Martes. 21.11.2017 |
Instituto de Estrategia S.L.P.

Salen a la luz papeles clasificados por la CIA sobre el asesinato de Kennedy

Es el último bloque de material sobre el magnicidio que seguía clasificado y que ha despertado mucho interés en EE.UU.

Salen a la luz papeles clasificados por la CIA sobre el asesinato de Kennedy

Los expertos coinciden en que no hay muchas expectativas de que los nuevos documentos cambien la conclusión más establecida -el asesino, Harvey Lee Oswald, actuó en solitario- o confirmen las diversas teorías conspiradoras sobre quién planeó el ataque. El material, sin embargo, sí podría esclarecer algunos puntos oscuros de las actividades de Oswald y ofrecer nuevos detalles sobre las actividades de la CIA y el FBI en plena Guerra Fría. Las sorpresas, en cualquier caso, no están descartadas.

 

¿Cómo murió JFK?

El 22 de noviembre de 1963, el entonces presidente de EE.UU., John Fitzgerald Kennedy, fue disparado en la plaza Dealey de Dallas (Texas). Iba en un descapotable durante un desfile, junto a su mujer, Jackie, y el gobernador de Texas, John Connally, que también resultó herido, y la mujer de este, Nellie. Según la versión oficial, los disparos los realizó Lee Harvey Oswald, un oficinista vinculado al comunismo, desde la sexta planta del depósito de libros escolares en el que trabajaba. Dos días después, Jack Ruby, un empresario de clubes nocturnos, asesinó a Oswald, sin que éste pudiera dar una versión completa de los hechos.

 

¿Qué son los documentos del asesinato de JFK?

Son más de cinco millones de documentos relativos al magnicidio en poder de Administración Nacional de Archivos y Registros (NARA, en sus siglas en inglés). El 88% de ese material ya ha sido desclasificado, mientras que otro 11% lo ha sido solo en parte, con omisiones o segmentos borrados. El 1% restante ha permanecido en secreto y es lo que saldrá ahora a la luz

 

¿Por qué se hacen públicos ahora?

En 1991, Oliver Stone estrenó la película «JFK», en la que deslizaba que la muerte de JFK era el resultado de una conspiración del Gobierno. La atención que produjo la película movió al Congreso a buscar más transparencia sobre la información oficial del caso, lo que acabó con la Ley de Recopilación de Documentos del Asesinato del Presidente John Fitzgerald Kennedy. Entre otras estipulaciones, establecía que todos los documentos deberían estar desclasificados en un periodo de 25 años. Ese plazo acaba este jueves, 26 de octubre.

 

¿Qué documentos se desclasifican?

Según algunas estimaciones, basadas en los índices del material que saldrá a la luz, serán unas 113.000 páginas de documentos. Un tercio de ellos son de la CIA, otro tercio del FBI y el resto de diversos organismos gubernamentales -los Departamentos de Justicia y de Estado, o la Hacienda, por ejemplo- y de comisiones de investigación del Congreso. Se espera que haya muchos duplicados y mucha información tangencial que no aporte nada al caso. Hay memorándums, informes, telegramas, cartas, cintas de audio y fotografías. Entre las palabras que más aparecen en el índice están «Jack Ruby», «Rusia» o «Cuba».

 

¿Se desclasificará todo?

Eso está por ver. La decisión última sobre la publicación de los documentos recae en Donald Trump. El presidente de EE.UU. anunció por Twitter la semana pasada que daría la luz verde a la desclasificación, pero advertía que lo dejaba «a la espera de más información». Se sabe que la CIA ha presionado a Trump para que pare la publicación de parte del material, posiblemente porque mostrará las vergüenzas de los métodos de la agencia de inteligencia durante la Guerra Fría. Hasta que no se materialice la publicación, no se sabrá si estará todo el material o parte.

 

¿Qué puntos oscuros tiene el asesinato de JFK?

