Martes. 21.08.2018 |
Instituto de Estrategia S.L.P.

Costa Rica volverá a las urnas para elegir a su presidente entre un predicador evangélico y un exministro del cuestionado partido oficialista

A la segunda irá la vencida.

Costa Rica volverá a las urnas para elegir a su presidente entre un predicador evangélico y un exministro del cuestionado partido oficialista

Costa Rica volverá a las urnas el 1 de abril para elegir a su nuevo presidente, luego de que en las elecciones celebradas este domingo ninguno de los 13 candidatos obtuviera la mayoría necesaria para gobernar al país por los próximos cuatro años.

Pero para la próxima vuelta, los márgenes serán más estrechos y se debatirá, principalmente, entre dos postulantes de igual apellido pero postura diametralmente opuesta respecto al matrimonio igualitario, el tema que marcó la campaña.

Los costarricenses tendrán que elegir a su nuevo presidente entre un predicador evangélico, Fabricio Alvarado, defensor de un conservadurismo radical, y un exministro oficialista, Carlos Alvarado, candidato de una formación política acusada de corrupción.

Y todo esto luego de que el candidato evangélico, del conservador Partido Restauración Nacional, se colocó a la cabeza de los sufragios celebrados el domingo con el 24,78% de los votos, según los datos del Tribunal Supremo de Elecciones (TSE).

Un resultado muy inferior al reglamentado para alcanzar la presidencia (40%), pero que, a la vez, lo convierte en el favorito para el balotaje de abril,

Carlos Alvarado, por su parte, del gobernante Partido Acción Ciudadana, alcanzó el 21,74% de los sufragios, lo que le abre una ventana de esperanza a sus seguidores y al partido oficialista para mantenerse en el gobierno.

Pesan sobre él, no obstante, las acusaciones de corrupción que han salpicado a su partido durante la actual gestión y que, en un inicio, lastraron también su campaña y su favoritismo entre el ala tradicional del país, más seguidora del oficialismo.

Es la tercera vez en la historia que Costa Rica, uno de los países con más sólida tradición democrática en América Latina, necesita ir a segunda vuelta para elegir a su presidente.

Y es que, según las encuestas, a pocos meses de las elecciones, ningún candidato se perfilaba como favorito y ninguno convencía más allá de su formación.

Las dudas llevaron a que 13 partidos presentaran sus propuestas, pero el alto número también significó una dispersión de las intenciones de voto.

Hasta enero pasado, cuando el dictamen de una consulta realizada a la Corte Interamericana de Derechos Humanos cambió todo el panorama electoral.

El divisivo matrimonio gay

La consulta validó las uniones del mismo sexo para los Estados miembros de la Corte, lo que obligaría al gobierno a legalizar este tipo de uniones.

Y en Costa Rica, un país con una población de mayoría católica y conservadora, la opinión pública se dividió, el ala más conversadora se alarmó y los candidatos encontraron en el fallo una puerta para entrar al sector más intolerante de la sociedad.

La polémica en torno del matrimonio homosexual se convirtió entonces en el centro de la campaña.

Fabricio Alvarado aprovechó sus dotes de predicador y su influencia entre las comunidades religiosas para ganarse al sector más radical del conservadurismo costarricense.

Aseguró que desacataría la opinión de la Corte, lo que muy pronto lo ubico entre los favoritos entre los que, hasta entonces, no se había contado.

Cargó su discurso contra el derecho de las personas del mismo sexo a unirse legalmente, lo que llamó la "dictadura de género", y contra la homosexualidad, a la que consideró una "desviación".

El auge de los conservadores también le dio impulso a Carlos Alvarado, exministro de 38 años y cercano aliado del presidente de centroizquierda Luis Guillermo Solís, quien fue recuperando terreno pese al desencanto de sus bases por los casos de corrupción que salpicaron al Ejecutivo.

El candidato oficialista apostó por hacer más conservador su discurso y prometer estabilidad y experiencia para su gobierno, aunque también se mostró más abierto a las uniones del mismo sexo, lo que le ganó el rechazo del sector más tradicional.

Un total de 3,3 millones de costarricenses fueron convocados este domingo a las urnas para elegir al presidente y los 57 diputados del Congreso para el periodo 2018-2022.

Del total, solo acudieron a las urnas el 65,16% del padrón, según los datos del TSE.

El actual presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, terminará su mandato el próximo 8 de mayo.

Fuente: BBC. Leer artículo original aquí: "Costa Rica volverá a las urnas para elegir a su presidente entre Fabricio Alvarado, un predicador evangélico, y Carlos Alvarado, un exministro del cuestionado partido oficialista".

Costa Rica volverá a las urnas para elegir a su presidente entre un predicador evangélico y un exministro del cuestionado partido oficialista
Comentarios