Domingo. 17.11.2019 |
Instituto de Estrategia S.L.P.

Protestas en México y en EE. UU. por las redadas y deportaciones masivas de Trump

A lado y lado de la frontera, miles denunciaron las redadas que la Administración Trump piensa aplicar contra los migrantes en situación irregular. Si bien, la cifra de deportados ya es masiva en puntos fronterizos como el de Matamoros.

Protestas en México y en EE. UU. por las redadas y deportaciones masivas de Trump

México y Estados Unidos comparten reclamo desde este viernes. Primero, en la capital mexicana, locales y expatriados estadounidenses se unieron frente a la Embajada estadounidense para protestar contra el trato que reciben los migrantes detenidos, en lo que llaman “campos de concentración”. Entre viernes y sábado, miles pidieron desde Washington a California el fin de las deportaciones y dieron su apoyo a la acogida migratoria, con la petición de poner fin a las “crueles e inhumanas” redadas.

Un mensaje directo para la Administración del presidente Donald Trump, que este domingo iniciará su operación más anhelada: redadas en unas nueve ciudades y expulsiones masivas de al menos 2.000 extranjeros en situación irregular y sin papeles, algunos viviendo años en EE. UU., llevadas a cabo por el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE).

Trump lo había advertido, pero las deportaciones serán una realidad el domingo en Nueva York, Miami (Florida), Houston (Texas), Los Ángeles y San Francisco (California), Chicago (Illinois), Atlanta (Georgia), Baltimore (Maryland) y Denver (Colorado). Solo por ahora se salva Nueva Orleans, a la que la tormenta tropical Barry ha dado una tregua ante la amenaza de inundaciones. Si bien, para muchos el ciclón es Trump, con su objetivo de erradicar la inmigración ilegal, mientras cientos de miles de personas buscan una oportunidad en su país.

 

‘No’ a los “campos” de detención en Estados Unidos

En la protesta todos los carteles se dirigían a los centros de detención, luego de que en una instalación fronteriza con Texas se descubriera un “hacinamiento peligroso”. De acuerdo con funcionarios estadounidenses, la situación es de saturación ante la llegada de centroamericanos; según el vicepresidente Mike Pence, que el viernes visitó uno de estos centros superpoblados, los medios están “ignorando el excelente cuidado que se está dando a familias y niños”, “sabía que veríamos un sistema abrumado”.

La realidad que explicaron los periodistas presentes es que no todas las 400 personas allí detenidas pueden dormir en colchonetas, tener almohadas o incluso comida, sin contar con que los guardias del lugar llevan mascarillas debido al mal olor.

Por eso, varias ciudades estadounidenses insistieron en “liberar de inmediato” a los migrantes y fomentar la “humanidad” hacia quienes llegan. “La definición de campos de concentración señala un lugar en el que son detenidas personas que no son criminales, por razones raciales o étnicas”, decía una de las manifestantes en Chicago. Sin embargo, la visión del presidente Trump, como escribió en su Twitter, es que si estas condiciones en los centros disgustan a los migrantes, la solución es “no venir”.

 

Sin contar con las nuevas redadas, las deportaciones ya se han incrementado

Precisamente, la ciudad fronteriza de Matamoros ya están en alerta. Y es que solo durante este julio, sin contar con la operación de nuevas redadas, hasta allí han llegado cada día 100 migrantes deportados. En concreto, han arribado por la frontera norte del nororiental estado de Tamaulipas, a través del cruce internacional Puente Nuevo, que conecta Brownsville (Texas) con Matamoros. Y con la política de Trump, esta cifra puede incrementarse, lo que preocupa a las instituciones y a los representantes de la Casa del Migrante, al no tener infraestructura ni alimentos suficientes para tantas personas.

Una situación, la de las expulsiones y llegadas a México o Centroamérica, que se agrava hoy con las inminentes redadas. Para grupos proinmigrantes de EE. UU., estas “aterrorizarán a menores, separarán familias y crearán el caos por el país”. "La Administración (de Trump) está ejecutando una agenda cruel, supremacista blanca para traumatizar a familias, en vez de tomar acciones para abordar las condiciones horribles que están matando a menores migrantes bajo custodia de EE. UU.”, expresa la presidenta de la organización Families Belong Together, Jess Morales Rocketto.

Esos son algunos de los riesgos, mientras que el Comisionado hondureño de Derechos Humanos, Roberto Herrera, denuncia que las redadas van en contra de los estándares internacionales de Derechos Humanos: “No debe haber expulsiones colectivas (…) Todo Estado, sin excepción alguna, debe tratar individualmente (a la persona) como sujeto de derechos y obligaciones, incluyendo el derecho a solicitar y recibir asilo, protección complementaria u otras respuestas a sus derechos que deben ser protegidos, nacional e internacionalmente”.

Dignidad y humanidad son las palabras repetidas, a horas de que el Gobierno de Trump aplique las redadas y las deportaciones. Justo cuando este lunes 15 de julio el presidente recibe en la Casa Blanca a su homólogo de Guatemala, Jimmy Morales, con el que fuentes del Gobierno aseguran que podría pactar un acuerdo para declarar al país como un destino seguro para los solicitantes de asilo. Algo a lo que se oponen políticos guatemaltecos, por no tener “la capacidad de convertirse en un tercer país seguro, debido a sus débiles instituciones”.

Fuente: France24 (Janira Gómez Muñoz)

Protestas en México y en EE. UU. por las redadas y deportaciones masivas de Trump
Comentarios