Martes. 21.11.2017 |
Instituto de Estrategia S.L.P.

Dos pilares de la Administración Trump mantienen lazos económicos con Rusia

Aunque hay muchas investigaciones abiertas sobre los lazos entre Rusia y la Administración Trump, esta es la primera vez que se demuestra una conexión económica

Dos pilares de la Administración Trump mantienen lazos económicos con Rusia

Dos hombres clave de la Administración Trump mantienen lazos económicos con el entorno del Kremlin y con el presidente ruso, Vladimir Putin, según se desprende de los Paradise Papers, una investigación basada en el análisis de 13,4 millones de documentosprocedentes de dos proveedores de servicios ‘offshore’ de Bermudas y Singapur y 19 registros mercantiles de jurisdicciones opacas. La filtración fue obtenida por el diario alemán 'Süddeutsche Zeitung', que la compartió con el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) para dirigir el trabajo que se publica en 96 medios de todo el mundo, entre ellos, 'The New York Times', 'The Guardian', 'Le Monde' y El Confidencial y La Sexta en exclusiva para España.

El secretario de Comercio de EEUU, Wilbur Ross, es accionista destacado de Navigator Holdings, una naviera que ofrece servicios de transporte marítimo regulares al yerno de Putin y a otros oligarcas sancionados por el Departamento del Tesoro. Por su parte, el 'yernísimo' y asesor de Trump, el joven empresario Jared Kushner, recibió en 2015 una inversión de 850.000 dólares del magnate ruso Yuri Milner, cofundador de DST Global, un fondo alimentado por el VTB Bank, banco público ruso utilizado como herramienta financiera del Kremlin y sobre el que pesan sanciones en EEUU.

El Congreso y el Departamento de Justicia de Estados Unidos llevan tiempo explorando las posibles relaciones comerciales entre Rusia y los miembros de la Administración Trump. Aunque varios asociados y miembros destacados de la campaña de Trump han sido investigados, hasta ahora no se habían reportado conexiones empresariales con el entorno directo de Putin.

Kushner está considerado la mano derecha del presidente de los EEUU. El dinero procedente de Rusia lo recibió una de sus 'startups' tecnológicas (Cadre) de manos de Milner, cuyo fondo ha ingresado 191 millones de dólares de VTB Bank. Mientras que este nexo parece puntual, los lazos de Ross con Rusia siguen activos.

Antes de aceptar su cargo en el Gobierno de Trump, el hoy secretario de Comercio accedió a vender la mayor parte de los activos de sus empresas, pero no renunció a su participación en Navigator, registrada en las Islas Marshall. Las entidades 'offshore' en las que figura Ross (junto a otros inversores) controlaban en 2016 el 31,5% de la compañía, según el más reciente informe anual de Navigator.

Entre los principales clientes de Navigator se cuenta Sibur, un gigante del gas y la petroquímica con sede en Moscú. El conglomerado es copropiedad de Kirill Shamalov, casado con la hija menor de Putin, y Gennady Timchenko, el oligarca sancionado cuyas actividades en el sector de la energía estaban "directamente vinculadas a Putin", según el Departamento del Tesoro. Otro poderoso propietario es el mayor accionista de Sibur, Leonid Mikhelson, quien controla una compañía energética que también fue sancionada por el Departamento del Tesoro por apoyar al Gobierno de Putin. Navigator les facturó cerca de 70 millones de dólares desde 2014.

Consultado por estas conexiones, un portavoz del Departamento de Comercio, James Rockas, afirmó que Ross se unió a la junta directiva solo después de que Navigator comenzara a trabajar con Sibur y "nunca se encontró" con Shamalov, Timchenko o Mikhelson. "El secretario Ross niega cualquier asunto centrado en los buques de transporte transoceánico, pero ha sido en general favorable a las sanciones de la Administración contra las entidades rusas y venezolanas", dijo Rockas.

El poder de Ross

Dentro de la Administración Trump, Ross tiene autoridad directa sobre políticas comerciales y es una de las voces más influyentes en las relaciones económicas entre EEUU y otros países, incluido Rusia, país sobre el que pesan diferentes sanciones en represalia por la invasión de Crimea en 2014 y por la presunta interferencia del Kremlin en las elecciones presidenciales de 2016.

Los lazos económicos de Ross y Kushner han sido posibles gracias a la filtración obtenida por el diario alemán 'Süddeutsche Zeitung', compartida con el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) y trabajada por 96 medios de todo el mundo, entre ellos 'The New York Times', 'The Guardian' y 'Le Monde'. En España, han trabajado en exclusiva con esta documentación El Confidencial y La Sexta durante un año. Los archivos filtrados muestran una cadena de empresas y asociaciones en las Islas Caimán a través de las cuales Ross ha conservado su participación financiera en Navigator.

