Viernes. 06.12.2019 |
Instituto de Estrategia S.L.P.

Chile pide una formación policial internacional para "mejorar el control del orden público"

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, está dispuesto a fortalecer las fuerzas de seguridad. Primero, respaldó una ley para mantener al Ejército en las calles y luego anunció que la policía chilena recibirá formación de la británica y la española, mientras que Francia declinó participar.

Chile pide una formación policial internacional para "mejorar el control del orden público"

"Llegó el momento de decir: ¡Basta!", fueron las palabras del presidente de Chile, Sebastián Piñera, desde el Palacio de la Moneda, después de que el lunes se conociera que las fuerzas de seguridad chilenas van a contar con la formación de la policía española y británica. Para Piñera esta ayuda supone una oportunidad "para poder enriquecer la estrategia y el procedimiento operativo, con el que mejorar los mecanismos de control del orden público y dar un mejor resguardo a nuestros compatriotas".

Las instituciones chilenas parecen dispuestas a endurecer, si es necesario, la actuación policial. De hecho, para el ministro del Interior, Rodrigo Ubilla, el objetivo de la asociación con policías de otros países servirá para "evaluar cómo, en situaciones de fuertes conflictos y violencia, se podría mejorar el trabajo de control del orden público". 

Aunque en el anuncio inicial también se contemplaba una posible ayuda de Francia, el miércoles 27 de noviembre, la policía francesa negó que vaya a asesorar a Chile: "En este momento no estamos cooperando con las autoridades chilenas sobre el asesoramiento de métodos para mantener el orden, y todos los proyectos que puedan haberse planificado están pospuestos".

Chile se fijó en dos países que han enfrentado masivas protestas, de repercusión mundial. Por un lado, la policía francesa y su estrategia para desactivar las manifestaciones de los chalecos amarillos, que según datos del Gobierno de Francia, dejaron 2.448 heridos, por el uso de balas de goma y armamento cegador.

Por otro, España y sus actuaciones en Cataluña y el País Vasco donde  por ejemplo, durante el referendo de autodeterminación de Cataluña del 1 de octubre de 2017 fueron registrados 1.066 heridos. Anteriormente, en el País Vasco, en el marco del enfrentamiento contra la banda terrorista ETA —disuelta en 2018— un informe de la Universidad del País Vasco (UPV), de 2017, registró la denuncia de 4.100 torturas por parte de la policía en la región.

Desde España, precisamente, el diario 'El Mundo' informó que el Gobierno español ya dio el visto bueno para que desde el Ministerio del Interior se lleve a cabo "todo lo necesario" para prestar el apoyo policial. 

 

Víctimas de lesiones oculares forman una coordinadora

Más allá de los anuncios policiales, después de la intensa jornada de huelga general convocada por la Mesa de Unidad Social —que coordina a 200 organizaciones sindicales, ciudadanas, de la educación secundaria y universitaria y de la salud— durante la noche del martes al miércoles, este jueves 28 de noviembre se produjo una concentración de apoyo a las personas que han sufrido lesiones oculares, que superan la cifra de 230 y que han formado una coordinadora.

Un joven con una lesión ocular continúa con el "cacerolazo" durante la concentración de una coordinadora de personas con lesiones oculares. Iván Alvarado / Reuters

De hecho, en los últimos días se conoció que dos personas habían perdido la visión totalmente: Gustavo Gatica, que quedó ciego de los dos ojos por el lanzamiento de una bomba lacrimógena y Fabiola Campillali, que también recibió el impacto de una bomba de gas lacrimógeno el martes cuando esperaba el autobús para dirigirse al turno de noche de su trabajo.

 

23 muertos, 2.808 heridos, 64 abusos sexuales y 1.156 detenidos preventivamente

A pesar del anuncio de Piñera de una nueva Constitución, el presidente no da muestras de aflojar en cuanto al uso de la fuerza a pesar de que su popularidad haya descendido hasta el 12% entre los chilenos. De hecho, el principal objetivo del presidente chileno consiste en aprobar una Ley de Seguridad que endurezca las penas para delitos como el saqueo y, además, permita a las Fuerzas Armadas proteger la infraestructura considerada clave.

De momento, según datos del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH), después de más de un mes de protestas hay 23 muertos, 2.808 heridos que han precisado atención hospitalaria, 8.552 detenidos, de los cuales 1.156 están en prisión preventiva y 2.670 investigaciones de la Fiscalía contra la policía por vulneraciones de los derechos humanos.

Estos datos coinciden con los informes recientes de organizaciones internacionales como Human Rights Watch o Amnistía Internacional (AI), que denuncian la vulneración de derechos humanos en las protestas en Chile.

AI resaltó el 21 de noviembre que la intención de las fuerzas de seguridad chilenas consiste en "lesionar a a quienes se manifiestan para desincentivar la protesta, incluso llegando al extremo de usar la tortura y violencia sexual en contra de manifestantes". Precisamente, la violencia sexual está al orden del día y hay 64 denuncias de niñas y mujeres. Por su parte, Humans Right Watch (HRW) hizo un "llamado urgente a una reforma policial tras las protestas". 

Fuente: France24

Chile pide una formación policial internacional para "mejorar el control del orden público"
Comentarios