Lunes. 23.09.2019 |
Instituto de Estrategia S.L.P.

La misteriosa isla de Nueva York donde el gobierno hace experimentos secretos

Un recóndito lugar en mitad de una de las zonas más civilizadas del mundo sirve para que varias organizaciones se preparen ante posibles escenarios futuristas

La misteriosa isla de Nueva York donde el gobierno hace experimentos secretos

Plum Island puede presumir de ser uno de los puntos más misteriosos del planeta. De manera habitual, los lugares con menos habitantes y más alejados de los focos de población suelen ser los menos conocidos, especialmente por la lejanía con respecto a lo cotidiano. Pero lo que no se podía imaginar es que un pequeño terreno pegado a Nueva York (EEUU) pueda presumir de ser un lugar inexpugnable, donde las visitas están prohibidas... y donde el gobierno realiza experimentos.

Ubicada en las afueras de Nueva York, en la bahía de Gardiner, Plum Island es un lugar rodeado de misterio. Se trata de una pequeña isla de poco más de 3,4 kilómetros cuadrados, que controla el gobierno de la nación más poderosa del mundo y donde nadie puede entrar sin un permiso concreto de Estados Unidos. De ahí, que hayan surgido todo tipo de especulaciones sobre a qué se dedican en la isla, algo que se ha filtrado hace escasas fechas: a contener amenazas externas.

Las primeras especulaciones sobre cuál era la verdadera razón de ser Plum Island surgieron al término de la II Guerra Mundial. Mucho se especuló sobre la posibilidad de que el gobierno norteamericano estuviera probando algunos de los proyectos que los nazis desarrollaron en secreto durante la contienda bélica, pero incluso fueron más allá: pruebas nucleares, de bioarmas o, incluso, experimentos genéticos podrían estar llevándose a cabo en la isla.

Ha sido muchos años después cuando, según confirmaron fuentes oficiales, Plum Island se ha convertido en el lugar habitual de DARPA. Pero, ¿de qué se trata? Pues ni más ni menos que de la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzados de Defensa de Estados Unidos o, dicho de otro modo, del organismo que se encarga de prever qué tipos de ataques puede sufrir su nación y cuál sería la mejor manera de enfrentarlos, estableciendo un protocolo para cada situación.

Sin ir más lejos, la isla cuenta con un centro de estudios de enfermedades infecciosas, con el que trabajan de manera habitual para tener controlada cualquier cepa que pueda existir. Sin embargo, ahora están centrados en un tipo de ataque muy concreto. ¿Qué pasaríasi unos hackers fueran capaces de hacerse con el control de la red de electricidad del país? Con este tipo de hipótesis trabajan, en simulaciones con las que se enfrentan a todos los escenarios.

Tanto el FBI con la NSA aseguran que tiene conocimiento de queciberdelincuentes rusos han sido capaces, en alguna ocasión, de acceder a sectores claves del país como la energía nuclear, aunque nunca han llevado a cabo un ataque. Ante el miedo de que en algún momento se pueda producir esta situación, Plum Island se ha convertido en un gigantesco laboratorio que trabaja con la intención de aprender a condonar cualquier ciberataque que les pudiera afectar.

 

Fundamental no perder el control

"Lo que nos asusta es que, una vez que pierdes el control de la electricidad, es muy difícil volver a hacerla funcionar. Conseguirlo durante un ataque cibernético es aún más difícil, pues no puedes confiar en los dispositivos que necesitas para restablecer la energía para esa red", explica Walter Weiss, el responsable de DARPA, a 'Business Insider'. No en vano, tomar el control de la electricidad supone controlar luz, agua corriente o transporte, lo que generaría una situación caótica.

De esta manera, DARPA diseña dos 'juegos de guerra' dos veces al año, en los que establece diferentes escenarios. Se tratan de simulaciones perfectas de diferentes intentos de ataque que desconocen los expertos y que, una vez que llegan a la isla, deben de intentar resolver para evitar cualquier tipo de situación que pueda suponer un problema para la población. Una vez acabado, se analizan los aciertos y errores cometidos para mejorar a la hora de establecer un protocolo.

Estados Unidos es consciente de que una de las grandes amenazas a las que se enfrenta tiene que ver con los hackers. Que unos ciberdelincuentes sean capaces de hacerse con el control de parte de la red puede comprometer la seguridad, pues se podría generar el caos con decisiones tan sencillas como apagar los semáforos de una ciudad, cortar el suministro de agua potable o acabar con internet, situación que pueden generar una inestabilidad social muy difícil de controlar.

Fuente: El Confidencial

La misteriosa isla de Nueva York donde el gobierno hace experimentos secretos
Comentarios