Domingo. 19.05.2019 |
Instituto de Estrategia S.L.P.

ENTREVISTA CON ZOILAMÉRICA NARVÁEZ, HIJASTRA DE DANIEL ORTEGA

“El régimen de Ortega está fracturado y puede que herido de muerte”

Zoilamérica Narváez Murillo, exiliada en Costa Rica, desentraña para INSTTUTO DE ESTRATEGIA  la crisis de régimen que asola a Nicaragua desde hace dos semanas. Confía en que “la arrogancia de Ortega no convierta al país en un nuevo mapa de guerra”.

“El régimen de Ortega está fracturado y puede que herido de muerte”

Zoilamérica Narváez saltó a la fama hace veinte años cuando se atrevió a denunciar que había sido abusada sexualmente por Daniel Ortega, marido de su madre. Su atrevimiento desembocó en una ruptura familiar y, años después, pidió protección internacional en Costa Rica, donde aún vive, si bien sigue de cerca la actualidad de Nicaragua, cuyo régimen conoce muy de cerca. De ahí que los disturbios que estallaron hace ya dos semanas no le sorprendan. “Nicaragua ha estado los últimos 5 años bajo un régimen de control social opresivo”, explica. “Mientras el Gobierno de Daniel Ortega ha vendido la imagen de un país con una democracia formal, sus políticas económicas han excluido a los sectores populares que no simpatizan con sus políticas. Asimismo, los fraudes electorales han burlado la verdadera opinión de los nicaragüenses”. “Lo más tenebroso”,  prosigue, ha sido el cómo han convertido a sus estructuras partidarias de base, a nivel de las comunidades, en grupos paramilitares que han mantenido vigilancia extrema, intimidación, y han convertido la convivencia comunitaria en un espacio donde han impuesto con cohesión y silencio”.

-Bajo esa realidad…

-…Nicaragua, con la dolorosa historia que hemos tenido, no podía permanecer paralizado por mucho tiempo. Hay hechos que despiertan la memoria histórica que nos hizo enfrentar a la dictadura somocista. Y la historia se repite. El pueblo hoy se levanta para poner un alto a la arbitrariedad que hoy incluye una represión con resultados de víctimas mortales.

- ¿Tan hondo es el malestar en la sociedad nicaragüense?

-Estamos hablando de una indignación popular. Esto no es un simple descontento. Es un movimiento que trae tras de sí una propuesta. Desde la espontaneidad, esta protesta no parecía tener un destino. Sin embargo, se ha venido articulando una agenda, que, si uno la revisa, contiene el retorno del país a una institucionalidad que fue destruida en función de la concentración de poder de Daniel Ortega.

-¿Qué contiene esa agenda?

-Contiene el restablecimiento de factores para volver a confiar en un sistema político que ha sido denigrado.  Definitivamente, que una lectura política de conjunto permitiría reconocer que en la agenda que hoy se constituye como bandera de los sectores populares no existe espacio para que el Frente Sandinista Continúe en el poder. Si el Dialogo Nacional tendrá algún sentido, será para que se diseñe un proceso de transición. Esta es una oportunidad quizás la última oportunidad que le da Nicaragua a Daniel Ortega para que salga del poder por una vía cívica. Pero no tenemos señales de que este Gobierno ceda en su arrogancia.

-¿Por qué Ortega tardó tanto- más de tres días- en dirigirse a la Nación y dar la cara?

-Desde hace muchos meses Daniel Ortega entrego la vocería de su Gobierno a Rosario Murillo. En una posición de mucha irresponsabilidad se ha hecho a un lado de la responsabilidad de Gobernar, dejando entrever que también ha entregado el poder a Rosario Murillo. Esa forma de Gobernar ha generado las dudas sobre las incompetencias que éste puede tener para manejar el país.

-Unas incompetencias que han desembocado en la irresponsabilidad.

-Lo más irresponsable, ha sido el establecer un juego perverso en el cual el parece salir exonerado de toda la práctica abusiva y controladora de Rosario Murillo, aun cuando, él la ha favorecido y propiciado en función del mantenerse con un “halo” de endiosamiento que lo excluye de los asuntos domésticos del país.

- Volviendo a la penúltima pregunta: ¿puede aportar algo más sobre la tardía reacción de Daniel Ortega?

-En este caso, Daniel Ortega pretendió minimizar las protestas, al punto de pretender dar la señal de que estas protestas nunca fueron graves y que, por lo tanto, no ameritaban la atención de su envergadura. Sin embargo, todo esto fue evidencia de una enorme irresponsabilidad el el cumplimiento de sus funciones.

- ¿Controla a situación? ¿O se le ha ido de las manos?

-Si consideramos la forma en que Daniel Ortega ha ejercido el poder, con los equipos de estado ejerciendo funciones de control social y que, pese a todo esto, se haya organizado una protesta que articuló el apoyo de la población con medicinas, logística, seguridad, y tomando en cuenta que son jóvenes, estudiantes los que han liderado esta protesta, eso nos demuestra que el Gobierno de Daniel Ortega esta fracturado, o lo que puede ser peor, herido de muerte. 