Tras el magnicidio, se estableció una comisión -bautizada con el nombre de Warren,por el apellido del presidente del Tribunal Supremo, que estuvo al frente- que estudió durante meses el caso. Su conclusión fue que Oswald actuó solo y que él fue el autor de los tres disparos que acabaron con JFK. El dictamen no satisfizo a muchos y las teorías alternativas sobre cómo fue el asesinato surgieron como setas. Se cuestionó que Oswald fuera el único en apretar el gatillo -muchas teorías apuntan a otro tirador en una loma en la dirección en la que viajaba el coche presidencial-, se negó que fuera posible que hubiera un único tirador con las trayectorias de las balas y se presentaron pruebas sonoras de que hubo otros disparos. Incluso una comisión del Congreso a finales de los años 70 concluyó que seguramente Oswald no fue el único participante en el asesinato. A día de hoy, el consenso tanto de la versión oficial como de investigadores independientes, tras decenas de análisis técnicos, es que solo disparó Oswald. Por qué lo hizo, esa ya es otra historia.

 

¿Hubo alguien detrás del asesinato?

Aquí hay tantas teorías conspiradoras como sobre la ejecución del magnicidio. Oswald se fue a la tumba con sus secretos. El asesinato inesperado por parte de Ruby y la insistencia de las autoridades en mantener buena parte de la información en secreto ha alimentado suposiciones variopintas sobre quién estuvo detrás de Oswald. En el tenso clima político de la Guerra Fría, muchos actores podrían estar interesados en eliminar a JFK: el régimen de Fidel Castro -a quien Kennedy trató de echar del poder con la malograda invasión de Bahía de Cochinos-, el exilio cubano -enfurecido por esa desastrosa operación militar-, la mafia estadounidense, el KGB ruso y hasta su vicepresidente, Lyndon B. Johnson, que no tenía la mejor relación con el presidente (esa fue una de las suposiciones de la película de Oliver Stone). Incluso el propio Trump ha contribuido en el pasado a estas teorías conspiradoras, y aseguró durante la campaña que Oswald se reunió antes del asesinato con el padre del senador Ted Cruz, su rival en las primarias republicanas.

 

¿Aclararán algo de esto los nuevos documentos?

La mayoría de expertos que conocen al dedillo la información publicada hasta ahora sobre JFK coinciden en que el nuevo material no traerá «bombas» sobre el magnicidio. Lo que sí se espera es que ofrezca nuevos detalles sobre Oswald y algunos podrían alimentar nuevas teorías. Por ejemplo, información fresca sobre sus actividades en México meses antes del atentado. La CIA le tenía bajo vigilancia entonces, después de que hubiera pasado por la Unión Soviética. Quizá se sepa más de por qué la la inteligencia estadounidense no tenía controlado a un empleado de un edificio por el que pasaba la comitiva presidencial. Sí parece que habrá muchos detalles sobre la guerra sucia de la CIA, sus intentos para derrocar al Gobierno de Castro en Cuba, su participación en el golpe de estado de Vietnam del Sur de 1963 o relaciones embarazosas con autoridades de México.

 

¿Aparecerán íntegros o con tachones u omisiones?

Al igual que con su publicación misma, dependerá de la decisión final del presidente y de las objeciones que pongan las agencias de inteligencia estadounidenses.

 

¿A quién perjudican y a quién benefician?

Las revelaciones sobre todo podrían tener una víctima: la CIA. Los documentos podrían mostrar las vergüenzas de la agencia de inteligencia -sus métodos, sus aliados, su interés por ocultar información, sus errores de cálculo- cuando no pasa por su mejor momento en la opinión pública. El propio Trump, que ha vivido su propia guerra contra la comunidad de inteligencia por el supuesto complot con Rusia para ganar las elecciones, ha alimentado la idea de esta agencia como un «poder en la sombra». EL presidente recibirá con agrado nuevas revelaciones que le den la razón.

 

¿Dónde se pueden consultar?

En la página web de los Archivos Nacionales dedicada a JFK (www.archives.gov/research/jfk) a partir de este jueves. Todavía es una incógnita cuánto material estará disponible y en qué momento. La última vez que se desclasificaron documentos -el pasado julio, y una cantidad mucho menor- los servidores se bloquearon y no hubo acceso durante días. El tamaño del material que saldrá ahora la luz y el interés que ha despertado podrían suponer un gran problema logístico.

Salen a la luz papeles clasificados por la CIA sobre el asesinato de Kennedy
Comentarios