Viernes. 24.11.2017 |
Instituto de Estrategia S.L.P.

Los grandes tópicos que nos hacen amar el periodismo deportivo

Los grandes tópicos que nos hacen amar el periodismo deportivo

El deporte nos gusta tanto que incluso toleramos el periodismo deportivo. Puede que sus informaciones no sean veraces, ni relevantes, pero al menos suelen ser gratis. ¿Y cómo despreciar algo así en el país de Susana y Mariano, en la España de Irene Montero y Albert Rivera? Porque ya no hay que ensuciarse las manos para comprar esos diarios con los que terminábamos envolviendo el pescado. Hoy basta con pinchar un higiénico enlace en Twitter. O con sintonizar de madrugada una tertulia en la televisión digital. En ese momento, en la magia del click o del zapping, las tecnologías nos trasladan las hazañas de nuestros héroes. Como si Homero tomase (metafóricamente) el cuerpo del presentador de El Chiringuito. Y como andamos justos de griego clásico, mejor será tomar unas lecciones de tópicos del deporte.

Las tablas de la ley

Esta es la cámara sagrada, el sanctasanctórum del periodismo español. Una breve enumeración que permite abarcarlo todo, desde el lúgubre adiós en la primera fase de un Mundial al anhelado éxito en la próxima Final Four. De hecho, estos 35 mandamientos deberían leerse, como ejercicio preliminar, con las voces de David Villa o Sergio Llull. Sólo por poner dos ejemplos, no vayan ustedes a pensar mal…

1. El partido no termina hasta que no pita el árbitro

2. Esto es once contra once y no hay rival pequeño

3. La suerte va por barrios

4. Partido a partido

5. Tirar del carro

6. El que perdona lo acaba pagando

7. Ganar sí o sí

8. Un tiempo para cada equipo

9. Partido del siglo

10. La lotería de los penaltis

11. Fue tanto el cántaro a la fuente…

12. Grupo de la muerte

13. No hay quinto malo

14. Rival a batir

15. Partido a cara de perro

16. Prueba de fuego

17. Choque de trenes

18. Lo peor es la cara de tonto que se te queda

19. Tirar de oficio

20. Bailar con la más fea

21. Dar la campanada

22. Dejarse la piel

23. El fútbol es de listos

24. Llevarse el gato al agua

25. Vendió cara la derrota

26. Paso de gigante

27. Brillar con luz propia

28. No hay más cera que la que arde

29. Un granito de arena

30. A diestro y siniestro

31. Perro de presa

32. Bestia negra

33. Tira y afloja

34. Robar la cartera

35. Tirar la toalla

La herencia del ‘gourmet’

La elocuencia de los ídolos de poco serviría, sin embargo, sin el esfuerzo diario de los periodistas. Esos tipos que antes se batían el cobre en los hoteles de concentración o en los pasillos de los palcos y a los que ahora encierran en corralitos, como al ganado lanar. Entrenamientos sin cámaras y comidas de empresa sin lomo de orza. Al menos su herencia, la de los estómagos más agradecidos, vivirá para siempre entre nosotros.

36. Poner la carne en el asador

37. Hueso duro de roer

38. Con uñas y dientes

39. Perita en dulce

40. Pagar el pato

41. Balones a la olla

42. Comerle la tostada

43. Chupar banquillo

44. Sed de triunfos

45. Agua de borrajas

46. Todo el pescado vendido

47. Dar la vuelta a la tortilla

48. Chupar rueda

49. Pagar los platos rotos

50. Jarro de agua fría

Cuestión de heráldica

Quizá las equidistantes portadas de L’Equipe queden aún lejos de las del Sport tras las finales de Lisboa o Milán. Pese a todo, en nuestros periódicos aún se mantiene un hueco para los códigos del honor. Hojeen sus páginas y comprueben cómo quienes las escriben derramarían hasta la última gota de sangre por Rafa Nadal o se batirían en duelo para reparar la honra de su dama. Sea de Madeira o de la mismísima Fuenlabrada.

 51. Espadas en todo lo alto

52. Dueño y señor

53. A capa y espada

54. Duelo de urgencias

55. Partido de guante blanco

56. Pólvora mojada

57. Gol del honor

58. Muro infranqueable

59. Pistoletazo de salida

60. Marcaje férreo

61. Llevar la batuta

62. Reverdecer viejos laureles

Cántico vitoriano

No pregunten si traicionarían a sus fuentes o, aún peor, a su audiencia. Recuerden, simplemente, que las televisiones podrían retorcer la línea del fuera del juego con tal de obtener medio punto extra en el ‘share’. Ese campo atrás no señalado en la Copa, esas confabulaciones de ida y vuelta desde los despachos de la UEFA, esas maldiciones olímpicas que sólo duran cuatro años más, nos sirven para entender que el fracaso siempre vende más y mejor que la victoria.

63. Error garrafal

64. Un palo en toda regla

65. Sin pena ni gloria

66. Pesar como una losa

67. Manojo de nervios

68. Error de bulto

69. Espina clavada

70. Mandar a la nevera

71. Severo correctivo

Abstenerse cardiacos

Hubo un tiempo, antes de Sergio Ramos, en que los partidos se jugaban los domingos y duraban 90 minutos. Al día siguiente, eso sí, uno bajaba a la taberna y despachaba con los paisanos sobre cómo había ido todo. Lo más probable es que su única referencia fuese una narración en la radio mientras volvía a casa en el coche. O puede que lo hubiese visto en un par de repeticiones, antes de que los niños se marchasen a la cama. ¿Cómo íbamos a perdernos lo más importante? ¿Cómo íbamos a saber entonces que Estudio Estadio terminaría siendo esto?

72. Final de infarto

73. Gol psicológico

74. Partido al rojo vivo

75. A cara o cruz

76. Gol de la tranquilidad

77. Encarrilar la eliminatoria

78. Salvar los muebles

79. Arañar segundos al reloj

80. Al filo del descanso

81. Gol de la sentencia

82. Lo importante es no perder en el debut

83. Canasta sobre la bocina

84. En el dique seco

85. Salida en tromba

86. Balón de oxígeno

87. Meteórica carrera

88. Inyección de moral

89. Tierra de por medio

90. Rematar la faena

91. En el último suspiro

Fiebre en las gradas

A estas alturas, amable lector, sabrá ya de sobra que usted y yo, según todos los testimonios, incluidos los del presidente del Gobierno, somos los paganos de todo. Rebuscamos en nuestra santa paciencia, pasamos por taquilla y saldamos los desmanes. Como los de aquel directivo que un día metió la mano en la caja y al siguiente nos dejó a ciegas en la tribuna porque no pagaba la luz. Puede que durmiera dos noches en el calabozo, pero pronto le soltaron. Y nosotros volvimos a pagar el abono de la temporada siguiente.

92. Llevar en volandas

93. Lleno hasta la bandera

94. Las palmas echan humo

95. Silencio sepulcral

96. Olla a presión

97. Ovación de gala

98. No cabe un alfiler

99. Lleno a rebosar

100. Con el cartel de no hay billetes

Fuente: Deporadictos. Leer artículo original aquí: "Los tópicos detestables que nos hacen amar el periodismo deportivo".

Los grandes tópicos que nos hacen amar el periodismo deportivo
Comentarios