-Para muertos, las víctimas.

-Treinta muertos es una cifra que en Nicaragua es inadmisible. Fue el Genocidio de la Guardia Somocista lo que levantó al pueblo [en 1979, NDLR]. Fueron los muertos de ambos lados durante el enfrentamiento entre el Sandinismo y la llamada contrarrevolución en los años 80 lo que minó y conllevó a un acuerdo de paz que implicó que Daniel Ortega organizara elecciones libres. Los nicaragüenses no queremos violencia ni guerra, pero si para imponerla hay que usar la resistencia y la desobediencia civil, a pesar de sus consecuencias, es un trecho que no se escatima porque se convierte en la única forma de abrir nuevos horizontes para el país. Daniel Ortega debe atender esta grave señal.

-Usted que le conoció -y padeció su violencia-, ¿cuáles son los rasgos de la personalidad de Daniel Ortega? ¿Cuál es su psicología?

-Pienso que lo grave es que existe una lectura mesiánica del país.  No existe la posibilidad de entender que se puede pensar y ser diferente de ellos. La falta de sumisión es concebida como actos de traición. Me cuentan que cuando yo preparaba mi denuncia, alguien lo quiso alertar y él nunca lo creyó posible.

-¿Cómo reaccionó?

-Dicen que rio, aduciendo que yo ni siquiera sabía hablar en público. Se consideran a sí mismos como los envestidos de poderes que los demás aceptamos y concebimos como “divinos” y, por lo tanto, permaneceremos casi “atados” a esa influencia. Desde esa perspectiva, Daniel Ortega “lamenta” estos hechos porque definitivamente que el pueblo desde su perspectiva se está equivocando y está cometiendo graves errores que él debe de evitar. Se puede justificar toda la represión en nombre de “Salvar al Pueblo” de su propia ignorancia. Ellos inventan su propia “guerra santa”.

- ¿Cuál es el papel exacto de Rosario Murillo, su madre, en esta crisis?

Rosario Murillo esta alienada a un conjunto de creencias que la hacen visualizar el poder político como un designio y una misión que va a cumplir para un fin superior.  Es otra manifestación del mesianismo. Sin embargo, su profunda alienación también la hace disfrazar de una manera audaz y perversa una actitud de apego al poder como escape a una condición e historia personal convulsa. Es la forma de evadir con la que su compañero marcó una historia familiar con abuso sexual pero lo que es peor es que ha continuado utilizando su poder para someter a niñas y adolescentes tal y como consta en investigaciones periodísticas. La única manera en que Rosario Murillo puede sostener ese vínculo es a cambio de la entrega total del poder.

-¿Qué revelan estas evidencias?

-Nos ponen ante la explicación de una conducta impulsiva, atropellada y cruel. Porque ella depende de ese poder para llenar su vida y ocultar el alcance de permanecer vinculada a un hombre que nunca ha dejado de abusar sexualmente de niñas y adolescentes y mujeres.

-¿Se puede decir que Ortega está bajo la dominación de Rosario Murillo?

-Han hecho una transacción de poder. Una que les conviene a ambos.

- ¿Cuál es la fuerza real de las milicias sandinistas?

-Si por milicias sandinistas se refiere a los grupos de base conocidos como Gabinete del Poder Ciudadano, su fuerza es que han venido siendo los distribuidores de prebendas económicas comprando liderazgos y conciencias en las comunidades. Usan esta ayuda para además controlar, intimidad y evitar levantamientos de pensamiento crítico. Hoy eso está en crisis. Después de esta situación Daniel Ortega y Rosario Murillo no podrán  apoyarse en estas estructuras.

-¿Están colaborando Cuba y Venezuela en la represión?

-El debilitamiento económico de estos países los tiene muy ocupados manejando sus propias realidades. En este momento, estarán intentando leer un contexto que para ellos verdaderamente es sorprendente. Cuba y Venezuela, en los últimos años más Venezuela, sostuvo el poder de Daniel Ortega.

-¿A través de qué mecanismos?

-Toda la compra de conciencia, la venta del Gobierno Sandinista como el Gobierno de la prosperidad se basó en el uso de la cooperación venezolana como presupuesto de un proyecto económico personal para generar alianzas y un proyecto de país para ellos. En este momento, parte de la crisis económica del Gobierno se basa en esta ausencia. En términos de ayuda para la represión, desconozco de posibilidades reales de que esto ocurra.

- ¿Cómo cree que acabará todo esto?

-No podemos advertirlo. Por ahora la señal es que el pueblo de Nicaragua ha pedido un cambio. Ojalá la arrogancia de Daniel Ortega no convierta el país en un nuevo mapa de guerra.

 

“El régimen de Ortega está fracturado y puede que herido de muerte”
Comentarios