantenerse en el puesto mucho más tiempo” si pierde nuevamente.

Fuente: 24Matins

Brexit: Londres y la UE acuerdan un mecanismo para evitar una frontera física en Irlanda
Comentarios