Lunes. 20.11.2017 |
Instituto de Estrategia S.L.P.

24 HORAS DE LE MANS

La carrera de resistencia más emblemática se celebrará este fin de semana

Nissan compitiendo en el 24h de Le Mans, Francia
Nissan compitiendo en el 24h de Le Mans, Francia
La carrera de resistencia más emblemática se celebrará este fin de semana

Este fin de semana se celebrará la carrera de resistencia de las 24 Horas de Le Mans. La competición, que se realiza anualmente desde el año 1923 es una de las más antiguas y prestigiosas del mundo. Pilotos de otras modalidades, como la Fórmula 1 o los rally, tienen siempre el deseo de poder participar alguna vez en su vida en esta mítica carrera de resistencia. 

El circuito, de casi catorce kilómetros, pone a prueba no sólo a los tres pilotos de cada equipo sino también a todos los ingenieros y mecánicos que trabajan sin parar para poder hacer que todo salga correctamente. A diferencia de la Fórmula 1, los vencedores de las cuatro categorías que corren al mismo tiempo son los que consiguen hacer más vueltas en menos tiempo. Conseguir que un coche y todo su equipo aguante más de 350 vueltas durante un día entero no es tarea fácil.

Otro punto que hace las 24 horas más interesante es la importancia del trabajo en equipo: entre los distintos vehículos de cada escudería, los pilotos de cada automóvil y el equipo técnico. En esta competición las reglas son mucho más abiertas que en la mayoría de competiciones del motor, hecho diferenciador que supone un gran campo de creatividad e innovación para los fabricantes.

La carrera empieza el sábado después de que el público disfrute de una carrera de automóviles clásicos llamada Le Mans Classics. Acabada la breve carrera, la pista se acondiciona y se elimina toda posible zona manchada de aceite para evitar accidentes.

Una vez empezada las 24 horas cada equipo debe tener claro que hay que encontrar el equilibro entre la velocidad y la durabilidad. Un equipo puede tener buenos resultados al principio, pero la mecánica constantemente está expuesta a sufrir averías o de impactar contra otros participantes. Las categorías que corren este año son los prototipos LMP1 y LMP2, monoplazas de cabina cerrada, y los turismos LMGTEprofesional y amateur. Las grandes escuderías, como Porsche, participan en varias categorías para obtener el máximo de victorias posible.

 

 

Dentro de la espectacularidad de la competición se le une el riesgo a que se produzcan grandes accidentes. El más grave ocurrió en el año 1955, cuando un Mercedes-Benz 300 SLR salió volando y se estrelló contra las gradas. Aquel suceso dejó 83 muertos y causó una gran conmoción en el mundo (se suspendieron un gran número de carreras). El impacto en el fabricante alemán fue tal que no volvió a competir hasta finales de los 90. Fue entonces cuando la mala suerte volvió a salpicar a Mercedes, cuando su nuevo prototipo CLR perdió agarre en el tren delantero y se levantó más de cinco metros de altura cayendo fuera de la pista. Otro punto a solucionar era la alta velocidad que llegaban alcanzar los pilotos en la recta Mulssanne. El récord lo batió Roger Dorchy, en 1988 con su WM P88-Peugeot, cuando superó los 400 km/h. La organización decidió modificar el trazado del circuito para evitar llegar a tales cifras.

 

Sin duda uno de los momentos más emocionantes, además de la mañana del domingo, es el inicio de la noche cuando los pilotos se sumergen en el oscuro circuito de la Sarthe. Los que van con turismos, cuyos faros son amarillos, sufren al verse superados a gran velocidad por los prototipos. Constantemente los comisarios del circuito ondean banderas azules para que los competidores no interfieran en los que les sacan más vueltas de ventaja. Esto normalmente ocurre con las categorías menos rápidas frente a los prototipos. Cada año las marcas usan esta competición para llevar a cabo innovaciones tecnológicas. Una prueba que lleva al límite tanto al piloto como al coche se convierte en el momento ideal para llevar a cabo nuevos proyectos. Durante los últimos años la escudería de Audi venció varias veces gracias al uso de motores diesel para sus prototipos. Porsche, que llevaba tiempo sin ganar, implantó la combinación de motores de gasolina con el apoyo de un motor eléctrico. 
 

Fuente: Forum Libertas. Ver artículo original aquí: "Las 24 Horas de Le Mans: compañerismo y sacrificio".

 
La carrera de resistencia más emblemática se celebrará este fin de semana
Comentarios