Sábado. 23.11.2019 |
Instituto de Estrategia S.L.P.

La USAF construye el primer prototipo del bombardero furtivo B-21 Raider

La Fuerza Aérea ahora está construyendo su primer avión de “prueba” del nuevo bombardero furtivo Northrop Grumman B-21 Raider diseñado para eludir las defensas aéreas más avanzadas en las próximas décadas y destruir objetivos de alto valor sobre el territorio enemigo, sin ser visto. 

La USAF construye el primer prototipo del bombardero furtivo B-21 Raider

“Estamos monitoreando de cerca la construcción de una aeronave de ensayos adicional y el software asociado para respaldar el primer vuelo”, dijo el jefe de personal de la Fuerza Aérea, el general David Goldfein, a una audiencia en un evento organizado por el Instituto Mitchell de Estudios Aeroespaciales.

En cuanto a la sincronización del primer vuelo y muchos de los detalles específicos de la adquisición, no están disponibles simplemente porque el programa es en gran parte secreto, en un esfuerzo obvio para evitar que los enemigos obtengan en un inicio datos de sobre cómo pueden intentar contrarrestar a esta avanzada aeronave. Aunque se conocen pocos detalles, los ingenieros, observadores, gerentes de programas y oficiales de bandera de la USAF son muy claros: este nuevo bombardero introducirá tecnología invisible como la que el mundo nunca ha visto.

Tras una exitosa revisión del diseño crítico, que analizó de cerca muchas de las tecnologías, configuraciones y armas de la aeronave, la Fuerza Aérea ha llevado al programa a su fase de Ingeniería de Fabricación y Diseño, el punto en el proceso donde se construyen las armas y los sistemas.

Gran parte de la construcción y creación de prototipos probablemente involucra subsistemas, aviónica e integración de armamento, la fabricación de aviones de prueba y, por supuesto, también incluye la ingeniería de la configuración externa del bombardero furtivo.

La construcción de un avión invisible requiere un proceso deliberado y metódico de contornos de ingeniería desde el principio. Como lo describen los ingenieros, el sigilo debe estar “incorporado” en el diseño desde su inicio. Cada perno, costura, curva, ala y armamento debe construirse dentro de parámetros específicos para garantizar la firma de radar más baja posible. Los aviones Stealth tienen una notable ausencia de bordes afilados, estructuras sobresalientes y otros elementos potencialmente más visibles para el radar enemigo. Los bombarderos, en particular, no solo son curvos sino también completamente horizontales, sin estructuras verticales. Esto crea un escenario en el que un ping electromagnético de retorno, o señal de radar, no puede obtener una representación real del avión. El exterior es liso y curvado, sin costuras visibles uniendo a las distintas porciones del fuselaje. El armamento se llevan internamente,

La intención no solo es eludir el radar de combate de frecuencia más alta, que permite a las defensas aéreas dispararle a un avión, sino también eludir el radar de vigilancia de frecuencia más baja, que puede simplemente detectar un avión en la vecindad. En efecto, la misión B-21 será volar en el espacio aéreo del enemigo fuertemente defendido, detectar y destruir objetivos y salir sin que un enemigo se dé cuenta de que estaban allí. Además, las aeronaves furtivas, como el bombardero B-2 y B-21, se construyen con sus motores internados, o enterrados, para disminuir la señal térmica y se aplican varios métodos para controlar el calor de los gases de escape. Uno de los objetivos de la gestión térmica de la aeronave furtiva es tratar de alinear la aeronave con la temperatura del aire circundante para no crear un diferencial de calor que permita que lo detecten los sensores enemigos.

Finalmente, el éxito de la furtividad se basa en una mezcla particular de los materiales utilizados como revestimiento para el exterior. Estos materiales, cuyos componentes no están disponibles públicamente, se describen como absorbentes de radar, lo que significa que la señal electrónica de un radar simplemente puede no rebotar o regresar con una imagen precisa. Algunos han dicho que la construcción furtiva debidamente completada puede hacer que un avión stealth parezca un pájaro o un insecto al radar enemigo.

Sobre el tema de RCS, un interesante ensayo llamado “Radar and Laser Cross-Section Engineering”, de la Aerospace Research Central, cita la aparición de nuevas tecnologías de recubrimiento, incluidos “materiales absorbentes de radar y metamateriales artificiales”. (Texto escrito por David Jenn, autora de la Escuela de Postgrado Naval).