La investigación tiene repercusiones políticas de enorme calado en EEUU. Durante su proceso de confirmación, a Ross se le preguntó en repetidas ocasiones acerca de sus relaciones comerciales con Rusia, sobre todo en relación con su antiguo cargo como vicepresidente del Banco de Chipre, que tiene un largo historial de financiación de oligarcas rusos.

"El Senado de los Estados Unidos y el público estadounidense merecen conocer el alcance total de sus conexiones con Rusia y su conocimiento de los vínculos entre la Administración Trump, la campaña de Trump, o la Organización Trump y el Banco de Chipre", le escribió un grupo de cinco senadores demócratas a Ross después de la audiencia, pero antes de su confirmación. Ross respondió brevemente a una pregunta enviada para la audiencia, diciendo que los rusos que invertían en el banco "no eran mis socios", pero no respondió a la carta de los senadores.

También se le preguntó acerca de sus acciones en la industria naviera y si podrían plantear un conflicto de intereses con sus deberes como secretario de Comercio. Pero no se enfrentó a ninguna pregunta acerca de Navigator (compañía en la que llegó a ser presidente del consejo de administración), ni de su relación con Sibur. Daniel Fried, experto en Rusia que ocupó altos cargos del Departamento de Estado, asegura que Sibur es "una empresa con conexiones clientelistas". "¿Por qué algún funcionario del Gobierno de Estados Unidos tiene alguna relación con un compinche de Putin?", se preguntó.

También en las redes sociales

Los lazos de Kushner no son tan directos y están más aislados en el tiempo, pero permiten entender el interés del Kremlin por la industria tecnológica estadounidense y el entorno del presidente Trump. El dinero metido por VTB Bank en DST Global se utilizó también para realizar inversiones millonarias en Facebook y Twitter en 2011. Se trata de un dato importante en el contexto político estadounidense, porque el Congreso de EEUU está investigando a las principales redes sociales por el papel que tuvieron en la difusión de noticias falsas y escándalosinventados durante la campaña de Donald Trump. Las inversiones de Milner en Facebook y Twitter no eran un secreto, pero esta investigación demuestra que existen lazos directos con el Kremlin a través de VTB Bank.

Contactado por el ICIJ, Milner asegura que todas sus inversiones están motivadas por criterios económicos y no políticos. Sobre Kushner, admitió haberlo conocido en una conferencia, pero insistió en que siempre ha seguido el consejo de su padre de no meterse en política. "Pasé más de la mitad de mi vida en la Unión Soviética. Mi principio siempre fue ese y sigue siéndolo", dijo. También añadió que VTB Bank se comportó como un inversor pasivo con Twitter y que nunca tuvo ningún tipo de control sobre la red social, al igual que el resto de clientes de DST Global.

Sergey Aleksashenko, experto en el sistema bancario ruso de la Brookings Institution, define el papel de VTB Bank como un gigante con dos brazos. "El primero actúa como un banco y el segundo como un instrumento del Kremlin. VTB está siempre dispuesta a hacer cualquier cosa que el Kremlin pida".

Un gran conflicto de intereses

El hecho de que las compañías de Ross en las Islas Caimán se estén beneficiando de una empresa controlada por intermediarios de Putin plantea graves conflictos de intereses potenciales, coinciden los expertos consultados. Como secretario de Comercio, Ross tiene el poder para ejecutar las sanciones y otras medidas que afectan a los propietarios de Sibur. Asimismo, los propietarios de Sibur, y a través de ellos el propio Putin, podrían tener la capacidad de aumentar o disminuir el negocio de Sibur con Navigator incluso conforme Ross ayuda a orientar la política de Estados Unidos. "Aparte de las cuestiones jurídicas, yo estaría muy preocupado de que alguien en el Gobierno de Estados Unidos esté haciendo tratos con los rusos", asegura Richard Painter, abogado en la Administración de George W. Bush. Por su parte, la portavocía del Departamento de Comercio subrayó que Ross cumple con los "más altos estándares éticos".

Muchos de los fondos de capital privado involucrados en estas inversiones fueron creados y administrados por Appleby, el bufete de abogados 'offshore' con sede en Bermudas. Los archivos filtrados muestran cómo Appleby ayudó a su empresa, WL Ross & Co LLC, a cosechar los beneficios de paraísos 'offshore', como las Islas Caimán, un territorio británico que permite niveles extraordinarios de secreto bancario y deja a empresas de papel dirigidas desde Nueva York y otros lugares operar allí libres de impuestos. En 2015, Islas Caimán ocupaba el quinto lugar en las clasificaciones mundiales del Índice de Secreto Financiero.

