Lunes. 17.06.2019 |
Instituto de Estrategia S.L.P.

¿Cómo y por qué compró EE.UU. 21 cazas soviéticos MiG-29?

A finales de los años 90 EE.UU. logró hacerse con 21 unidades de los cazas soviéticos MiG-29 y los pilotos estadounidenses los pusieron a prueba.

¿Cómo y por qué compró EE.UU. 21 cazas soviéticos MiG-29?

Ello fue posible porque tras la caída de la Unión Soviética muchas de las antiguas repúblicas que formaban parte del país heredaron un imponente armamento.

 

Una carga demasiado pesada

Las armas no solo son caras a la hora de comprarlas, sino también al momento de mantenerlas. Moldavia lo sintió cuando heredó de la URSS una fuerza aérea compuesta por 34 cazas MiG-29 y ocho helicópteros Mi-8, además de varios aviones de transporte.

No obstante, un país tan pequeño en plena recesión económica no podía permitirse el mantenimiento de una flota de aviones de combate tan grande, explica el medio estadounidense The National Interest.

Por esta razón, EE.UU. temía que este país vendiese sus cazas a Irán, lo cual le permitiría al país persa aumentar considerablemente su flota de cazas. Lo que aumentaba los temores de Estados Unidos era el hecho de que 14 de estos cazas eran los MiG-29C: la variante configurada para portar armas nucleares.

En 1997 el país norteamericano tomó la decisión de adquirir la mayor parte de los cazas de Moldavia y compro 21 unidades, 14 de las cuales eran las versiones 'nucleares'. A cambio, la entonces república soviética recibió 40 millones de dólares y alguna ayuda técnica. El resto de los MiG-29 fueron vendidos a Eritrea y Yemen.

Estas aeronaves fueron transportadas a Ohio en los aviones de transporte C-17, desde donde fueron distribuidas por una multitud de escuadras de entrenamiento, centros de inteligencia y otras entidades afines.

De tal modo, EE.UU. logró abatir dos pájaros de un tiro: previno que los MiG-29 fueran vendidos a Irán y al mismo tiempo se hizo con dos decenas de cazas avanzados fabricados por la URSS.

 

El caza soviético en las manos enemigas

Curiosamente, la mayor parte de las opiniones sobre el MiG-29 no fueron compartidas por los pilotos estadounidenses que tenían acceso a dos decenas de estos cazas.

En realidad fueron los pilotos israelíes los que proporcionaron una comparativa entre los cazas occidentales y los soviéticos. Ello fue posible porque Israel alquiló por varias semanas estos cazas de un país de Europa del Este, aunque a día de hoy se desconoce el país exacto que estuvo involucrado.

Algunos de los sistemas presentes en los MiG-29 realmente impresionaron a los pilotos israelíes. Uno de ellos es el sistema de aterrizaje automático que el piloto puede usar en caso de sentirse mal o de que haya malas condiciones climáticas.

Otro sistema que destacaron fue el de nivelación automática. Este permite presionar un botón para que la aeronave tome un vuelo estable en caso de que el piloto pierda la orientación.

"Las capacidades del MiG son iguales y a veces superiores a las del F-15 y F-16. Es un avión muy maniobrable y sus motores le dan una buena relación peso-empuje. Nuestros pilotos deben tener cuidado en combates contra este avión. En las manos de un buen profesional es un oponente serio", dijo uno de los pilotos.

Los pilotos se quejaron de ciertos problemas. Por ejemplo, a pesar de una comodidad en general, consideraron que la ergonomía de los MiG-29 no era la mejor y que le hacían falta algunas modificaciones.

"Estos cazas tuvieron muy pocas fallas técnicas y al igual que los demás productos rusos, los MiG-29 son fiables, fuertes y masivos. Los F-15 y F-16 son mucho más delicados en comparación con los MiG-29", concluyó uno de los pilotos.

Fuente: Sputnik

¿Cómo y por qué compró EE.UU. 21 cazas soviéticos MiG-29?
Comentarios