Martes. 11.12.2018 |
Instituto de Estrategia S.L.P.

Venezuela 20 años después de la primera victoria del Chavismo

El 6 de diciembre de 1998 el pueblo de Venezuela eligió a Hugo Chávez Frías a la Presidencia. Aunque desdibujado, su legado sigue inspirando al proyecto de gobierno en ese país que hoy atraviesa una de las peores crisis de su historia.

Venezuela 20 años después de la primera victoria del Chavismo

"Todo se ha consumado. Pasó lo que tenía que pasar. No podía pasar otra cosa en Venezuela hoy, 6 de diciembre de 1998". Así se pronunció Hugo Rafael Chávez Frías en su primer discurso a la prensa después de que se confirmara la victoria que lo proyectó a la Presidencia de Venezuela. Habían pasado 6 años desde su participación en el fallido golpe de Estado a Carlos Andrés Pérez y 4 desde que saliera de prisión por orden del presidente Rafael Caldera.

La primera victoria electoral de Hugo Chávez ocurrió hace dos décadas. Los 14 años de su gobierno, y la administración de su legado por parte de Nicolás Maduro en los años posteriores, han convulsionado la historia venezolana. A pesar de los cambios y las diferencias con su sucesor, su nombre sigue en boca de todos los políticos y analistas del país.

“Hugo Chávez sabía que el pueblo venezolano era un pueblo personalista”, apunta Ronal Rodríguez, investigador del Observatorio de Venezuela de la Universidad del Rosario en Colombia. Para el analista y profesor, Chávez “construyó toda una imagen mítica alrededor de él”, lo cual le permitió, no solo lograr los votos suficientes para imponerse a finales de la década de los 90, sino además, mantenerse en el poder y definir los primeros pasos a seguir tras su muerte.

Y esa tendencia se sintió desde ese primer día, cuando ya era presidente electo de Venezuela. "Chávez yo ya no soy, en verdad, Chávez es un sentimiento nacional, Chávez recorre toda Venezuela, Chávez es un proyecto".

Las elecciones de 1998 en Venezuela

El proyecto político y económico que había iniciado el presidente Carlos Andrés Pérez a finales de los 80 desató una serie de protestas sociales, conocidas como el Caracazo, que, para el profesor Rodríguez, empiezan a transformar a la sociedad venezolana y sus decisiones políticas. "Eso generó un estallido social, lo cual desestabilizó la vida política de Venezuela y el resultado fundamental fue que la gente dejó de creer en los dos partidos tradicionales: el partido Acción Democrática, que era el social demócrata y el partido Copei, que era el social cristiano", dice el experto.

Chávez hizo parte de ese descontento y participó en el intento de golpe de Estado del 4 de febrero de 1992 y, de forma indirecta, respaldó un segundo golpe cuando en noviembre de ese mismo año envió un video desde la prisión en el que invitaba a sumarse a la insurrección.

Según Rodríguez, Chávez logró capitalizar ese descontento en 1998 al presentarse con un movimiento independiente y recurrir a la misma estrategia del partido Acción Democrática: recorrer el país pueblo a pueblo. Pero su principal bandera, recuerda Rodríguez, sería el cambio de la constitución. Una promesa en la que insistió casi dos meses después de su elección, cuando hizo su juramento ante el Congreso en pleno:

"Juro delante de Dios, juro delante de la patria, juro delante de mi pueblo que, sobre esta moribunda constitución, haré cumplir, impulsaré las transformaciones democráticas necesarias para que la república nueva tenga una carta magna, adecuada a los nuevos tiempos. Lo juro".

La abstención electoral, una carta a favor de Chávez

Hugo Chávez resultó electo en 1998 con el 56,2% de los votos y una abstención del 36,55% del censo electoral. 2 años más tarde, cuando ya se había ratificado la nueva Constitución, Chávez volvió a llamar a los votantes a las urnas para legitimar los cargos de elección popular ante la nueva norma. Esta vez la abstención fue del 43,37% y Chávez fue elegido con el 59,76% de los votos, más de 20 puntos porcentuales por encima de Francisco Arias Cárdenas, uno de los militares que lo acompañó en el intento de golpe del 92.

"Los primeros años de Chávez son el descreimiento de la gente en el sistema electoral", resalta Rodríguez, "y esa falta de participación hace que el caudal electoral de Hugo Chávez sea importante". Eso le permitió tener legitimidad electoral a nivel internacional, pues sin mirar las cifras de participación, Chávez podía decirle al mundo que era elegido con amplios márgenes por encima de sus contendores.

La era Maduro y las diferencias con Chávez

Para Rodríguez, la participación democrática fue protagónica para Chávez hasta el 2007. A partir de ese momento "se rompe esa lógica y Hugo Chávez se declara socialista, por un lado, y por el otro lado, trata de establecer una reforma constitucional que pretendía cambiar el modelo de una democracia participativa hacia un modelo muchísimo más autoritario".

El analista resalta que en los años posteriores, el presidente Chávez seguía manteniendo las instituciones democráticas pero en la práctica intensificó su control sobre el país. "Con Nicolás Maduro hay una ruptura más profunda porque ya deja de fingir democracia", afirma el investigador, y añade que, además de las dudas sobre la legitimidad de su elección en 2013, "empieza a comportarse como dictadura".

La respuesta de Maduro a las protestas de 2014 y su derrota en los comicios legislativos de 2015, frente a la cual "vacía de poderes a la Asamblea Nacional", son algunos de los rasgos que describe el investigador para afirmar que con Maduro ya no quedan rasgos democráticos.

Para Rodríguez, una de las derrotas del chavismo, 20 años después de su nacimiento, es que en muchos lugares del mundo a Venezuela ya no se le reconoce como una democracia.

Fuente: France24

Venezuela 20 años después de la primera victoria del Chavismo
Comentarios