Lunes. 19.11.2018 |
Instituto de Estrategia S.L.P.

UNA MEDIDA POLÉMICA

México “evalúa” aceptar dinero de EE.UU. para deportar migrantes centroamericanos

El Gobierno de Peña Nieto recibió una propuesta -20 millones de dólares- para involucrarse y destinar recursos con el objetivo de repatriar personas de terceros países que quieran cruzar la frontera. Más de 500.000 personas cruzan clandestinamente la frontera sur de México cada año en su intento por llegar a Estados Unidos.

México “evalúa” aceptar dinero de EE.UU. para deportar migrantes centroamericanos

El gobierno de Enrique Peña “continúa evaluando” la opción de recibir los 20 millones de dólares que le ofreció Donald Trump a cambio de que deporte a los extranjeros que cruzan territorio mexicano para llegar a Estados Unidos, indicaron las secretarías de Gobernación (Segob) y de Relaciones Exteriores (SRE).

En un comunicado conjunto precisaron que el gobierno mexicano “no ha aceptado de manera verbal o escrita dicha propuesta, ni ha firmado documento alguno a este respecto”, pero “continúa evaluando dicha propuesta conforme al marco legal aplicable y en función de las prioridades de su política migratoria”.

La polémica oferta de Washington consiste en canalizar 20 millones de dólares para financiar parte de los costos de la deportación –sea en avión o en autobús– de los extranjeros que las autoridades migratorias de México detienen en el país.

Esta oferta se realizó en el marco de la probable firma de un compromiso que convertiría a México en un “Tercer País Seguro” para Estados Unidos. De ser así, el gobierno de Peña Nieto se comprometería a que México acepte una cuota de deportación de inmigrantes indocumentados no mexicanos, y un número de solicitantes de asilo que buscan refugiarse en Estados Unidos.

Jesús Esquivel, corresponsal de Proceso en Washington, documentó que este compromiso se acordó después de que el Departamento de Seguridad Interior (DHS, por sus siglas en inglés) doblegó a la Segob y a la SER, esta semana.

Además mostró que dicho pacto fue diseñado para que el próximo gobierno de Andrés Manuel López Obrador no lo pueda rechazar cuando llegue al poder.

Ayer, el canciller Luis Videgaray Caso viajó a Washington, donde se reunió con Kirstjen Nielsen. Como titular del DHS, Nielsen es responsable de aplicar las políticas antiimigrantes de Trump en Estados Unidos, entre ellas la polémica separación de familias y la detención de niños en jaulas, que el propio Videgaray tachó de “cruel e inhumana”.

Según la SRE, Videgaray y Nielsen “dieron continuidad a los trabajos en materia de cooperación migratoria y seguridad entre ambos países”.

Aunque parece que el gobierno de México acata los intereses políticos y a las medidas antiimigrantes de Trump, la Segob y la SRE prefieren hablar de “cooperación” bilateral.

“El gobierno de México continuará con la cooperación que en materia de migración se tiene con el gobierno de Estados Unidos, buscando en todo momento y de manera constructiva promover una migración ordenada, legal, segura, con pleno respeto a los derechos humanos y al marco jurídico internacional”, planteó el documento.

Los 20 millones de dólares prometidos por Trump provendrían de la Iniciativa Mérida, el fondo creado en 2007 y con el cual el gobierno estadunidense entrenó y equipó militares mexicanos, además de que financió parte de la llamada “guerra contra el narcotráfico” lanzada por el expresidente Felipe Calderón en 2006.

La militarización de la guerra contra las drogas, apoyada por Washington, no impidió que los estupefacientes se vendieran en las calles de Estados Unidos. Pero desencadenó el imparable ciclo de violencia que padece México desde hace una década: más de 200 mil personas ya murieron, más de 30 mil están desaparecidas y cerca de 325 mil fueron obligadas a desplazarse.

 

Fuente: Revista Proceso

México “evalúa” aceptar dinero de EE.UU. para deportar migrantes centroamericanos
Comentarios