Martes. 21.11.2017 |
Instituto de Estrategia S.L.P.

WASHINGTON RETIRA EL 60% DEL PERSONAL DE LA HABANA Y ACONSEJA NO VIAJAR A LA ISLA

Golpe bajo de Estados Unidos a Cuba por el misterio de la intoxicación sónica

Golpe bajo de Estados Unidos a Cuba por el misterio de la intoxicación sónica

Los fenómenos paranormales entre la Administración Trump y Cuba todavía carecen de una explicación científica o racional. Ni se sabe qué fuerzas ocultas manejan esta trama reminiscente de la época del telón de acero.

Que los diplomáticos estadounidenses, un total de 21 de los enviados a la misión de La Habana, sufran mareos, vómitos o graves problemas de audición se atribuye a una intoxicación sónica. Meses de investigaciones no han logrado desentrañar esta intriga.

Sin embargo, el Gobierno de Washington anunció ayer que repatriará al 60% del personal destinado en la embajada de la capital cubana, lo que incluye a todo aquel que no está catalogado de emergencia. La orden aconseja además a los ciudadanos estadounidenses que se abstengan de viajar a la isla "por su propia seguridad", aunque no se ha registrado caso alguno de afectación acústica de turistas por estos "ataques de naturaleza desconocida". Así los describió ayer en un comunicado el secretario de Estado, Rex Tillerson.

La medida incorpora la suspensión indefinida en la emisión de visados en La Habana. "Los cubanos solicitantes de visados de no inmigrante podrán hacer sus solicitudes desde otra embajada estadounidense o consulado en el extranjero", indicó el Departamento de Estado.

Pese a este movimiento, Tillerson destacó: "Mantenemos la relación diplomática con Cuba y nuestro trabajo continúa en beneficio de la seguridad nacional y de los intereses de la política exterior de Estados Unidos". La resolución se queda a medio camino, después de que, hace escasamente una semana, el mismo Tillerson amenazó con cerrar la embajada en La Habana. El restablecimiento de las relaciones es uno de los legados del presidente Obama en el 2015, tras más de medio siglo de desconexión.

En esta nueva decisión, que no deja de ser un golpe bajo a la diplomacia entre los dos vecinos, tampoco se prevé la expulsión de ningún empleado cubano destinado en Washington, como reclamaron diversos congresistas conservadores. Sí que en mayo se pidió a dos funcionarios que dejaran el territorio estadounidense, pero más como protesta por la incapacidad de proteger a los diplomáticos en su país que como una acusación de culpabilidad.

Todo esto se interpreta como un reconocimiento tácito de que no se responsabiliza a Cuba de perpetrar estas acciones. El ministro de Exteriores, Bruno Rodríguez, proclamó desde el estrado de la Asamblea General de la ONU que su país no tenía nada que ver con esos ataques.

Hace cuatro días, Rodríguez se reunió en Washington con Tillerson. "Ni una ni otra parte han identificado al culpable", afirmó ayer una fuente oficial en una rueda de prensa telefónica. Lo que se ha pretendido es sopesar la mejor manera de minimizar el potencial riesgo de los estadounidenses en La Habana.

En las pesquisas participan el FBI, la policía cubana y la de Canadá, porque también se han detectado un par de enfermos entre diplomáticos de este país. Canadá, a diferencia de EE.UU., mantiene una relación cordial con el régimen de Raúl Castro. Esfuerzos en vano. "No hemos descubierto los medios, los métodos o cómo se llevan a cabo las agresiones", recalcaron los oficiales.

"No hemos descartado la posibilidad de que haya un tercer país como parte de la investigación", prosiguieron esas fuentes. Entre las opciones aparece Rusia, por supuesto, o algún otro "gobierno corrupto". Esta expresión se utiliza aquí con frecuencia para aludir a Corea del Norte.

La razón de la intoxicación puede ser una agresión sónica o un operativo de espionaje que funcionara defectuosamente.

Parece claro que los empleados de la embajada estuvieron en el punto de mira. Hubo incidentes que se produjeron en los hoteles en los que se alojaron. Pero, por lo visto, el dispositivo maligno dispone de la capacidad de discernir entre diplomáticos y sus familiares, y los turistas que gozan de idéntica nacionalidad.c

Tillerson remarca que, pese a la medida, se mantiene la relación diplomática con el Gobierno cubano La Administración Trump reconoce que no se ha demostrado la implicación de Cuba y apunta a un tercer país

Fuente: La Vanguardia. Ver artículo original aquí: "Golpe bajo de EE.UU. a Cuba por el misterio de la intoxicación sónica".

Golpe bajo de Estados Unidos a Cuba por el misterio de la intoxicación sónica
Comentarios