Se está buscando una nueva tecnología furtiva con un sentido de vigor, a la luz de la rápida modernización global de las nuevas tecnologías de defensa aérea rusas y chinas, algunas de las cuales pueden dificultar la operación de plataformas existentes, como el bombardero B-2. Los avances en la capacidad de procesamiento de computadoras, la tecnología de redes digitales y los sistemas de puntería ahora permiten que algunas defensas aéreas detecten incluso aeronaves furtivas con una efectividad mucho mayor. Sin embargo, el B-21 se está diseñando con este desafío específico en mente: para garantizar que una nueva generación de furtividad pueda penetrar las defensas aéreas enemigas durante décadas en el futuro.

Las armas de defensa aérea S-300 y S-400 construidas en Rusia son capaces de utilizar la tecnología digital para conectar “nodos” entre sí para pasarse los datos de seguimiento y puntería a través de amplias franjas de terreno. Las nuevas defensas aéreas también utilizan tecnología avanzada de comando y control para detectar aeronaves a través de un espectro de frecuencias mucho más amplio de lo que podrían hacerlo los sistemas anteriores. Al mismo tiempo, aunque algunos de estos avances pueden complicar algunos elementos del alcance de la misión para el B-2, según los principales desarrolladores de la Fuerza Aérea, esto no indica de ninguna manera que estas defensas aéreas actuales y futuras amenacen de alguna manera al B-21. Por esta razón, muchos desarrolladores militares, expertos en tecnología de armas y observadores están haciendo eco de un refrán común, a saber, que es imperativo que la Fuerza Aérea invierta fuertemente en su flota emergente de bombarderos B-21.

 

Los nuevos icbms armados por la fuerza aérea se desarrollarán en 2029

Las barreras relacionadas con golpear a las aeronaves furtivas también incluyen las defensas electrónicas de “interferencia”, que operan en condiciones meteorológicas adversas para disminuir la firma acústica y realizar ataques en conjunto con otras aeronaves menos sigilosas que pueden llamar la atención de los sistemas de defensa aérea enemigos.

Es probable que el EW ocupe un lugar destacado, en parte porque las configuraciones de hardware emergentes ahora están diseñadas para adoptar rápidamente las actualizaciones de software a medida que surgen nuevas amenazas, como las combinaciones de frecuencias, aún por verse, o los rangos de detección de radar.

Todos estos factores técnicos emergentes continúan informando un consenso creciente con respecto a futuras amenazas de guerra: que el B-21 parece ser posiblemente la única plataforma que podrá penetrar ciertas armas y defensas aéreas enemigas avanzadas en las próximas décadas. Si bien se anticipa que las armas stand off traerán una ventaja táctica sustancial, destruir las defensas aéreas del enemigo y localizar los objetivos en la proximidad más cercana, para abrir un corredor aéreo para otros activos aéreos atacantes, parece para muchos una necesidad absoluta. Por ejemplo, las defensas aéreas móviles pueden cambiar rápidamente de posición, pueden surgir nuevos objetivos y ciertas armas, como la aplicación EW, pueden necesitar operar dentro de un rango más cercano que las plataformas independientes para ser efectivas.

Parte de este consenso, según los desarrolladores de armas Senior de la Fuerza Aérea, se basa implícitamente en el hecho de que el B-21 se está diseñando para que pueda actualizarse constantemente. Entre otras cosas, esto significa que nuevos software, sensores, armas, computadoras y productos de aviónica pueden emerger rápidamente a medida que estén disponibles.

A pesar de que naturalmente no escatima en detalles, los líderes sénior de la Fuerza Aérea han dicho que el nuevo B-21 podrá “mantener a cualquier objetivo en riesgo, en cualquier lugar del mundo, en cualquier momento”.

“Las capacidades de cómputo que estaban disponibles para diseñar el F-117 y el B-2 están empequeñecidas por el poder ahora disponible para los equipos de diseño”, escribe el ensayo del Instituto Mitchell, “The Imperative for Stealth”.

“Nuestra confianza en este programa sigue siendo muy alta “, dijo Goldfein.

Fuente: Zona Militar
La USAF construye el primer prototipo del bombardero furtivo B-21 Raider
Comentarios