Documentos públicos permiten valorar la participación de Ross en las entidades 'offshore' con acciones de Navigator entre los dos y los 10 millones de dólares. Pero no queda claro cuál es la cifra total porque no especificó valor a una de las cuatro entidades que retuvo. Tampoco se concreta por qué omitió un valor. Su participación representa una fracción de la participación total del 31,5% de las entidades en Navigator. Dinero que, basado en el precio de mercado de la firma al 30 de octubre de 2017, asciende aproximadamente a 179 millones de dólares.

"Los requisitos de divulgación no se escribieron pensando en Wilbur Ross", dijo Kathleen Clark, una profesora de derecho de la Universidad de Washington que es experta en ética del gobierno, "y no creo que brinden adecuadamente al público o a un funcionario de ética del gobierno una idea de la gran variedad de intereses financieros que él tiene".

Navigator conoce a Sibur

A principios de 2012, poco después de que Ross hiciera su inversión inicial, Navigator entabló una relación con Sibur al mismo tiempo que comenzó a vender acciones al público, fletando exclusivamente dos cargueros de gas licuado de petróleo (GLP) para transportar las crecientes exportaciones de GLP de Sibur a Europa. Al igual que muchas compañías energéticas rusas, Sibur fue creada por el Estado en 1995, aunque posteriormente fue absorbida por la compañía de gas estatal Gazprom. Hasta que, en 2010, cayó en manos de Timchenko y Mikhelson.

Amos Hochstein, el principal diplomático en temas de energía de Estados Unidos durante la Administración Obama, asegura que las trayectorias de Mikhelson y Timchenko eran típicas de los magnates energéticos rusos que se han enriquecido bajo la corrupción pública y el capitalismo clientelista que son sellos distintivos del largo mandato de Putin. "No estamos hablando de John D. Rockefeller", dijo Hochstein. "Se hicieron cercanos a Putin, leales a Putin, consiguieron bienes del Estado y se enriquecieron".

Después de la invasión rusa al territorio ucraniano de Crimea, Estados Unidos y otras naciones occidentales impusieron sanciones económicas a los aliados clave de Putin, incluyendo el segundo accionista más importante de Sibur, Timchenko. Unos meses más tarde, EEUU prohibió a los bancos proporcionar financiación a largo plazo a una compañía de gas perteneciente al mayor accionista de Sibur, Mikhelson. Sibur como tal no fue el objeto de esta medida, pero entidades financieras occidentales, incluyendo el Banco de América y el Banco Real de Escocia, rechazaron otorgar préstamos a la compañía, según informes noticiosos.

En septiembre de 2014, con el aumento de la presión de las sanciones, Timchenko vendió una participación del 17% en Sibur a Shamalov, aumentando la participación del yerno de Putin a más del 20% de la compañía. La compra realizada por este hombre de 32 años de edad fue financiada por un préstamo de 1.300 millones de dólares concedido por el banco estatal Gazprombank. Shamalov, más tarde, vendió parte de su participación a otros inversionistas, reduciendo su interés al 3,9% para abril de 2017, pero permaneciendo en la junta directiva de Sibur. No se pudieron determinar los beneficios o pérdidas del yerno de Putin en las transacciones. "Cuando empiezas a hacer negocios con compañías energéticas rusas como Gazprom y Sibur, no solo te acuestas con la compañía", dijo Hochstein, excoordinador de política energética del Departamento de Estado. "Te acuestas con el Estado ruso".

En 2014, Appleby se deshizo de Mikhelson como cliente, al declinar administrar una compañía para manejar su 'jet' privado debido a las sanciones contra sus negocios, según los registros filtrados.

A pesar de esta crisis diplomática, la relación entre Navigator y Sibur siguió prosperando. De 2014 a 2015, los ingresos de la naviera procedentes de Sibur se dispararon del 5,3% (16,2 millones de dólares) al 9,1% (28,7 millones de dólares) de los ingresos totales, haciendo de la empresa uno de los cinco mejores clientes de Navigator, según las presentaciones ante la Comisión de Valores y Bolsa de Estados Unidos, antes de bajar al 7,9% (23,2 millones de dólares) en ingresos el año pasado. Este año, Navigator duplicó la flota dedicada a las exportaciones de Sibur, adquiriendo dos nuevos buques y fletándoselos a la compañía rusa de energía.

Fuente: El Confidencial. Leer artículo original aquí: "Dos pilares de la Administración Trump mantienen lazos económicos con Rusia".

Dos pilares de la Administración Trump mantienen lazos económicos con Rusia
Comentarios